junio 25, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Dos dientes y una rótula: el descubrimiento de la especie de gran simio más pequeña

Dos dientes y una rótula: el descubrimiento de la especie de gran simio más pequeña

A partir del: 7 de junio de 2024 a las 20:50 horas

Pesaba sólo unos diez kilogramos, trepaba a los árboles y comía hojas: el gran simio más pequeño conocido vivía en el sur de Alemania. Así lo demuestran los hallazgos en Allgäu.

A veces un solo descubrimiento es suficiente para sacudir todos los conocimientos previos. En este caso eran tres: dos dientes y una rótula.

Madeleine Boehm es profesora de Paleontología en la Universidad de Tubinga y en el Centro Senckenberg para la Evolución Humana y el Paleoambiente. Los dientes y las rótulas se encontraron en colaboración con un equipo internacional durante las excavaciones en Bforzin, en Algovia. Desde 2011, van descubriendo poco a poco un mundo animal que se remonta a hace 11,6 millones de años.

Elefantes, tortugas y grandes simios

En aquella época, el sur de Alemania era una zona extensa, llana, pantanosa y bastante húmeda. El clima era notablemente más cálido y húmedo que el actual. Desde el sur, desde los Alpes, los ríos y arroyos avanzan hacia el norte. En aquella época había un arroyo en lo que hoy es Fürzen, en Ostallgäu.

El zoólogo que vivía aquí tenía poco en común con las especies que se encuentran hoy en Alemania: había tres especies diferentes de elefantes, rinocerontes y ardillas voladoras con envergaduras de más de un metro. Grandes tortugas nadaban a través del río y una salamandra gigante yacía en su orilla. Era una época con un nivel muy alto de biodiversidad, como lo demuestran los fósiles en un antiguo pozo de arcilla, llamado Hammerhead. Los investigadores han identificado aquí más de 150 especies de vertebrados y, según Boehm, esta diversidad de especies es excepcional.

READ  Un asteroide roza la Tierra el ancho de un cabello: video que muestra el sobrevuelo

Poca atención al insólito descubrimiento

El equipo de investigación, entonces todavía muy joven, encontró en la primera excavación uno de los dientes en cuestión y una rótula. Eran claramente los restos de un mono, pero los investigadores no tenían idea de lo que habían encontrado realmente. “En aquel momento pensábamos que se trataba de un mono del Viejo Mundo del género Pliopithecus”, dice el paleontólogo Boehm. “Porque en aquella época se sabía que estos monos vivían en el sur de Alemania, por lo que se esperaba que apareciera un tipo de mono así. .” Al principio dejaron de lado los descubrimientos.

Pero en 2017 surgieron las primeras dudas. Porque encontraron huesos de otro simio: “Danuvius guggenmosi”, era mucho más grande y claramente un gran simio. Incluso puede moverse sobre dos piernas. ¿Podría un pequeño simio ser también un gran simio?

Mucho más pequeño que todos los grandes simios conocidos hasta ahora.

Finalmente, surgió otro diminuto diente de mono, de ni siquiera un centímetro de tamaño. Mediante análisis detallados pudieron confirmar sus sospechas y finalmente convencer a otros expertos: el diente pertenecía a la misma especie en la que fue descubierto por primera vez. “Se trata de un pequeño gran simio, como los pequeños monos del Viejo Mundo de aquella época”, afirma Boehm. Sus análisis se han publicado ahora en la revista PLOS One.

La nueva especie recibió el nombre de “Buronius manfredschmidi”. Los expertos estiman que un animal adulto de este tipo pesa unos diez kilogramos. Madeleine Boehme no quiere especular sobre la forma exacta del mono. Los descubrimientos hasta ahora no permiten tales especulaciones.

READ  ¿Cómo sobrevivió nuestro sistema solar a una explosión de supernova?

Pero a modo de comparación: un chimpancé pesa unos 50 kilogramos. El otro gran simio de Pforzine, Danuvius, también era más grande y pesado. “Esto convierte a Boronius en el gran simio más pequeño conocido en el mundo, tanto entre especies vivas como extintas”, dice Boehm.

Búsqueda de pruebas como en criminología

Dos dientes y una rótula: esto no parece mucho, pero para los paleontólogos pueden decir mucho. “Se puede comparar nuestra ciencia con la ciencia forense criminal”, dice Boehm. “Aquí también hay a menudo sólo unos pocos rastros vagos, pero con los últimos avances forenses y un poco de intuición cuidadosa, se puede reconstruir un crimen, o nuestro pasado, como paleontólogos”.

Por supuesto no hay una certeza del 100%, siempre es una cuestión de probabilidades. “Podemos acercarnos y proponer hipótesis. Afortunadamente, con Boronius no fue tan difícil, ya que los dientes mostraban claramente que en Pforzine se trataba de dos especies completamente diferentes de grandes simios”. El carnívoro más grande ‘Danuvius’ y el pequeño devorador de hojas ‘Buronius’. Los investigadores pudieron determinar las diferentes dietas en función del grosor del esmalte dental y la forma de las coronas dentales.

La rótula encontrada también está llena de información: en Boronius, por ejemplo, era relativamente más gruesa y asimétrica que en Danuvius. Poronio no caminaba erguido, pero es posible que estuviera especialmente adaptado a la vida en los árboles. Para poder analizar estos detalles, los huesos encontrados fueron escaneados mediante tomografía computarizada en el laboratorio del Centro Senckenberg de Tubinga y luego comparados con especies ya conocidas.

¿Cómo conviven dos especies de monos?

Pero no es sólo el tamaño lo que hace especial este descubrimiento: “Es realmente inusual que dos especies de grandes simios, Danuvius y Boroneus, vivan en el mismo hábitat al mismo tiempo”, afirma Boehm. “Es la primera vez que descubrimos este fósil. Además, se encuentra en un área que no esperábamos”.

READ  ¿Cuándo puedo volver a contagiarme de coronavirus?

Hoy, por ejemplo, hay zonas en África central donde gorilas y chimpancés viven en el mismo hábitat. “Pero esto es una selva tropical: aunque hace 11,6 millones de años hacía más calor en el sur de Alemania, aquí estamos al norte de los Alpes. Aquí hay meses de invierno oscuros, en los que el bosque mixto caducifolio pierde sus hojas en otoño. El suministro de alimentos es más difícil estacionalmente”.

El estilo de vida diferente de los grandes simios (comían cosas diferentes y se movían de manera diferente) probablemente permitió a la especie sobrevivir en el mismo lugar al mismo tiempo. “Tal vez no competían entre sí”, explica Madeleine Boehm. Pero es evidente que hay procesos implicados en la creación de biodiversidad que aún no se comprenden del todo, afirma el paleontólogo. “Ahora surgen muchas nuevas preguntas de investigación que no habrían existido sin este descubrimiento”.