Columnas de opinión

¿Y ahora qué?

Esteban Guerrieri no pudo lograr el título de la Indy Lights. Esa era una de las claves para seguir corriendo en Estados Unidos.

|
Por Diego Durruty
ddurruty@corsaonline.com.ar
https://twitter.com/#!/diegodurruty
La temporada 2012 de la Indy Lights llegó a su fin y para los argentinos, tuvo un sabor amargo. Es que Esteban Guerrieri no pudo hacer nada para evitar la consagración de su compañero francés Tristan Vautier. Y el subcampeonato, que para muchos puede ser un buen resultado, para nuestro compatriota no significa nada.

Como viene sucediendo en los últimos años, Esteban confirmó su continuidad en el exterior sobre la hora. Después de una buen 2011 con el Sam Schmidt Motorsport que incluyó tres triunfos y un segundo lugar en el campeonato, tuvo que esperar más de la cuenta para asegurarse correr en 2012 con el team yanqui.

Cuando parecía que debía resignarse a competir en nuestro país, apareció el aporte de la Asociación Corredores Turismo Carretera. Más allá de los porqué de esta ayuda -no caben dudas que fue para limpiar la imagen de la entidad, que quedó mal parada tras el accidente fatal de Guido Falaschi en noviembre del año pasado-, llegó en el momento justo y eso le permitió al de Mataderos tener la continuidad que pretendía.

Claro que sabía que esta vez no podía fallar y tenía que apuntar al campeonato para lograr su objetivo de saltar a la IndyCar, categoría con la cual coqueteó el año pasado a través de negociaciones con el team de Jimmy Vasser.

Guerrieri venía haciendo las cosas bien. Hasta se dio el tremendo gusto de ganar en Indianápolis. Pero eso no alcanzó. En las últimas carreras su auto dejó de ser tan competitivo y poco a poco fue perdiendo esa ventaja que tenía sobre Vautier, quien finalmente se quedó con el cetro.

La falta de performance en una instancia decisiva resulta extraña, pero se sabe que el Sam Schmidt Motorsport también tuvo sus problemas para contar con el aporte argentino. Y si uno se pone en el lugar de Sam Schmidt, no es descabellado que haya decidido apoyar a aquel piloto que estaba al día…

Pero más allá de estas especulaciones, es todo un misterio lo que pasará con la campaña deportiva de Esteban Guerrieri. En las próximas horas llegará a Buenos Aires para reunirse con sus patrocinadores y ver cómo sigue esta historia. Hoy hay más dudas que certezas. Una lástima.

Claro que esto no es algo nuevo. En la Argentina, pocas veces se trabaja a largo plazo. Guerrieri, uno de los mejores pilotos que nos representó en los últimos tiempos, debería haber terminado el campeonato sabiendo qué sería de su vida en 2013. Pero no.

Ojalá que aquellos que le dieron su apoyo para este año -sea por el motivo que sea-, vuelvan a confiar en él y redoblen la apuesta. Porque sería triste tener que verlo correr aquí. No porque tengamos un automovilismo malo, sino porque es un piloto que tiene todo para ser un digno embajador.
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar