mayo 23, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Hijos de criminales dictatoriales en Argentina – mi padre, el asesino

“Somos hijas, hijos, nietas, nietos y primos del genocidio que se vivió en la brutal dictadura argentina. Nacimos en estas familias. Nos dijeron qué pensar del mundo, qué está pasando en él. Hasta.
Así comienza las historias de desobediencia, el comunicado colectivo “Historios Disopidants”. Las familias de muchos de los criminales dictatoriales han pedido que se rompa el acuerdo de silencio que aún existe hoy.

Como si la dictadura nunca hubiera existido

“Yo nací durante una dictadura, o crecí sin saber que había una dictadura en Argentina”, dice Anelia Kalinek, una de las cofundadoras. Su padre, Eduardo Kalinek, comisario de policía, un hombre de hombros anchos, patillas y bigote, cuidaba a su mujer e hijos y hacía parrilladas los fines de semana. Hasta el 2005, hasta que se abolieron las leyes de amnistía en Argentina una familia completamente normal.

No entiendo cuando fue arrestado en 2005. No te preocupes, dijeron que estaba mal. Luego dijeron enemistad política contra mí. Luego comenzaron las indagatorias dictatoriales – salieron a la luz cada vez más detalles. Empecé a hacer preguntas. Comenzó el conflicto de fe. Me sentía cada vez más aislado, tenía ataques de ansiedad. En 2008 leí por primera vez las declaraciones de las víctimas – luego el nombre de mi padre. Ese momento fue un punto de inflexión para mí”.

un acuerdo de paz

El médico que llevó a su padre a los centros de tortura fue Q. Fue considerado particularmente brutal, infligiendo horas de descargas eléctricas en los genitales, senos y rostros de los prisioneros. Secuestró gente y desapareció. Los informes de los sobrevivientes están documentados en blanco y negro. Kalinek fue condenado a cadena perpetua en 2010.
“Mi padre negó todo en la corte. Cuando lo enfrenté, trató de justificarse. Era una guerra contra terroristas peligrosos. Uno u otro puede haberse ido de las manos. No estaba planeado formalmente de ninguna manera. Creo firmemente que hay, por ejemplo, un acuerdo sobre los secuestrados y desaparecidos en ese momento. “Silencio. Deliberadamente digo policía y ejército, no ex guardias y soldados. Porque, a la fecha, esas empresas han cometido crímenes de lesa humanidad, pero no han sido excluidas ni despojadas de sus títulos”.

READ  China reconoce soja transgénica de Argentina

La lucha contra el castigo

Hace cuatro años, cientos de miles de personas salieron a las calles cuando la Corte Suprema de Argentina dictaminó que la sentencia de los criminales condenados se reduciría bajo ciertas condiciones. Esto porque la ley habría liberado de prisión a criminales dictatoriales, como el padre de Analia Kalinek.

Analia se para en medio de la multitud. Y ella no está sola ahora. Conoció a Liliana Furio, su padre, jefe de los servicios secretos en la provincia de Mendoza, quien fue condenado vía Internet por delitos dictatoriales.
“Es doloroso llevarte contigo desde que eras un hijo del genocidio. Política iniciada por organizaciones de derechos humanos, víctimas de la dictadura. Camino – Aceptamos la responsabilidad de allanar el camino para hacer algo por la verdad y la justicia, por lo que comenzamos a comunicarnos, primero tres, luego seis, luego 30″.

Magismo y sumisión al poder

Hoy hay hijos de más de 100 delincuentes, la mayoría mujeres. Reciben aliento de los grupos de derechos humanos. La red ha encontrado seguidores en Chile y en Brasil, aunque aún no oficialmente. Exigen que se permita que los familiares se involucren, alcen la voz y declaren como testigos en el juicio, como hasta ahora esto no ha sido posible en Argentina. Sin embargo, Analia Kalinek se enfrentó a su padre en la corte hace un año, como una empresa conjunta.
Ella plantea su objeción a que se aligere la sentencia que permite salir a Eduardo Kalinek; tuvo éxito: según el tribunal, Kalinek no mostró signos de remordimiento. En ese momento, Analia Kalinek dijo con la mirada fija en la pantalla, a través de la cual su padre fue liberado de prisión:
“Honorables jueces, si mi padre tuviera una pistola paralizante hoy, espero que sin duda la hubiera usado conmigo”.
Dos de sus tres hermanas, que ahora se desempeñan como policías, aún apoyan el puesto de su padre. Analia es un motivo para luchar constantemente.
“Seguimos llamando a la desobediencia, por eso cada vez se nos suman más familiares porque somos unos cuantos más. Sus familias son muchas”.

READ  Polémica ley minera está causando disturbios en Argentina

Los hijos de los delincuentes luchan contra el olvido

Al mediodía de hoy, aniversario 45 del golpe militar de 1976, la ex Escuela Mecánica Naval ESMA, el centro de tortura más grande del país, se reúne para un evento. Analia y sus amigos vuelven a llamar a la desobediencia.

“Ya no obedeceremos los mandatos de una sola verdad, ya no odiaremos a los que piensan diferente. Ya no obedeceremos a los que buscan el poder por su uniforme, arma o alto rango, pero ya no respetaremos la dignidad de uno”. hombre No obedeceremos el mandato de amor incondicional a los miembros de la familia, no la complicidad familiar, y no acataremos el tratado de paz “.