Fórmula 1

09/10/2012

¿Una conspiración contra Alonso?

El accidente de Kimi Räikkönen y Fernando Alonso en Suzuka sembró muchas dudas en el mundillo de la Fórmula 1 y desató una ola de especulaciones en torno al tema.

Luego del toque entre Kimi Räikkönen y Fernando Alonso, que dejó fuera de combate al español en la primera curva apenas se apagó el semáforo en el Gran Premio de Japón de Fórmula 1, las conjeturas no se hicieron esperar y hay quienes llegan a pensar que el incidente forma parte de una estrategia para complicarle los planes al piloto de Ferrari.

El finlandés explicó que la partida fue muy ajustada, que se quedó sin radio de giro una vez que Alonso se le puso a la par y no tuvo más alternativa que estirar la línea hacia la izquierda -lo que dejó al asturiano sin pista por el lado externo y sobrevino el roce-, pero mientras para algunos es una situación normal contemplable en una competencia, otros prefieren creer que no es una simple casualidad.
Es la segunda vez en la temporada que el de la Scuderia abandona una prueba, por segunda vez a causa de un encontronazo con un Lotus. Primero fue con Romain Grosjean, también en la largada en Spa-Francorchamps, y el pasado fin de semana fue con Kimi en Suzuka.
"Hay que tener más cuidado en la salida, no se puede ir así. Raikkonen nunca tiene incidentes de este tipo, él estuvo en Ferrari, pero salió de allí por Alonso, no sé muy bien lo que ha pasado, pero así no se hacen las cosas", explicó un ingeniero del paddock al diario español AS. Räikkönen ha acusado públicamente al Banco Santander de provocar su salida de la escuadra roja para que ingrese Alonso, por lo que podría pensarse que se esté cobrando algún tipo de revancha.
Esta situación remite a otros incidentes polémicos que luego resultaron ser elementos incluidos en determinadas estrategias. El caso de Nelson Piquet en Singapur 2008, donde fue directo a la pared para forzar el ingreso del Auto de Seguridad en beneficio de su compañero de equipo, justamente Fernando Alonso, y también como un intento de ganarse el favor de las autoridades de Renault y así conservar su butaca para la próxima temporada.
Muchos recuerdan el Gran Premio de Mónaco 2006 por los comportamientos de Michael Schumacher, por ese entonces a bordo de un Cavalino Rampante, en la clasificación por las calles del principado. El alemán era el más rápido hasta entonces, pero se detuvo en una curva cuando Alonso venía en vuelta lanzada para marcar la pole position y comprometió su registro. Los comisarios entendieron que fue una acción deliberada y penalizaron al heptacampeón.
También aquella situación en Abu Dhabi a fines de 2010, cuando Red Bull salió a defender con uñas y dientes a Sebastian Vettel con Mark Webber y Vitaly Petrov (integrantes de los equipos que la compañía posee en la Máxima) para evitar que, otra vez Alonso, se consagre campeón por tercera vez. 
Por otra parte, Lotus y Red Bull (que se prendió en la lucha con el triunfo de Vettel en tierras niponas) comparten la misma motorización, lo que lleva a pensar que podrían hacer causa común para impedir que Ferrari y Alonso vuelvan al título a fin de año. Sin dudas, no dejan de sorprender las especulaciones que pueden llegar a gestarse en el seno de la más alta competición del automovilismo a nivel mundial.