Mundo CORSA

16/03/2018

Extinguidas (II)

Los Sport Prototipos marcaron una época. También otras dos categorías que nacieron en los años ochenta y hoy son un recuerdo: el Club Argentino de Pilotos y el Supercart.

La categoría Sport Prototipos duró muy poco tiempo.

En CORSA seguimos con el repaso de categorías nacionales que quedaron en el camino. En esta oportunidad se trata de tres divisiones que llegaron a tener su propia relevancia y en sus mejores temporadas contaron con pilotos de renombre. Primeros los Sport Prototipos y sus particulares diseños. Más tarde, comenzando los años ochenta, apareció la monomarca del CAP con autos japoneses. Promediando esa década el Automóvil Club Argentino creó un zonal inspirado en el TC, pero que luego tuvo sus tiempos más notorios a nivel nacional: el Supercart.  

SPORT PROTOTIPOS (1969-1973)

La gloriosa irrupción del Trueno Naranja con el título de Carlos Pairetti en el TC en 1968, promovió su nacimiento al año siguiente. Concepción parecida a la F-1 MA siendo vehículos pura sangre ciento por ciento argentinos. Bestias locales del SP en una época donde el desarrollo tecnológico y el libre diseño caracterizaban esos años de proliferación. Una fiebre acompañada por los 1000 Kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, fecha válida por el Mundial de Sport Prototipos (hoy WEC). También participaron algunas terminales. Los mejores pilotos de entonces conformaban su staff permanente. Sus campeones fueron Eduardo Copello (1969), Néstor Jesús García Veiga (1970) y Luis Di Palma (1971/72). No obstante, tuvo su Talón de Aquiles: los altos costos. Dejó de ser negocio para las fábricas que participaban. Su encarecimiento derivó en 1973 a la reducción de su parque y posterior extinción. Ése fue su último campeonato en disputa que, por no llegar a cumplir con todas las fechas pautadas, no fue homologado por el ACA. 

CLUB ARGENTINO DE PILOTOS (1982-1990)


El CAP llenaba los autódromos con sus figuras.

El CAP llenaba los autódromos con sus figuras.

 

Fue impulsado por Carlos Pairetti, quien importó una serie de Datsun 280 ZX en 1981. La monomarca, que comenzó a correr al año siguiente, brindaba grandes espectáculos. Tuvo a los mejores corredores del momento. En sus inicios también participaron algunos históricos como el propio Pairetti, Carlos Marincovich, Francisco Mayorga, Jorge Ternengo y Carlos Ruesch. En esa temporada inicial de 1982 llegaron a correr en el óvalo de Rafaela. Otras figuras fueron Juan María Traverso, Jorge Raúl Recalde, Luis Rubén Di Palma, Guillermo Kissling (el primer campeón), Ernesto Bessone (rey en 1983/84/88), Esteban Fernandino, Cocho López (consagrado en 1985/86/87), Gustavo Der Ohanessian, Silvio Oltra, Alfredo Pisandelli, Daniel Mustafá y hasta el recordado músico Pappo.

En 1986 el parque incorporó a los Nissan 300 ZX y se mantuvieron varios Datsun. Un año más tarde se hizo una carrera especial llamada “300 Kilómetros de Buenos Aires” con el astro brasileño Emerson Fittipaldi como invitado. Rubén Bulla fue su último referente y bicampeón en el epílogo de 1989/90. El alejamiento de los pilotos de renombre generó la pérdida de interés del público y la categoría se dio por terminada. Muchos de sus coches siguieron en lo que se llamó GT 3000, telonera del Turismo Carretera (ACTC) durante algún tiempo.  

SUPERCART (1986-1999)


El Loco Di Palma en acción en el Supercart.

El Loco Di Palma en acción en el Supercart.

Fiscalizado por el ACA, comenzó como un zonal con el nombre de Stock Car Argentino. Su fisonomía inicial era como los autos de TC de entonces, pero primero con alerones y luego incorporaron cubre ruedas y “polleritas”. Otra diferencia con la octogenaria categoría eran sus motores de cuatro litros y, entre sus modelos, por ejemplo, la presencia de la Chevy 4 puertas y el Chevrolet 400.

Sus pioneros referentes fueron el seudónimo “Hermanos Puglia” con Jorge y Antonio (campeones 1987/88/89), Oscar Rama, “Cali” Perini, Roberto Nowak y Edgardo Bustos (rey en 1990). Tuvo su momento de esplendor a comienzos de los noventa con la llegada de figuras nacionales. Incluso logró un hito con el Loco Di Palma, quien llegó a correr una carrera en Buenos Aires en 1990 con un Torino equipado con GNC. En la categoría el ídolo arrecifeño logró su último título en 1993, un año después del que obtuvo su hijo Marcos. Otros competidores reconocidos fueron Ernesto Bessone (campeón 1995), Silvio Oltra, Hugo Olmi, Henry Martin y Rubén Bulla.

Luego de dos temporadas de debacle, en 1998 la categoría atravesó su peor crisis ya que no pudo completar su campeonato. Por problemas con el reglamento y la renuncia de su comisión directiva, el ACA propuso unificar su regulación con alguna categoría zonal. Revivió para tener su último certamen en 1999. Terminada de forma definitiva, para 2000 su remanente dio lugar a la creación del Turismo 4000 Argentino.

 

ARTÍCULO RELACIONADO

-EXTINGUIDAS (I)

PorDarío Coronel