Top Race

17/09/2018

Tiempo de revancha

Caito Risatti, quien a principio de año dejó de correr por falta de presupuesto, ganó en Buenos Aires tras una gran carrera.

Fue en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez de Buenos Aires, en el marco de La Carrera del Año del Top Race, donde Ricardo “Caito” Risatti (Fiat) logró un gran triunfo que tuvo sabor a revancha ya que esta temporada debió hacer un paréntesis en su campaña deportiva por problemas de presupuesto.

El caso de Risatti, de 31 años, es muy particular. El piloto de Laboulaye (Córdoba) es el último compatriota que probó un auto de Fórmula 1. Pero tras ese ensayo con el Toyota en Paul Ricard (Francia), en 2007, comenzaron sus complicaciones económicas. Por ese motivo se volvió de Europa. Aquí fue piloto oficial en el TC 2000 y Súper TC 2000 hasta que empezaron a pedirle que aporte dinero para poder correr. En el TC está vedado, según entiende él, por haber criticado a la categoría tras una carrera con lluvia en Junín en 2014. Con este panorama el Top Race siempre fue el lugar que le dio continuidad en el automovilismo nacional.

Debido a la caída de un fuerte patrocinante tras el inicio del torneo 2018 tuvo que bajarse del equipo Sportteam. Se ausentó en la segunda fecha, justo en Río Cuarto, donde era casi local. Aunque retornó en la tercera cita de la mano del Octanos Competición, su actual equipo.

En el circuito porteño, Risatti clasificó quinto e hizo una gran carrera. También su escuadra cumplió con la buena faena cuando se detuvo en los boxes para recargar nafta y cambiar gomas. Luego avanzó hasta ser segundo detrás de Josito Di Palma (Mercedes), quien se la jugó a no ingresar a reponer combustible. Sin embargo, en la última vuelta el auto del arrecifeño falló y debió hacer la recarga. La punta la tomó Caito que terminó ganando. “Si tenía que elegir una carrera para ganar era esta. El auto respondió muy bien y llegamos al final con un muy buen ritmo”, contó Risatti, quien venció ante un pobre marco de público (unas 5.000 personas ya que esta vez no se regalaron entradas generales, que costaron 250 pesos).

“Usamos una estrategia conservadora. Más largando con gomas para piso seco. Nos salió bien”, comentó Néstor Girolami (Mercedes), que fue segundo. “Partí desde el fondo y tuve que arrancar con una estrategia distinta a la que pensábamos. Esperamos al principio, pero luego corrí a fondo toda la carrera”, dijo Mariano Altuna (Chevrolet), que completó el podio tras una gran labor.

Respecto del campeonato, Franco Girolami (Mitsubishi) marcó la pole position y lideró la competencia hasta su ingresó a boxes. Allí perdió tiempo y se quedó sin chances. Fue noveno, pero sigue liderando el torneo gracias a que Agustín Canapino (Mercedes) fue excluido (había terminado sexto) porque su equipo, el Sportteam, usó una tapa de bidón irregular. El título parece dirimirse entre ellos ante el abandono de Matías Rossi (Toyota) luego de un toque con Lucas Valle (Mitsubishi). Quedan tres fechas que prometen una gran definición. 

PorDarío Coronel