septiembre 29, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

La Flor del Saguar (nd-aktuell.de)

Salta es originaria de la provincia norteña de Argentina: Vichy-Indígenas se encuentra sobre un camino de ripio cercano a la ciudad de Embarque.

Foto: AFP/Ronaldo Schemidt

OK cuando llegamos por primera vez a la sala de exposición De una ONG en Salta. Y mira las bandoleras hechas a mano, las cestas de pan y las máscaras de animales transparentes, una cosa está clara: tenemos que ir donde se hacen. Marcela Roldan, Gerente de Proyecto de Artesanías de Mujeres Indígenas en Granco, norte de Argentina, dice: “Sí, me gustaría informar a las comunidades tribales ya nuestra gerente de proyecto, Claudia Sánchez, sobre nuestra próxima visita. . Volveremos en unos días. Puedes esperar 40 grados y mosquitos.
Prosoco (Programas Sociales Comunitarios) es una amplia organización benéfica voluntaria. No solo apoya a las comunidades tribales del norte. Fue fundado en 1993 por el sacerdote, periodista y abogado Ernesto Martrina. Ya durante la formación se interesó por los temas sociales. Brozoko se hizo cargo de los niños de la calle y construyó escuelas para los niños tribales. La atención a las personas mayores y las campañas contra el sida fueron otros puntos clave.

Lucrezia y Mikasia ofrecen varias exposiciones

Lucrezia y Mikasia ofrecen varias exposiciones

Foto: Tom Oso

Hoy, la organización opera en los campos de la educación, el desarrollo social y la socioeconomía. Al hacerlo, alienta Juventud en SaltaInvolucrados en el narcotráfico con programas de capacitación. Desde hace un tiempo vienen colombianos a Salta para intentar montar una red de narcotráfico. Están tratando de contratar a jóvenes salteños. Necesitamos brindarles una forma alternativa de capacitación y sensibilización”, dijo Adriana Pérez, directora de Prosoko. Brindamos microcréditos a microempresarios en áreas rurales o organizamos atención médica y centros de atención diurna para personas mayores en áreas pobres.

Uno de sus proyectos de desarrollo comunitario fue el de “Flores de Saguar”, nombre que las propias mujeres tribales dieron a su asociación de artes y oficios. Todo comenzó en 2011, cuando la fallecida empleada de la ONG Alicia Rivero -nacida en Salta, especializada en desarrollo local en Alemania- volvió a su ciudad natal y se preguntó: las tribus de Granco, que son casi completamente ignoradas. ¿Ayudarán las agencias gubernamentales?, ¿Ayudarán con mayores ingresos y dignidad? La zona fue el punto de partida de una escuela fundada por el Padre Martearena. Como explica Marcella, todavía estaba lejos de la actual sala de exposiciones y ventas en las instalaciones de Prosoko. El proyecto se lanzó oficialmente en 2013 con el apoyo de Weltfriedensdienst de Berlín. Pronto 170 mujeres dueñas de pequeñas empresas hicieron artesanías, pero no sabían cómo poner precio a los productos y cómo venderlos. A través de los talleres, las mujeres no solo mejoran la calidad de sus productos. En las capacitaciones, los aborígenes también aprendieron a elaborar la lana que se usa para hacer bolsos y canastos, primero en 13 colores y luego en 18 colores en lugar de los tres colores naturales. Su identidad cultural siempre se conserva. No se les dieron instrucciones, sino sugerencias. Se deben tener en cuenta otras consideraciones de tiempo, comunidad y negocio.

READ  Cuatro botellas: Vinos que saben a sol argentino

El hecho de que no sean posibles reuniones en el pico de la epidemia es un problema muy especial para las mujeres. Finalmente, la cultura se caracteriza por el intercambio oral directo. Prosoko aportó las herramientas y el conocimiento para que la comunicación pudiera realizarse de forma digital. Después de las reservas iniciales, intercambie ideas sorprendentemente rápido, manténgase en contacto, nutra a la comunidad.

Conducir con obstáculos

Tres días después de la primera visita a la NRO, Marcela y el chofer Omar Plaza nos pasaron a buscar a las seis de la mañana según lo acordado. El camino es largo y tarda unas cinco horas en llegar a Tartu, en el asentamiento de Pyblos Originalorios (Pueblo Originario). Durante el viaje, Marcela dice que iremos a dos comunidades, comunidades tribales. Los primeros pertenecían a la etnia Vichy, eran pobres y los productos eran “primitivos”. Todavía no tienen un precio claro. La segunda comunidad es también una en Vichy. “Están muy bien organizados, contribuyen a su formación y son abiertamente exigentes”, dice Marcella. “Pero eso no significa que todo esté bien en las comunas. A menudo no hay agua ni electricidad básicas.

Estamos haciendo un buen progreso primero. Sorprendentemente, en lugar de la elegante capital de provincia de Salta con su clima templado, ahora estamos en una zona rural. +. Tiene un clima cálido y el terreno es plano. A menudo se pueden encontrar grandes jardines con cultivos únicos de soja. Una buena hora antes de la tortuga, el tráfico en la Ruta Nacional 34 se detuvo repentinamente y finalmente se paralizó por completo. ¿La congestión del tráfico? ‘No’, dice Umar, ‘una carta, una barricada. Así tratan de implementar las demandas sociales”. Ya que nada se mueve, sigamos adelante. La mayoría de los jóvenes enmascarados tienen ramas secas en la calle y uno tiene una honda. Trajeron consigo la bandera patria, que, entre otras cosas, simboliza a la Pachamama, la madre tierra.

READ  Censo Argentina: Una imagen más inclusiva de la población

La policía llegó pronto y negoció que el camino se abriera pronto. Queremos saber qué les piden a los bloqueadores. Un programa comunitario para mejorar sus condiciones de trabajo, dicen. Por lo general, estos son trabajos simples y mal pagados, como limpiar escuelas. Mejor que nada. Media hora después continuamos. No se sabe si se cumplieron sus demandas. Más temprano vimos a algunos policías que venían con equipo antidisturbios.

Regresamos en 20 minutos. Una nueva corte. “Es la vida cotidiana aquí”, dice Omar. “Los políticos a menudo olvidan las fuentes en el Norte. No es de extrañar que estén contraatacando”. Esta vez el asedio dura mucho tiempo. Más de una hora. La mayoría de los conductores se bajan y comienzas la conversación, y te acostumbras a la voz de la gente: “Esta carrera no sirve para nada. No trabajaron y, a los 30 años, ya se convirtieron en abuelas y padres”. El racismo está profundamente arraigado en la sociedad argentina. A menudo se ejecuta en contra de las personas originales. Pero alzaron la voz durante mucho tiempo y comenzaron a luchar y organizarse nuevamente.

Cuando finalmente llegamos a Tartacle, se está haciendo tarde. María Saguar, de la primera comunidad de Vichy, nos muestra hábilmente cómo mover los hilos de una planta. Esta planta es una especie de agave, que es similar al sisal. El hilo que se usa para hacer bolsos y cestas se deriva del hilo. María habla en voz baja, el español no es su lengua materna. “A menudo tengo que caminar cinco días para encontrar la planta. Crecieron aquí, pero fue hace mucho tiempo. “Queremos saber cómo sabe exactamente qué planta se usa para hacer el hilo. Provino de nuestros antepasados”. ¿Qué pide ella por una barra de pan? 4,10 euros o 5,70 euros, dice María. “500 o 700 pesos. Tienes que poner un precio justo, María”, anima a Claudia. “Bueno, 700”, dice María. Estamos felices de comprar una canasta y una bolsa.

READ  La base del desierto en Argentina simula la vida en Marte

Formación a través de redes digitales

Marcela nos pide que nos apresuremos, nos despedimos, tomamos fotos y continuamos hacia la comunidad “Kilómetro 6”. Se encuentra ubicado en el 86 de la provincia de Ruta. Aquí no hay asfalto. Lucrezia y Mikasia ya nos están esperando detrás de sus escritorios con muchas exhibiciones. Mikasia inmediatamente aterriza en el suelo con una voz firme y una hábil voz en español. “Me alegro de que haya venido a nosotros. Así es como puede ver nuestro progreso. Producimos textos en 18 colores, hoy tenemos 35. Gracias a muchas más clases de capacitación avanzada, ahora podemos presentar nuestros productos en ferias comerciales y enviarlos. Otros un un poco más lejos que nosotros Las comunidades también nos ayudaron. Marcela luego dice que sería un gran beneficio si las mujeres pudieran aprender de sus pares. Esto también se logró rápidamente a través de las redes digitales, especialmente porque las distancias en Argentina suelen ser largas y difíciles.
“¿No puedes cultivar las plantas tú mismo aquí, para no tener que ir tan lejos?” Preguntamos eso. “Sí, también lo intentamos, pero no eran tan grandes”. Se desarrolla un animado intercambio. Lucrezia quiere saber de dónde venimos realmente. “De Alemania.” “Debería estar bien allí”. “Sí, pero a menudo frío”. “En Salta también hace frío”, dice Mikasia, “estábamos en una feria de artesanías allí y Lucrecia no tenía chaqueta”. Las dos mujeres se ríen y se portan bien, a pesar de que Lucrezia no es una vichy, sino una hermandad femenina, “¿Pero te puedes comunicar en lenguas indígenas?” Necesitamos hablar español.” Ambas mujeres se ríen de nuevo.

Todavía queremos ir a Salta, cinco horas más, si no Corte. La despedida es con amor. Una bolsa con semillas del tamaño de un hueso de cereza combinadas con el verde fuerte y el amarillo del árbol japonica es especialmente hermosa. “¿Cuánto cuesta, Mikasia?” “1.500 pesos” (unos doce euros), respondió con confianza. Esta confianza en sí mismo es el resultado del trabajo de Katz Lago. Así se llamaba la flor de sagú que dio nombre a su proyecto artesanal en Vichy.