septiembre 27, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

30 Aniversario del Compositor – Atahualpa Yupanqui – “Patriota de la Música Popular Argentina”

Los textos de crítica social de Atahualpa Yupanqui fueron una innovación para la música folclórica argentina (Image Alliance/dpa)

“Quiero ser luz”: “Quiero ser luz”. El título de esta canción de Atahualpa Yupanqui también puede ser el título de su vida. El músico folklórico nació en enero de 1908 en Buenos Aires, Argentina, en el barrio de Pergamino, hijo de jefe de estación y madre de raíces vascas. La extensión infinita y la soledad de las praderas planas de Bamba dieron forma a la infancia del niño.

“Su primer maestro fue el viento”, recordó años después Héctor Roberto Chavero, su nombre de nacimiento. Para entonces ya hacía tiempo que había ganado fama mundial bajo el seudónimo de Atahualpa Yupanqui. También describió a las personas sencillas del país que crecieron como maestros:

“Había viejos sabios, la mayoría de los cuales no sabía leer ni escribir, pero la cultura estaba en su sangre. Siempre había uno tocando la guitarra, aunque estaba vieja y desgastada, y la música me sonaba. Himno de Bach, den No descubrí mucho más tarde, por supuesto”.

Entre los sonidos de Bach Choral y Bamba

El niño comenzó a aprender a tocar el violín con un sacerdote local. Terminó cuando sorprendieron al sacerdote tocando música folclórica Bamba, melodías consideradas bajas. En secreto compró una guitarra con el dinero que su padre le dio para comprar comestibles. Cuando no estaba ayudando a mantener a la familia, el talentoso joven estudió y practicó hasta que compuso su primera canción a los 19 años: “Camino del Indio”.

“Atahualpa Yupanqui fue un gran guitarrista y compositor de bellas obras, y logró una sonoridad muy especial en este instrumento. Esto se evidencia en el uso del vibrato, glissando, pausas y sobre todo el silencio. El patriarca de nuestra música tradicional del país.” dice el guitarrista argentino José Cena.

READ  "Este es el futuro": los candidatos negros al Senado aplastan las expectativas de recaudación de fondos

“Dolor para nosotros, vaca para otros”

Yubanqui no solo fue músico, sino también comunista en su juventud, por lo que fue perseguido, detenido y torturado durante el gobierno del presidente Juan Domingo Perón en la década de 1940. Su conciencia sociocrítica, quizás por su origen humilde, también se reflejó en sus letras: una innovación en la música popular argentina tradicionalmente conservadora, según José Cena:

“En la canción ‘El Arriero’ canta: La tristeza es nuestra, las vacas son ajenas, describiendo poéticamente una realidad social”.

Emitido en Europa por KB y Edith Piaf

En 1949, Atahualpa Yupanqui visitó Europa por primera vez y dio una serie de conciertos en países de Europa del Este. El Partido Comunista hizo arreglos para que él actuara algunas veces en París. Poco antes de que Ubanqui quisiera volver a la Argentina, conoció a Edith Biap. Impresionado por su música, organizó un concierto con el argentino, cuyas composiciones anunció en el cartel como “magníficas canciones gauchescas”. Este fue el comienzo de la carrera internacional del artista, que celebró con gran éxito, especialmente en Francia. Pero también llevó a Alemania, dice José Cena.

Según José China, el nombre Atahualpa Yupanqui significa: “El que viene de lejos a contar historias. Eso hizo, fue el mensajero de nuestra sabiduría popular y la herencia cultural de nuestros antepasados”.

El 23 de mayo de 1992, Atahualpa Yupanqui murió a la edad de 84 años durante una gira de conciertos en Nîmes, en el sur de Francia. Sin embargo, treinta años después, su música todavía se toca y se canta, y las generaciones más jóvenes la redescubren una y otra vez.

READ  El técnico se lesionó en un tiroteo en Argentina