febrero 22, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Bohdana, drones e inteligencia artificial: en plena guerra, Ucrania también construye sus propias armas

Bohdana, drones e inteligencia artificial: en plena guerra, Ucrania también construye sus propias armas

La producción de armas ucraniana no alcanza la escala de las fábricas de armas rusas, pero existen. El uso de la inteligencia artificial es especialmente importante para el comandante en jefe Salushnyg.

Una larga guerra defensiva contra Rusia es difícil para Ucrania por muchas razones, especialmente en un momento en que el apoyo occidental ya no es tan seguro como lo era antes. Si bien los misiles y drones rusos podrían atacar cualquier lugar de Ucrania en cualquier momento, el territorio ruso apenas se ve afectado por la guerra. El Kremlin lleva mucho tiempo gestionando sus fábricas detrás de los Montes Urales en tres turnos.

Aunque está claro que Ucrania no está en condiciones de abastecerse plenamente de armas y municiones sin ayuda externa, en el país atacado existen instalaciones de producción. A la luz de la difícil situación económica, Ucrania ha logrado éxitos notables, especialmente en el ámbito de la artillería relativamente barata y la defensa antiaérea, pero también en el campo de la inteligencia artificial.

La historia de éxito más importante es la del obús de ruedas de desarrollo propio “Bohdana”, que junto con el obús francés “César” desempeñó un papel importante en la liberación de la isla Snake en el Mar Negro en el verano de 2022. En ese momento Ucrania sólo tenía un prototipo: sólo un Bohdana. El hecho de que este ejemplar sobreviviera fue un pequeño milagro. El obús con ruedas fue desarrollado originalmente por una fábrica en Kramatorsk, en la región de Donetsk, donde permaneció hasta poco antes del ataque ruso. A medida que se hizo más evidente una gran invasión, el Estado Mayor en Kiev ordenó inicialmente la destrucción de Bohdana porque la tecnología no debía caer en manos rusas. Sin embargo, el obús fue desmontado, transportado a zonas remotas, reensamblado y puesto en servicio en el ejército ucraniano.

Ucrania produce ahora seis bohdans al mes

Después de que Bohdana demostrara su valía en las batallas de la Isla de las Serpientes, el Ministerio de Defensa de Kiev encargó la producción de la serie. Hoy en día, se fabrican mensualmente obuses de seis ruedas, a un ritmo similar al de los Césares en Francia. Actualmente hay más de 30 Bohdanas. Aunque muchos detalles de producción están clasificados por razones de seguridad, se sabe que la producción está descentralizada para minimizar el impacto de los ataques aéreos rusos. Algunas partes de Bohdana se producen en el extranjero, pero muchas también se producen en Ucrania. En la producción de “Mini Caesar” participan en total 25 empresas y unas 400 personas.

READ  A 900 km de Kyiv: Ucrania: tres helicópteros fueron destruidos al noroeste de Moscú

La comparación es clara. Obviamente, el Bohdana, que en realidad no se completó hasta el 24 de febrero de 2022 y fue mejorado y modernizado a medida que avanzaba la guerra, no pudo seguir el ritmo de César. Pero mientras el obús César cuesta unos cinco millones de dólares, el Bohdana cuesta sólo la mitad de esa cantidad. Además, Ucrania no tiene que hacer cola internacional para ello. El obús de ruedas no tiene que ser llevado a Polonia para reparaciones importantes, y los artilleros ucranianos no necesitan ningún nuevo entrenamiento para operarlo: Bohdana dispara calibre OTAN de 155 mm, pero puede ser utilizado inmediatamente por soldados entrenados con equipo soviético. Debido a que el Bohdana ciertamente ha demostrado ser lo suficientemente bueno en el campo de batalla, es probable que pronto se convierta en la principal pieza de artillería del ejército ucraniano y tal vez en un importante producto de exportación en el período de posguerra. Países como Egipto, Marruecos y Arabia Saudita ya habían mostrado interés en el arma antes de la guerra.

La escasez de municiones sigue siendo un problema

Pero Bohadana no puede disparar sin municiones. En Ucrania y en los países vecinos de la UE se producen municiones de calibre soviético, pero eso no ayuda a este obús. Hasta ahora, Occidente no ha proporcionado municiones suficientes. La Unión Europea no puede cumplir su promesa de entregar 1 millón de municiones de artillería para marzo de 2024. Hay escasez en ambos lados de la línea del frente. Esto hace que el uso de los llamados drones de primera persona, que inicialmente fueron utilizados por Ucrania y ahora también por los rusos, sea aún más importante.

READ  Erdogan no quiere una celebración de héroe para Ataturk

Originalmente utilizados por aficionados y capaces de volar solo unos pocos kilómetros, los drones FPV se consideran un tipo de reemplazo simple de artillería. Según estimaciones del periódico electrónico ucraniano “Ukraine Pravda”, Ucrania ya es capaz de producir anualmente unos 500.000 aviones de este tipo. Es probable que el objetivo de un millón de drones FPV en 2024, que el presidente Volodymyr Zelensky mencionó en su reciente conferencia de prensa, sea realista. Sin embargo, Rusia también está trabajando a toda velocidad en este ámbito, por lo que también es una carrera reñida.

Además de su propia producción, Ucrania depende en gran medida de la coproducción y de soluciones creativas e inesperadas. Esto también quedó claro a principios de diciembre en el Foro de Industrias de Defensa de Ucrania y Estados Unidos al otro lado del Atlántico. Los éxitos se han logrado principalmente en el campo de la defensa aérea, específicamente en la adaptación de los misiles occidentales a los sistemas soviéticos, para los cuales Ucrania ya no recibe misiles. La idea ucraniana de utilizar misiles Sea Sparrow del sistema soviético BUK-M1 ya se ha implementado: el Sea Sparrow es en realidad un sistema antiaéreo basado en barcos. También deberían existir proyectos similares a los ampliamente utilizados sistemas S-300.

Saluschnyj se basa en inteligencia artificial

Otro tema que es particularmente importante para el comandante del ejército Valery Salushnyg es el uso de la inteligencia artificial. En su artículo publicado en The Economist este otoño, reiteró la necesidad de un salto tecnológico para evitar el peligroso estancamiento de una guerra muy larga contra Rusia. Según la revista británica, Zalochny intercambia ideas sobre estos temas con varias personas, entre ellas Eric Schmidt, ex director general de Google. El uso de sistemas de inteligencia artificial por parte del ejército ucraniano se encuentra todavía en su fase inicial. Pero ya hay armas en primera línea que funcionan mediante sistemas de aprendizaje automático.

READ  Noticias de Israel: ++Israel pone agentes del Mossad contra el líder de Hamas++

Hasta entonces, el avance más significativo parece ser el sistema Griselda, que utiliza inteligencia artificial para recopilar y procesar información rápidamente y brindar a las tropas en el terreno una imagen clara de la situación. Griselda es capaz de recopilar y procesar miles de mensajes procedentes de drones, satélites, medios de comunicación y redes sociales. Actualmente, el sistema detecta más de 25.000 objetivos por mes y puede proporcionar a los militares información sobre el enemigo en menos de 30 segundos. La información llega a los artilleros y tripulantes de tanques ucranianos a través de una aplicación especialmente desarrollada.

Por su parte, la formación de drones Saker Scout, equipada con un sistema de aprendizaje automático, puede detectar y atacar más de 60 especies objetivo en zonas donde otros drones no pueden debido a la guerra electrónica librada por los rusos. El sistema consta de un dron de reconocimiento y varios drones FPV, que luego disparan contra el enemigo. También es interesante el soporte de anillo giratorio TGG con control remoto, que fija objetivos y realiza todos los cálculos por sí mismo. Todo lo que el usuario tiene que hacer es apuntar el arma al objetivo y presionar el botón.

Por supuesto, esto por sí solo no significa que el “salto tecnológico” mencionado por Salushny aún no se haya logrado. Pero cuando el jefe del ejército compareció ante los medios ucranianos en su conferencia de prensa el martes, dio esperanzas de que habrá algunas sorpresas el próximo año. El general, muy popular en Ucrania, dijo: “2024 no sólo será diferente. Debe ser diferente de 2023, sobre el que también escribí en el artículo”. “Hemos identificado problemas y hemos encontrado aproximadamente el 90 por ciento de las soluciones a esos problemas que deben resolverse para que podamos trabajar más eficazmente el próximo año y, sobre todo, salvar a la gente”.