julio 5, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

No era proteína de pico: incluso la variante alfa escapó del sistema inmunológico

Incluso la primera variante nueva de corona se propagó mejor porque escapó del sistema inmunológico. El mecanismo es bastante diferente y no tiene nada que ver con la proteína de pico.

El primer tipo nuevo de Sars-CoV-2, B.1.1.7 o posterior, alfa, se propagó con mayor eficacia porque escapó del sistema inmunológico humano. Sin embargo, a diferencia de las variantes posteriores de Immunescape, las mutaciones en la proteína de pico no fueron responsables de esto, según un informe de un equipo dirigido por Lucy J. Thorne del University College London. Porque los cambios críticos no están dirigidos contra los anticuerpos, sino contra otro componente de las defensas del organismo. Como escribe ahora el grupo de trabajo en Nature, los cambios críticos se refieren a tres genes que amortiguan las señales de alarma esenciales para la respuesta inmune innata.

El grupo de trabajo investigó el ARN y las proteínas que se producen en las células respiratorias cuando se infectan con alfa y la versión original del virus. Encontró que Alpha lee los tres genes N, Orf9b y Orf6 de manera más robusta y produce más ARN y las proteínas correspondientes. Las proteínas resultantes interrumpen muchas de las vías de señalización que utiliza una célula infectada para detectar el virus y alertar al sistema inmunológico innato. Según un comunicado de prensa, Thorne dijo: “Esto permite que el alfa se multiplique sin ser detectado en las primeras etapas de la infección. Creemos que esto mejoraría enormemente sus posibilidades si cayera en la nariz o los pulmones de otra persona”.

Alpha es la primera variante que se dirige a las respuestas inmunes innatas.

La proteína codificada por Orf9b interfiere con la señalización de un receptor que registra el ARN viral infiltrado, mientras que la proteína N y el producto formado por Orf6 interfieren con las vías de señalización a través de las cuales se forma el interferón. A su vez, el interferón pone en alerta a las células de respuesta inmune innata y a otras células del cuerpo, lo que dificulta la reproducción de los virus. El estudio del equipo de Thorne mostró que las concentraciones de interferón medidas en el cultivo celular eran mucho más bajas que en todas las versiones anteriores del virus. El equipo sospecha que el virus se multiplicará más rápido si hay una infección real.

READ  ¿Por qué deberías beber más de una taza?

Según el grupo de trabajo, Alpha es la primera variante de Immunescape que se enfoca en la respuesta inmune innata. Este sistema combate los virus poco después de la primera infección, y no es necesario que se haya encontrado previamente con el patógeno porque interactúa con estímulos más generales, como el ARN del virus. Además, los cambios críticos no afectan la “aptitud” de las proteínas, como ocurre con las variantes posteriores de Immunescape, que escapan de los anticuerpos a través de mutaciones en la proteína de pico, sino más bien la cantidad de proteínas que se forman en la célula.

Con tales cambios en la regulación génica, es mucho más difícil evaluar la importancia de las mutaciones individuales que con los componentes recíprocos de la proteína de pico, a través de los cuales no encaja el anticuerpo. Por tanto, todavía no está claro si el efecto influye en otras variables. Sin embargo, algunas mutaciones en los genes N y Orf9b que ocurren en alfa también aparecen en otras variantes que surgieron más tarde. Por ejemplo, delta y omicron también llevan un marcado cambio alfa en la secuencia del cebador de proteína N, que probablemente sea responsable de la mayor cantidad de proteína. Sin embargo, las proteínas de pico más modificadas para estas variantes sugieren que la defensa de anticuerpos jugó un papel más importante en el éxito de estas variantes.