Actualidad

03/05/2011

La culpa fue del circuito

La Confederación Brasileña de Automovilismo determinó que la muerte de Gustavo Sondermann se debió a un problema técnico en la Curva del Café. Pedirá autorización a la FIA para ampliar la zona de escape.


La Confederación Brasileña de Automovilismo (CBA) confirmó que el informe sobre el accidente que le costó la vida al piloto Gustavo Sondermann en la carrera de la Copa Montana del 3 de abril en Interlagos, fue elevado a la Federación Internacional del Automóvil.

El Dr. Felippe Zeraik, director jurídico de la entidad brasileña, y el ex piloto Ingo Hoffmann, miembros de la comisión que investigó las causas del incidente, viajaron a París para reunirse con la Comisión de Autódromos de la FIA.

Después de estudiar las imágenes, escuchar los testimonios de los pilotos y analizar las condiciones de la pista paulista, la comisión llegó a la conclusión que las condiciones de seguridad de la Curva del Café determinaron el trágico desenlace.

“Encontramos un problema técnico en la curva. La existencia de una zona de escape más amplia podría haber evitado el accidente”, dijo Zeraik.

Sondermann fue chocado por otro competidor bajo una torrencial lluvia. Tras el impacto, su auto rebotó contra el muro de contención de la Curva del Café y retornó a la pista donde fue embestido violentamente por otro auto.

En la reunión con la Comisión de la FIA, Zeraik y Hoffmann esperan tener el respaldo de la institución para ampliar el sector eliminando una parte de las tribunas.