abril 21, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Javier Mili se está impacientando – Viernes

Javier Mili se está impacientando – Viernes

correr El equivocado presidente de Argentina no está dispuesto a abandonar sus monstruosas leyes para transformar la economía y la sociedad. Pero Javier Mille tiene que rendirse


Exclusivo para suscriptores

|

Número 05/2024

Los precios en Argentina aumentaron un 211,4 por ciento en 2022.  Esta es la tasa de inflación más alta del mundo.

Los precios en Argentina aumentaron un 211,4 por ciento en 2022. Esta es la tasa de inflación más alta del mundo.

Foto: Luis Ropaio/AFP/Getty Images

Sindicalistas y amas de casa, jóvenes de los suburbios, feministas y pueblos indígenas: la gente se reúne casi todos los días frente al renovado edificio del Congreso en Buenos Aires, inspirado por su representante en Washington, para protestar contra una política tan clara. Continúa el presidente Javier Millay. El 24 de enero, día de la huelga general, miles de personas se unieron. Entre ellos estaba Juan Grapois, rodeado de simpatizantes y curiosos.

La activista social de 40 años es la representante más destacada de la izquierda no dogmática, que ha estado a la defensiva desde la aplastante victoria de Miley en noviembre. En las primarias internas de los peronistas, derrotó al ministro de Economía, Sergio Massa, y finalmente perdió la elección presidencial.

nvotum, una victoria honorable. Desde la toma de posesión de Milei, Grabois ha intentado convencer a la gente en entrevistas televisivas, columnas y redes sociales con inteligentes análisis de las intenciones del jefe de Estado ultralibertario y ha respondido repetidamente a las peticiones de sus fans de hacerse un selfie con una sonrisa triunfante. Saludó la rápida reacción de los sindicatos ante el “plan regresivo de Millay para erradicar todos los logros de la socialdemocracia”. Los movimientos y partidos de izquierda y ahora los peronistas de oposición se sumaron tarde. No espera una oposición amplia y sostenida más allá del campo progresista hasta marzo, cuando “los ingresos no sean suficientes para pagar la electricidad, el gas o los billetes”. Nadie debería cometer el error de subestimar a Miley bajo ningún concepto. Javier Miley en Davos: aplausos, asentimientos y vergüenza El economista de 53 años, que anteriormente estuvo en Europa en el Foro Económico Mundial de Davos. Con voz ronca cantó una extraña canción a la máquina de crecimiento capitalista. En Argentina, estos sonidos ya son familiares por la campaña electoral; Miley tomó párrafos enteros de un discurso que pronunció en 2019. La conferencia de 23 minutos degeneró a veces en insultos: “Comunistas, fascistas, nazis, socialistas, socialdemócratas, nacionalsocialistas, democristianos, keynesianos, neokeynesianos, progresistas, populistas, nacionalistas o globalistas” “sin diferencias significativas, aliados”. “La vida de Les une la creencia de que “el gobierno debe gestionar todos los aspectos”. Ecos y feministas completan el panorama conspirativo del presidente errante. Por otro lado, los empresarios son “utilitaristas sociales, héroes” y tienen un “aliado indomable”. ” en él. La extraña aparición provocó aplausos en Davos, pero también movimientos de cabeza y vergüenza por parte de otros. .La extrema derecha y los libertarios en Europa y especialmente en Estados Unidos, reforzados por las redes sociales y los medios relacionados, en particular Elon Musk, el líder mundial hombre más rico, han puesto sus ojos en las reservas de litio en Argentina. Miley quiere eliminar la mayor cantidad de obstáculos posible al servicio satelital Starlink de Musk. En Argentina, la aparición de Miley fue vista como una oportunidad perdida. Los observadores liberales descubrieron que podría haber cortejado seriamente a los inversores. En Davos quedó claro una vez más cuán profundo está el ultralibertario en un universo paralelo, y que no hay razón para creer que llegará muy lejos con esta intransigencia. La tasa de inflación en Argentina es del 25 por ciento. Los activistas de los Comités Distritales, que se reúnen todos los miércoles en Buenos Aires para realizar protestas llamadas “cacerolazos”, siguen siendo una minoría manejable. “Sin dinero”: este mantra del gobierno sigue resonando en muchos. Según encuestas recientes, la mitad de la población todavía está satisfecha con la nueva administración. La gente está contenta de que los peronistas hayan sido elegidos y esperan poner fin a la crisis económica permanente a medio plazo. La mayoría silenciosa está buscando cómo llegar a fin de mes sin perder demasiado de sus billeteras. Eso es lo que se está volviendo más difícil: después de que el peso se devaluó en un 54 por ciento, la tasa de inflación fue del 25,5 por ciento en diciembre, la más alta desde 1991. En los primeros 30 días del gobierno de Miley, los precios del pan aumentaron un 48 por ciento, la carne de res un 62 por ciento, el arroz un 63 por ciento, los refrescos un 81 por ciento, la gasolina un 64 por ciento y la leche un 128 por ciento. Los precios de los medicamentos se han duplicado. Los viajes en autobús, metro y tren, por buenas razones, cuestan un 45 por ciento más, mientras que las cotizaciones al seguro médico aumentaron en promedio un 70 por ciento. Figura 1 Las pérdidas de salarios reales al comienzo del régimen presidencial se detuvieron hace mucho tiempo. Su magnitud actual se debe no sólo a la desmonetización, sino también a las primeras medidas de desregulación posibles a finales de diciembre mediante un “decreto de emergencia” con 334 requisitos. Con un paquete legislativo más completo –la llamada Ley Ómnibus– el gobierno quiere promulgar muchas de las 600 medidas planeadas para acelerar la eliminación del estado en sesiones especiales del Congreso, pero eso parece menos probable que Miley. Lograr desmantelar al gobierno argentino con su motosierra El gigante petrolero YPF quedará excluido de la privatización planificada de 41 empresas estatales, mientras que ahora sólo se considera la privatización parcial de otras. Los claros recortes en el sector cultural también se han visto frenados tras violentas protestas. ¿Concesiones tácticas mientras se siga utilizando el lápiz rojo en otros lugares? Tanto a los conservadores como a los liberales les resulta fácil ganar mediante la reducción de la burocracia y un presupuesto equilibrado, pero rechazan los aumentos de impuestos a la agroindustria o a la clase media alta, razón por la cual fracasó el compromiso que el gobierno esperaba la semana pasada. Luego se salta el episodio financiero y ahora se centra en conseguir poderes especiales para Miley durante al menos un año. No es descartable que el parlamento pierda temporalmente el poder: Argentina es “regresada al siglo XIX” en lo que respecta a la protección del medio ambiente. Otro punto importante de discordia es la amenaza de recortes en las pensiones, que siempre existe. El Fondo Monetario Internacional (FMI) está cerca del corazón de la campaña de austeridad de Miley. Si el gobierno se sale con la suya, los pensionados perderán al menos el 41 por ciento de su poder adquisitivo en abril. Al menos algunos tribunales han declarado inconstitucional la erosión de los derechos de los trabajadores por parte de Miley, y tal vez esto sea sólo el comienzo. Es probable que el poder judicial -especialmente la Corte Suprema- tome medidas reales después de las vacaciones de verano. El siempre presente hijastro de la política argentina está en grave peligro bajo la negacionista climática Miley. Las estrictas normas de combate para la protección de los glaciares y los bosques se verán socavadas, y una controvertida ley sobre humedales se está volviendo inalcanzable. “Estos ecosistemas serán sacrificados en beneficio de la agroindustria y de las transnacionales mineras, y el acaparamiento de tierras volverá a ser legal”, teme el abogado ambientalista Enrique Viale. “Estábamos discutiendo cuestiones del siglo XXI y ahora volvemos al siglo XIX”. Es también un ejemplo de los reveses que ahora amenazan en todas partes. Las elecciones del 19 de noviembre fueron observadas desde su casa de vacaciones en los Andes con visible irritación. Muchos de sus antiguos empleados trabajan bajo el mando de Millay, pero él y sus libertarios prefieren gobernar solos si es posible. Las sesiones especiales del Congreso, en las que también se escucha a los expertos afectados, se han ampliado hasta mediados de febrero. La agenda de Miley de ninguna manera está completa. El ministro del Interior, Guillermo Francos, ha declarado ahora que el jefe de Estado está impaciente: “Siente que cada día de cambio en Argentina es un día perdido”. El gobierno cree que ya está “al borde de un ataque de nervios”. Diario peronista Página12.