enero 27, 2023

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Los elefantes africanos se están acabando en Japón – Wikiwand

África dormida en el bosque de invierno japonés. El guardabosques Hideki Takehana guía el minibús a través del terreno escarpado del zoológico de Morioka en el norte de la isla principal de Japón, Honshu. Señalando agujas y árboles caducifolios desnudos a una colección de edificios y contenedores vacíos al aire libre. Esta es el área del zoológico donde se encuentran animales del segundo continente más grande del mundo. El parque está cerrado por reformas, así que no pasa nada. Takehana se para frente a un gran edificio de concreto y sumerge sus zapatos en un charco de agua en la entrada para limpiarlos. La sala está iluminada con una fría luz de neón. Se levantan gruesas barras de hierro. Detrás de él está el animal al que Hideki Taihana debe dar sentido como hogar: Mau, la vaca elefante africana de Morioka, de 2,60 metros de altura, pesa cuatro toneladas y tiene 20 años.

Los zoológicos muestran una naturaleza que no existe en sus ubicaciones. Este dilema crea problemas a la hora de cuidar a las crías, especialmente a las de la criatura más grande de la Tierra. El elefante de la estepa africana no se reproduce de forma tan natural en cautiverio como en la naturaleza. Las asociaciones de zoológicos de todo el mundo son conscientes de este problema, y ​​la Asociación Japonesa de Zoológicos y Acuarios, o JAZA, proporciona un ejemplo particularmente revelador. Desde 2013, todos los intentos de criar elefantes africanos han fracasado.

Los zoológicos de Giza se están quedando poco a poco sin animales de esta especie. 17 han muerto desde 2012. Quedan 23 elefantes africanos, incluidos solo cuatro toros, uno de los cuales no es elegible para reproducirse de acuerdo con las reglas de GAZAA porque es un elefante de bosque. Entre las 19 elefantas restantes, Mao de Morioka es una de las que podría dar a luz a un cachorro. Pero por ahora, su historia muestra principalmente cómo la vida en el zoológico afecta la biología de los animales.

READ  Abajo a menos 10 grados y nieve: Franconia estará en el permafrost durante los próximos días

Mao no quedó embarazada. ¿Fue por las piernas arqueadas de Taro?

Mao nació en el zoológico Tama de Tokio en 2002. Tamao y Ai eran elefantes importados de sus padres. En 2006, Mao fue llevado a Morioka. En ese momento, Hideki Taihana viajó a Tokio y entrenó con Mao durante un mes para llegar al contenedor de transporte para el viaje de doce horas. En Morioka se suponía que se emparejaría con Taro, ese era el plan. “Se llama préstamo de cría”, dice Taihanna.

Taro era un elefante toro que se había reproducido una vez antes. Una elefanta que trajo a Morioka desde Sudáfrica en 1991 había quedado preñada. Sin embargo, perdió a su cría en 2001 y murió de muerte fetal. Mao era la alternativa. “Se aparearon, pero Mao no quedó embarazada”, dice Takehana. Él piensa que podría ser porque el zoológico está siendo preservado. “Taro tenía las piernas arqueadas, en parte porque había estado viviendo en un piso de concreto durante tanto tiempo. Debido a las piernas arqueadas, Taro no podía quedarse quieto durante el coito el tiempo suficiente para embarazar a Mao”. Taro murió de neumonía en 2018. Tenía 29 años.

Hideki Takehana (derecha) con su compañero elefante Kousaku Maruyama y la vaca elefante Mao.

(Foto: Thomas Hahn)

En la naturaleza, los elefantes pueden vivir hasta 70 años. El suelo blando de sabana es bueno para las articulaciones. Todos los días caminan muchos kilómetros para encontrar grandes cantidades de comida para sus enormes cuerpos. Viven matrilinealmente, es decir, las vacas elefantes conducen rebaños junto con animales de diferentes generaciones. Los elefantes toro en su mayoría vagan solos por la sabana. Buscan elefantes hembras en tiempos de apareamiento irregulares. Las vacas elefante suelen tener su primera cría a los 16 años, después de unos 23 meses de gestación. Después de eso, no ovulan durante varios años, por lo que una cría solo nace cada cuatro o cinco años. Después de los cincuenta años reduce la fertilidadSin embargo, las elefantas camperas pueden tener crías en la vejez.

En el zoológico, las elefantas son fértiles por un período de tiempo más corto

Todo es diferente en el zoológico. “Aquí, las vacas elefante tienen su primer turno a los ocho años porque están mejor alimentadas”, dice Takehana, “y luego solo hasta los 25 años”. Menos tiempo para concebir, con mucha menos interacción con otros elefantes. “Tal vez la diferencia es La mayor diferencia entre aquí y la naturaleza es que los elefantes no tienen elección de pareja”.

Los zoológicos de Japón han estado intercambiando elefantes con frecuencia en los últimos años para crear nuevas atracciones para ellos. El último proyecto por ahora comenzó en 2018: Hanako de Akita vino al zoológico Yagiyama de Sendai para aparearse con el toro Ben, mientras que se suponía que Lilly de Sendai en el zoológico Omoriyama de Akita atraería la atención de Daisuke. “Vimos que era nuestra última oportunidad en ese momento”, dice Wataru Hashimoto, director de reproducción en el zoológico de Sendai. La vaca elefante, ambas de 33 años, mostró misteriosas irregularidades menstruales que los científicos conocen por los elefantes del zoológico. Pero este paso no ayudó. Daisuke falleció en 2021 y, desde entonces, Lily está sola en Akita. Hanako aún no ha recuperado la ovulación en Sendai. Ben se queda de brazos cruzados con ella en un contenedor.

Biología: Elefante toro Ben en Sendai.

Toro elefante Ben en Sendai.

(Foto: Thomas Hahn)

Los zoológicos de Japón tienen menos problemas con los elefantes asiáticos más pequeños. Japón está en Asia, y las relaciones con los países allí son más estrechas que con los países africanos. Los zoológicos de Japón no pueden comprar más elefantes asiáticos que africanos. Esto está prohibido por la Convención de Washington sobre el Comercio Internacional de Especies en Peligro de Extinción. Pero como regalo, se puede importar. Los últimos tres elefantes asiáticos llegan a Toyohashi en 2021 como parte de un proyecto de investigación de Kerala, India; Hay un total de 81 elefantes asiáticos en Japón. “La oferta se ha mantenido estable, pero la importación de elefantes esteparios africanos casi no es posible”, dice Waka Otozu, responsable de cría de elefantes de la Asociación de Gaza. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) lo cataloga como una especie en peligro de extinción. Los activistas por los derechos de los animales están más atentos que antes. Entonces Japón debería dar a luz a su elefante africano. Falta dinero y espacio para un proyecto de safari que simule una manada de toros. Así que ya se está planeando la solución definitiva. Inseminación artificial. “Con el asesoramiento de expertos extranjeros”, dice Waka Otozu.

La vida real de los elefantes no es posible en el zoológico.

Pero, ¿Japón u otros países del hemisferio norte realmente necesitan elefantes africanos? El hombre de Jaza, Otozu, cree: “Si hay elefantes en los zoológicos, entonces los niños japoneses tienen la oportunidad de ver elefantes reales y pueden estar interesados ​​en la naturaleza”. Además -Otozu no dice esto- el elefante se utiliza como atracción. Pero al final, todo conocedor de elefantes sabe que la vida real de los elefantes no es posible en un zoológico.

“Honestamente, no será así para siempre”, dice Hideki Takehana de Morioka. Él y su compañero de clase Kosaku Maruyama hacen todo lo posible por Mao. Los están observando constantemente, ajustando su dieta en función de sus niveles en sangre y orina, manteniéndolos ocupados. no es suficiente. Mantienen sus fauces en movimiento 13 horas al día distribuyendo su heno en la casa de los elefantes y en el recinto al aire libre. “Pero esto sigue siendo mucho menos que el tiempo de movimiento en la naturaleza”, dice Takehana. La soledad tampoco es buena para ella. Después de la muerte de Taro, Mao se comportó inquieto durante dos años; Siempre dormía de pie. Y en invierno no te gusta salir. En Morioka puede llegar a los diez grados bajo cero, demasiado frío para un animal cuyo cuerpo se supone que sobrevive al calor de África.