febrero 23, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Elecciones en Argentina: dólares en lugar de pesos: ¿por qué no?

Elecciones en Argentina: dólares en lugar de pesos: ¿por qué no?


Análisis

A partir de: 20 de noviembre de 2023 19:38

El autoproclamado anarcocapitalista Javier Mille apunta a dolarizar a Argentina. Suena loco y, sin embargo, podría ser la segunda mejor solución del país.

El peso ni siquiera se utiliza para “limpiar excrementos”: Javier Mille defendió agresivamente esta idea durante la campaña electoral. El populista de derecha aspira a la dolarización completa de Argentina, incluida la abolición del banco central. Después de su segunda elección a la presidencia, ahora puede ser posible un plan serio para introducir una moneda estadounidense. ¿Pero es realmente una buena idea?

La inflación oficial es del 143 por ciento.

La verdad es que Argentina tiene la inflación más alta del mundo. Sólo en octubre, la tasa de inflación aumentó a casi el 143 por ciento; Hace un año era el 88 por ciento. La tendencia alcista de los precios al consumo no tiene fin.

El aumento de la inflación se ve impulsado por la rápida devaluación del peso argentino: la moneda local ha estado en caída libre frente al dólar desde que el gobierno la devaluó en casi un 18 por ciento a mediados de agosto. El precio oficial es de 350 pesos, que se deben pagar por dólar, mientras que el tipo de cambio en el mercado negro (“dólar blue”) ha subido temporalmente por encima de los 1.000 pesos. La caída del peso aumenta la inflación de las importaciones: un círculo vicioso.

Experto: Dolarización en Argentina “más fácil que en otros lugares”

Abolir el peso e introducir el dólar como alternativa a la moneda nacional rompería este ciclo; La segunda economía más grande de América del Sur tiene una posibilidad real de controlar la inflación. La dolarización en Argentina será “más fácil que en otros lugares”. Al menos esa es la conclusión a la que llegó el experto en Forex del Commerzbank, Ulrich Leuchtmann. Destaca las reservas del banco central de 7,7 billones de pesos y 21,5 mil millones de dólares. El banco central presentó sus reclamaciones a un tipo de cambio dólar-peso de aproximadamente 360, no muy lejos de los tipos de cambio actuales.

READ  Argentina está alborotada después de ganar la Copa del Mundo

“Los saldos iniciales en dólares de los bancos comerciales no se verán afectados y los saldos de efectivo de las empresas y los hogares no sufrirán ninguna pérdida de valor”, explica Leuchtman. Incluso el estallido final de la inflación ya no ocurre con una dolarización regular y a veces drástica. “La dolarización de Argentina estará mucho más cerca de la conversión de moneda (…), por lo que la dolarización es menos disruptiva de lo que a menudo se describe en los libros de texto.”

Cortesía del Banco Central

Los habituales problemas “prácticos” de la dolarización parecen superables en el caso de Argentina. Sin embargo, las cosas pueden parecer diferentes en lo que respecta a la política monetaria. Con el dólar, los argentinos no sólo están comprando una moneda más estable, sino también una moneda controlada por un banco central ubicado en otro país. Con la introducción del dólar y la lógica abolición de su propio banco central, Argentina quedará a merced de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Para decirlo sin rodeos: el banco central ha alcanzado prácticamente un techo de tipos de interés. Los mercados ya están descontando los recortes de tipos de interés a partir de mayo. Pero es cuestionable si la tasa de interés actual de 5,25 a 5,5 por ciento y cualquier recorte de tasas pronto es realmente lo que una economía como Argentina necesita en este momento. Sin embargo, la política monetaria del banco central tendrá un impacto directo en la economía argentina en el futuro, sin que se espere que las autoridades monetarias estadounidenses presten un segundo de atención al tomar sus decisiones.

READ  Ana Busik y compañía. Satisfecho con su tiempo de entrenamiento en Argentina

El 40 por ciento de los argentinos vive en la pobreza.

Entonces, como sugiere el autoproclamado anarcocapitalista Millay, ¿es realmente la dolarización la forma de controlar los problemas económicos de Argentina? Los libros de texto de economía para un país tan grande como Argentina, azotado por la inflación, tienen recomendaciones completamente diferentes: aumentar las tasas de interés, reducir las compras de bonos, reducir la oferta monetaria.

De hecho, los argentinos no viven en un mundo tan ideal. En cambio, pueden ver cómo su moneda pierde valor minuto a minuto. El aumento de los precios reduce los salarios y los ahorros, y dos de cada cinco argentinos viven por debajo del umbral de pobreza.

maquinas para imprimir dinero Corre todo el día

El banco central de Argentina ha elevado drásticamente las tasas de interés, la última vez en octubre. La tasa preferencial es actualmente del 133 por ciento. Pero según los expertos, la subida de los tipos de interés siempre llega demasiado tarde. Por lo tanto, se ha quedado “detrás de la curva”, lo que significa que las expectativas de inflación están fuera de control. Sin embargo, en tal escenario, se necesitan más aumentos de las tasas de interés para volver a controlar la inflación. El paso del peso al dólar es casi imparable.

Además, los enormes subsidios que Argentina ha estado otorgando a sus residentes durante décadas han provocado enormes déficits presupuestarios. Para financiarlo, el banco central imprime constantemente grandes cantidades de dinero nuevo. Pero alimenta aún más la inflación.

¿Una segunda mejor alternativa a Argentina?

No hay duda: una moneda autogestionada económicamente sensata y su propio banco central comprometido con la estabilidad monetaria serían de hecho la mejor opción para un país del tamaño de Argentina. Pero las instituciones argentinas han fracasado en este sentido… y lo han estado haciendo durante décadas. Los argentinos sufren. Entonces tal vez sea hora de considerar la segunda mejor solución.

READ  Bienes y alimentos: el presidente de Argentina quiere impuestos más altos sobre las ganancias de la guerra - Economía