abril 23, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

¿Están realmente justificadas las creencias de Javier Miele?

¿Están realmente justificadas las creencias de Javier Miele?

El candidato presidencial quiere introducir el dólar como medio de pago oficial en Argentina. Eso es lo que lo hace famoso. Pero sus planes enfrentarán una dura oposición.

¿Serán suficientes los conocimientos de Javier Mili para sacar a la Argentina de la crisis?

¿Serán suficientes los conocimientos de Javier Mili para sacar a la Argentina de la crisis?

Érica Kaneba/Bloomberg

Hasta hace poco, la mayoría de la gente en Argentina habría descartado la idea de que un economista liberal radical pudiera ser su próximo presidente como una fantasía loca. Pero Javier Milei, que ahora tiene 52 años, tiene buenas posibilidades de ser elegido próximo presidente en una segunda vuelta electoral en octubre o noviembre. En las primarias nacionales celebradas a mediados de agosto, derrotó toda competencia del establishment político contra quién se presentaría. Millay está desafiando al ministro de Economía peronista, Sergio Massa, y a la candidata opositora de centroderecha, Patricia Bullrich.

Miley es particularmente popular en Argentina porque quiere introducir el dólar como medio de pago. La moneda nacional en Argentina ya estaba vinculada al dólar en los años 1990. Eso fue durante el gobierno del presidente Carlos Menem. En medio de una alta inflación y una severa recesión, el político provincial determinó que el peso debería estar respaldado por reservas en dólares.

Menem tuvo que asumir el cargo a principios de 1989 mientras el gobierno anterior enfrentaba el caos. No vio otra manera de restaurar la confianza en la moneda argentina. Con el peso vinculado al dólar, Argentina experimentó un auge económico, aunque sólo duró unos pocos años.

Las reformas económicas liberales de repente se hicieron populares

Miley quiere hacerlo ahora. Porque la crisis de hoy es la misma que hace treinta años. La inflación en Argentina se ha disparado al 115 por ciento. Es el segundo más alto de América Latina después de Venezuela. La devaluación amenaza con convertirse en hiperinflación. El candidato presidencial y ministro de Economía, Massa, ha vuelto a aumentar el gasto social para ganar votos. Esto provocará una mayor devaluación del peso.

El papel favorecido de Miley es el resultado de un cambio en las tendencias políticas de la sociedad argentina: por primera vez, casi el 60 por ciento del electorado votó por políticos liberales y conservadores. Con Miley hay una alternativa al peronismo y al antiperonismo, que han estado juntos en el poder desde el retorno a la democracia hace cuarenta años.

“Es un gran cambio para Argentina”, dice el encuestador Augusto Reyna del Instituto Pulsar de la Universidad de Buenos Aires. Argentina siempre ha priorizado un Estado que provea a todos. Hoy en día, la mayoría considera que el sector privado es más eficiente en la prestación de ciertos servicios.

El experto argentino Carl Moses en Buenos Aires cree que las perspectivas de reformas de gran alcance para estabilizar y regular la economía han mejorado significativamente. “Quien gane la presidencia podrá contar con fuerzas reforzadas para realizar reformas liberales en el nuevo parlamento”.

Los argentinos están frustrados y desorientados.

Las recetas de los dos principales grupos políticos han fracasado durante generaciones: ningún otro país ha pasado de ser una de las economías más ricas del mundo a ser un país en desarrollo con la tasa de pobreza más alta en un siglo. Hace un siglo, los grandes almacenes británicos de lujo Harrods establecieron su primera sucursal en el extranjero, en Buenos Aires. Por allí discurría el primer túnel de América del Sur. Pero después de eso, las cosas van decayendo lenta pero constantemente.

“La crisis actual ha provocado una pérdida total de confianza en las instituciones”, afirma Carl Moses. “Es una sociedad desilusionada, que mira hacia el futuro sin dirección alguna”. La tentación de recurrir a lo nuevo es abrumadora.

Ya nadie quiere prestarle dinero a la Argentina

El estado argentino tiene un déficit presupuestario de alrededor del 5 por ciento del PIB, según el banco de inversión JP Morgan. Esto no es mucho en comparación con la región. Por ejemplo, Colombia y Brasil tuvieron grandes déficits en sus presupuestos nacionales el año pasado. Pero el país, que ha incumplido nueve veces desde su independencia -dos veces desde el cambio de milenio- sigue en gran medida aislado del mercado crediticio mundial. Sólo los donantes multilaterales como el Fondo Monetario Internacional todavía prestan dinero a Buenos Aires, pero no dinero nuevo: el fondo paga al gobierno en cuotas suficientes para pagar los intereses y el principal de los 45.000 millones de dólares de deuda que el país ha contraído. 2018. Esto es para evitar que el fondo cancele el préstamo.

“Las soluciones propuestas por Miley suenan bien en teoría”, afirma Walter Molano, experto latinoamericano de PCB Securities. Pero duda de que se apliquen: “Podrían provocar un malestar social masivo porque muchas personas perderían su apoyo”.

El modelo económico de Perón sigue siendo aplicable hoy

Hoy en día, casi la mitad de los 42 millones de habitantes de Argentina viven de subsidios gubernamentales. Financiarlos no es fácil cuando alrededor de 15 millones de personas son funcionarios, pensionados o beneficiarios de asistencia social, pero sólo 9 millones de argentinos trabajan en el sector privado. El ingreso per cápita ha vuelto a los niveles de 2011. El 40 por ciento de los argentinos son ahora pobres.

Milei debe arreglar una falla estructural en la economía argentina: el Estado ha financiado durante mucho tiempo industrias competidoras mediante fuertes impuestos. Se trata principalmente de la agricultura, pero también de las empresas energéticas y cada vez más de la minería: la economía argentina es internacionalmente competitiva en estos sectores.

El gobierno impone impuestos tanto a las importaciones como a las exportaciones en estas industrias. El gobierno no tiene otras fuentes de financiamiento: los impuestos al valor agregado o a la renta tienen poco impacto debido al alto grado de informalidad en la economía. Hay pérdida de ingresos para el gobierno.

Junto con los impuestos a la agricultura, el general Juan Domingo Perón intentó industrializar el país por primera vez como presidente desde la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, los peronistas argentinos, que en su mayoría han estado en el poder, han protegido empresas ineficientes y empleos improductivos con muros arancelarios y subsidios.

También es políticamente rentable: los gobiernos peronistas utilizan el gasto social para apoyar a sus clientes políticos, como sindicatos poderosos y beneficiarios organizados de asistencia social. Es políticamente imposible cambiar esto. La resistencia está bien organizada. En cuestión de horas, los sindicatos podrían paralizar el país con huelgas.

Una vinculación al dólar sin reformas no sirve de nada

“Ni siquiera el dólar solucionará los problemas de Argentina”, cree Luis Jácome, ex director del banco central de Ecuador. El país andino tiene el dólar como único medio de pago válido desde hace veinte años, como planea Miley para Argentina. Jácome dice que esa reforma monetaria funciona rápidamente. Pero debería ir acompañado de una política económica sólida y de reformas estructurales orientadas al crecimiento. De lo contrario, existe el riesgo de estancamiento económico y alto desempleo.

Ahora Mili tiene claro que no se puede sacar a Argentina de su miseria en un abrir y cerrar de ojos. Recientemente dijo que se necesitarán al menos 35 años para reconstruir el país.