mayo 26, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Quiebra Nacional en Argentina: Sin Plomo en la Inflación

el Salvador Alberto Fernández viajó con un centenar de delegados a la Cumbre Ambiental de Glasgow. Pero en lugar de hacerse un nombre en temas ambientales, el jefe del gobierno argentino actuó como un demandante en su propio nombre.

En ocasiones subrayó que su país estaba en medio de una crisis de deuda y merecía un trato especial por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI). Medio Ambiente y Cambio Climático – Fernández solo estaba interesado en utilizar la reducción de la deuda.

“La Argentina anda deambulando por el mundo, rogando excepciones y exigiendo lo imposible”, bromea Sergio Bernstein, politólogo de Buenos Aires. La extraña aparición del presidente argentino en Europa muestra una cosa por encima de todo: Argentina está al borde otra vez, y el gobierno no tiene idea de cómo sacar nuevamente a Argentina de la crisis permanente.

Fernández, quien lleva dos años en el cargo, también es políticamente débil: su gobierno peronista perdió la mayoría en las elecciones intermedias y solo una estrecha mayoría en la Cámara de Representantes. El Gobierno ha fracasado en su estrategia de revertir la ola de “medidas populistas”, dice Alberto Ramos von calcetines dorados.

Trabajos importantes del día.

Encuentra los mejores trabajos ahora
Notificado por correo electrónico.

Ahora está bastante claro cómo reaccionará el presidente ante este revés: en un discurso posterior a la votación, llamó a la Argentina a unirse con cierta impotencia y explicó que ahora quiere presentar un plan económico y llegar a un acuerdo lo antes posible. Fondo Monetario Internacional.

No hay solución a la mala situación económica

Cómo sería ese plan y qué estrategia está siguiendo Fernández para resolver la crisis económica sigue siendo un misterio. “El gobierno no tiene un plan económico, nunca lo ha tenido”, dice Eduardo Levi Yeotti, economista de la Universidad de Torquado de Della. Hasta el momento, Fernández siempre ha esgrimido el motivo de que la epidemia le impidió gobernar como estaba previsto. Pero nadie se lo arrebata.

READ  Ecuador vs Argentina Racing Contradicciones, Consejos, Predicciones, Avance

Fernández justificó el severo cierre patronal del año pasado, diciendo que “diez por ciento más pobres que 100.000 muertos”. Pero ahora Argentina tiene ambos: 116.000 muertes por corona y un aumento en la tasa de pobreza del 35 al 42 por ciento de la población desde el inicio de la epidemia.

Y las posibilidades son oscuras. Se espera que la economía nacional crezca un 5,8 por ciento este año. Pero después de una disminución de casi el diez por ciento en 2020, este es un efecto de recuperación a corto plazo. El FMI espera un crecimiento de sólo el 2,5 por ciento el próximo año, una mala cifra para un país en desarrollo.

Sin embargo, el mayor problema es que la inflación, del 47,5 por ciento, está casi en un nivel récord mundial. El gobierno maneja la prensa para financiar un déficit presupuestario del cuatro por ciento del PIB.

Gráfico

La confianza en la moneda nacional está cayendo. El dólar es más del doble del tipo de cambio oficial del peso en el mercado negro. A pesar de los altos precios de productos agrícolas como la soja, la carne vacuna y el trigo que exporta Argentina, la tesorería de divisas está vacía: el país dispone actualmente de menos de 5.000 millones de dólares para pagar grandes importaciones. Pero Argentina tendrá que transferir cerca de seis mil millones a deudores extranjeros para marzo.

Alberto Fernández

El presidente de Argentina está llevando al país a una crisis económica.

(Foto: imago imágenes / Agencia EFE)

Un estado de manía de control

El presidente de 62 años responde de manera similar a la tradición de los peronistas que han gobernado Argentina ininterrumpidamente durante más de medio siglo: más gobierno, más control, más proteccionismo.

Los precios de 1.432 artículos, desde pasta de dientes hasta harina de trigo, se han congelado hasta enero. El anexo de la orden es de 881 páginas. El ministro a cargo negocia los detalles con las empresas y los grupos de presión a diario. Los precios de bienes públicos como el agua o la electricidad no han aumentado desde finales de 2019.

Bajo la presión de los sindicatos, el gobierno interviene en el mercado laboral y prohíbe los despidos. Eso es algo ineficaz: la firma económica Ecolatina estima que solo el año pasado cerraron unas 20.000 empresas y 100.000 perdieron sus empleos permanentes. Cada día emigran 100 ciudadanos. Se dice que la comunidad de exiliados en España ha crecido en 20.000 argentinos desde el inicio del gobierno de Fernández.

Gráfico

Un país que vive en la pobreza. 46 millones de argentinos disfrutan de este proceso desde hace décadas. Hace cien años, el país era uno de los países más ricos del mundo. Ahora amenaza con convertirse en un país en desarrollo. Porque la caída ha aumentado en los últimos años.

Bombayland prácticamente ha detenido el crecimiento desde 2008: desde entonces, el PIB ha crecido en un promedio de solo 0,2 por ciento por año. El ochenta por ciento de la población argentina tuvo que aceptar una pérdida de poder adquisitivo debido a la inflación. Los salarios, convertidos a dólares, se encuentran actualmente en su punto más bajo en 15 años.

Al mismo tiempo, los ricos intentan ahorrar su dinero en el exterior: los Pandora Papers, que mostraban 30.000 cuentas en paraísos fiscales, son los cuentahabientes más mencionados por los argentinos después de los rusos y los británicos. Después de años de aislamiento de los mercados financieros internacionales debido al incumplimiento, Argentina recuperó su calificación crediticia bajo el presidente Macri entre 2015 y 2019, el precursor liberal de Fernandes en la presidencia.

Durante su mandato, el gobierno y empresas privadas tomaron prestados 100.000 millones de dólares. No parece que quede mucho en el país. Macri dice hoy que los fondos del FMI -al menos 44.000 millones de dólares- se han ido del país principalmente por temor a que regresen los peronistas.

Negociaciones crediticias con el FMI

Así que el gobierno ahora está dividido sobre si negociar activamente una deuda con el FMI o liberarla. El lastre en las negociaciones ha estado ocurriendo durante más de un año. En el período previo a las elecciones intermedias, el estado de ánimo del gobierno se volvió contra el FMI. El ministro de Economía, Martín Guzmán, quien ha estado de acuerdo con Washington, reitera que Argentina debe crecer antes de poder pagar. “No nos arrodillaremos en Washington”, dijo, para no estropear las cosas con la izquierda peronista.

Gráfico

La vicepresidenta Christina Kirschner está a cargo allí. Es uno de los políticos más poderosos de Argentina y busca alivio de la deuda en el FMI. Ella no es responsable de ninguno de los préstamos que compró Macri. “¡Argentinos primero, fuera con el FMI!” Que su hijo Máximo Kirchner, diputado, y uno de los posibles herederos de Fernández.

Junto con Christina Kirschner, marca la pauta para la “facción kichnerista” de izquierda de los peronistas. Pero Kirschner ahora está debilitado por la pérdida de su cargo como presidente del Senado. Ahora es muy posible que llame a sus partidarios radicales a las calles. En dos ocasiones, el presidente nominó a su exjefe de gabinete, Alberto Fernández, como candidato para las elecciones de 2019 porque su propio índice de rechazo entre la gente era alto.

Pero ella todavía tiene las riendas. Sin embargo, no repasó a Fernández, quien durante sus gobiernos de 2007 a 2015 demostró cómo reaccionaría ante arcas vacías, una economía en contracción y una alta inflación. Más aún el control, la malversación, la presión política sobre la economía y el apoyo del gobierno a cambio de los votos de los pobres.

La suspensión de conversaciones con el FMI es una posible consecuencia de la jugada del gobierno

Se teme que el gobierno vuelva a confiar en esta idea tras su derrota en las elecciones parciales. Como resultado, se suspenderán las negociaciones con el FMI. Ningún experto en Argentina niega actualmente tal situación. El economista Arturo Porzegansky lo deja claro: “El aumento del populismo llevará al completo aislamiento de la Argentina”.

Tal situación no podría estar en los intereses del gobierno. Fernando Sedano de US Bank Morgan Stanley Cree que el gobierno intentará negociar con el FMI después de las elecciones. “El gobierno sabe que cuanto antes comiencen las negociaciones, menor será el costo del ajuste”. Se acerca la fecha de las elecciones presidenciales de 2023.

Según el economista Eduardo Levi Yeotti, el gobierno débil intentará “engañar a su manera”: con poca buena voluntad sobre el FMI. Siempre nuevas restricciones, impuestos temporales y transferencias. Pero entonces existe el riesgo de que la inflación se acerque al 100 por ciento.

Por eso se detiene Diego Pereira JPMorgan Esta estrategia se considera demasiado arriesgada, ya que es cada vez más probable que Argentina pierda el control de su sistema monetario, como sucedió a mediados de los años setenta, ochenta y principios de los noventa. Pereira dice que el riesgo de alta inflación es mayor cuando un país experimenta una tasa de inflación anual de más del 40 por ciento durante dos años consecutivos. Eso es lo que está pasando ahora en Argentina.
Más lejos: Las antiguas estrellas de crecimiento están perdiendo el contacto