Dakar

19/02/2014

Una entre miles

Soledad Prieto, directora del Colcar Racing Team, es la única mujer que encabeza un equipo del Rally Dakar y le contó a CORSA cómo es trabajar en el raid.

Los Prieto festejan la llegada a Valparaíso sobre la camioneta de Maldonado. Soledad también comparte el amor por el rally con Martín, su novio.

Soledad Prieto, directora general del Colcar Racing Team, es la primera mujer argentina (y la única en todo el campamento) que lleva adelante la responsabilidad de dirigir una estructura que disputa el raid más difícil y exigente del mundo. Su equipo, que desde esta edición cuenta entre sus filas con Alberto Canapino -uno de los constructores más exitosos del Turismo Carretera-, logró su mejor resultado desde su incursión en 2010 con el puesto 20 de Juan Manuel Silva. La joven le relató a CORSA cómo su experiencia y qué depara el futuro para el CRT.
-No son muchas las mujeres que desempeñan un rol activo dentro del deporte motor, y las que están se inclinaron a participar de la competición, por lo tanto sos una de las pocas al mando de un equipo que participa además del Rally Dakar, nada menos. ¿Qué te llevó a asumir este desafío?
"Varios fueron los motivos que me llevaron a donde estoy hoy. En un principio las ganas de continuar el sueño de mi papá, y una vez que entré descubrí una pasión. Desde lo profesional era todo un desafío, yo soy licenciada en recursos humanos y mi principal función en mi trabajo diario en Colcar está ligado fundamentalmente a las relaciones humanas, al desarrollo de trabajo en equipo, a la dirección de equipos de trabajo. Cuando surgió esta posibilidad sentía que tenía frente a mí una oportunidad única: dirigir un equipo que se encuentra bajo una presión continua y donde la toma de decisiones es el eje. Era algo diferente, no lo dudé. En lo personal tuvo que ver con seguir adelante con lo que desde muy chica viví. Mi padre era piloto de rally y esto es su gran pasión, ahora es la mía".
-¿Te costó adaptarte a esta carrera tan dura, rodeada de hombres y ocupando un cargo tan importante?
"Siempre entendí y respeté el lugar de cada uno. No me meto en una decisión técnica, puedo opinar si me lo preguntan, pero jamás me meto. Entiendo cuál es mi rol ahí adentro y respeto muchísimo el lugar de todos. Yo me dedico a la gente y a trabajar con ellos desde el lugar de personas. Me dedico a la logística, al armado del equipo, me dedico a dirigir. Eso hace que en un mundo de hombres ellos te respeten y valoren. Son todos muy caballeros y me tratan como a una reina, e indudablemente me ayudan un montón a entender cosas que están fuera de mi alcance".
-¿Qué te llevó a convocar a Alberto Canapino para hacerse cargo del aspecto técnico del team?
"Alberto es el mejor en lo que él hace, no hay dudas, y es un profesional. Era amigo y cliente de Colcar, se unió al proyecto el mismo año que arranqué yo como directora. Mi padre siempre lo admiró y era una muy buena oportunidad para nuestra estructura, supongo que para él era un nuevo desafío en su carrera".
-¿Qué sentís tras alcanzar la meta en Valparaíso y con un gran resultado como el de Juan Manuel Silva entre los veinte, sumando que además los dos prototipos consiguieron dar la vuelta? ¿Qué análisis hacés después de esta apuesta?
"Siento una alegría inmensa, y mucho orgullo por el equipo que tengo. No puedo más que expresar un agradecimiento infinito a Dios y a todos los que nos acompañaron, a todos los que creyeron en esto, a todos lo que trabajaron incesantemente día y noche para que esto se dé. Cuando ves que después de tanto esfuerzo las cosas salen, es maravilloso... El Pato nos hizo vivir un Dakar de ensueño, porque lo vi disfrutar y eso es lo más lindo que me pudo pasar como directora, en el disfrute y en la pasión está el éxito. Y Martín en su primer Dakar demostró lo que sabe y la garra que tiene. Demostró ser un piloto de esto, no fue fácil para él pero siempre tuvo fuerzas, ganas y alegría para volver a largar, esa garra es la que yo quiero de un piloto. Tengo los pilotos que siempre quise en mi equipo, los admiro muchísimo a los dos. Lo mismo pasa con los navegantes (NdR: Tomislav Glavic, con Silva, y Sebastián Scholz, con Maldonado), Tomy y Pitu, hicieron una muy buena carrera. El balance obviamente es más que positivo. Ahora nos toca tomarnos un tiempo para analizar, hay muchísimo para hacer, aprender de lo que nos equivocamos, observar los errores y trabajar mucho en el proyecto para trazar nuevos objetivos".
-Luego del Dakar 2014, ¿cuáles son las expectativas a futuro para el CRT? ¿Sigue en pie el proyecto de continuar con el desarrollo y eventualmente comercializar los prototipos?
"CRT es un proyecto que nació a partir de un hobby y pasó a profesionalizarse año tras año. No quiero adelantar nada porque estamos en época de reuniones delineando hacia adónde vamos. Solo voy a decir que este Dakar 2014 nos dio fuerzas para ir por mucho más, y vamos a seguir trabajando tan duro como hasta ahora".