Dakar

06/01/2012

Operación Guillaumet

Para el Dakar no es un problema tener que cancelar la sexta etapa. Los organizadores hasta bautizaron el cruce de la cordillera con el nombre de un aviador.


Aunque parezca mentira en el Dakar no se rasgan las vestiduras por haber cancelado la sexta etapa de hoy, que se debía disputar entre Fiambalá (Catamarca) y Copiapó, ya en el desierto chileno de Atacama. La dificultad para atravesar Los Andes por el Paso de San Francisco fue tomada como uno más de los tantos contratiempos que pueden aparecer en la competencia más exigente del mundo.

“Lo que estamos viviendo hoy plantea problemas a nivel deportivo y contraría a los pilotos y equipos del rally. Pero este tipo de acontecimiento también forma parte del Dakar”, explicó el francés Etienne Lavigne, director de la competencia.

“La prueba, como sus corredores, se enfrenta en ocasiones a situaciones extremas. En tanto que organizadores, debemos hacer gala de una enorme capacidad de adaptación. Si de algo sabemos en el Dakar es de desafíos organizativos...”, agregó el francés.

Y para ratificar que es algo norma este tipo de vicisitudes, Lavigne destacó que “hasta hemos desarrollado el hábito de bautizarlos”. Y recordó que el vivió situaciones similares en otras ediciones, pero confesó que es “la primera vez que el Dakar se encuentra bloqueado por la nieve”.

Para seguir con la tradición, el paso de la cordillera, que se realizará con toda la caravana junta, será bautizado como “Operación Guillaumet”. Algo que no es caprichoso ya que desde la organización de la carrera quieren rendirle tributo al aviador que sobrevivió a un accidente en los Andes tras deambular solo por las montañas durante cinco días.