agosto 13, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Resistencia a la producción de carne en Argentina: una vez tierra de bistecs – Panorama – Sociedad

Cuando cae la noche en Buenos Aires, los entusiastas acuden en masa. En poco tiempo estaban pegando carteles en las paredes de los barrios urbanos de Palermo o Recoleta. “El vegetarianismo no es una dieta, es un enfoque ético”, dice. No hay nadie ahora que no haya oído hablar de un movimiento joven pero muy activo en los barrios acomodados de la capital argentina.

La mayoría de los carteles están ingeniosamente colocados cerca de escuelas o vías de acceso a universidades de la capital argentina. El público objetivo son principalmente estudiantes de escuelas y universidades, abiertos al debate sobre si Argentina, la tierra de la carne, debe seguir como antes o si debe haber un cambio cultural. Son una prueba visual de que el movimiento vegano por el clima y la protección animal ha llegado a la tierra de la mejor carne del mundo.

Esto plantea nuevos desafíos a la ganadería tradicional, ya que la generación más joven en Argentina hace cada vez más preguntas sobre cómo se organiza la producción de carne. Es un poco una reminiscencia del debate en Alemania, donde un movimiento de protección del clima mayoritariamente juvenil está cuestionando el sector clave de la fabricación de automóviles. En Argentina, la carne goza de un estatus de culto industrial similar.

Los activistas colocaron vallas publicitarias en todas las calles.

Pablo Andrés Bobadilla Echenik fue quien empezó a hacer las cosas de otra manera. “Soy el primer vegetariano en cuatro generaciones de mi familia”, informa el argentino de 37 años. Bobadilla Echenique cultiva un terreno en Pilar, una comunidad local de la capital. Argentina prescinde de fertilizantes químicos y pesticidas. Deja que el caballo vivo pasta libremente en su propiedad y no lo utiliza como animal de trabajo. “Tengo raíces indígenas en mi familia, entonces produzco de acuerdo con los patrones de producción originales que hacían mis antepasados”, dice.

READ  Argentina compra boleto mundialista - Vidal Karate vuela por patada

[Wenn Sie aktuelle Nachrichten aus Berlin, Deutschland und der Welt live auf Ihr Handy haben wollen, empfehlen wir Ihnen unsere App, die Sie hier für Apple- und Android-Geräte herunterladen können.]

Critica la imagen construida por la industria cárnica: “Las corporaciones que poseen grandes plantaciones no son gauchos románticos que tocan la guitarra y recitan Martín Fierro de memoria”. Estas empresas se encargan de saquear y destruir el paisaje ya que son producción industrial. Naturaleza destruida con la ayuda de fertilizantes químicos. Plaguicidas y fertilizantes necesarios En su mayoría son proporcionados por empresas internacionales, dice Bobatilla. Incluso de Alemania.

A dos horas en auto de los debates urbanos sobre el consumo de carne y sus consecuencias, Estancia “El Mirador” se enorgullece de su propia cultura de la carne. Aquí en el Gran Buenos Aires, todo está como antes: el terrateniente y ganadero Don Julio prepara un asado, un clásico asado argentino. Primero deja arder la leña que ha recogido durante una o dos horas, luego corta la carne de la vaca recién sacrificada en pequeños trozos. Luego arroja llamas de madera ardiendo debajo de la carne. Sus hijos y gauchos se sientan en una mesa de madera en un jardín campestre construido en 1860.

El ranchero Don Julio sigue disfrutando sirviendo los clásicos asados ​​argentinos.Foto: Mariano Campedella

Así lo hicieron siempre en Argentina. De repente creen que todo está mal, se preguntan aquí, lejos de los carteles y grafitis de las grandes ciudades. “El asado es bueno porque es una cultura familiar y hay que mantener viva esa tradición. Argentina lo necesita y el mundo lo necesita”, dice Don Julio, “qué tiene de malo que Argentina pueda producir alimentos para 400 millones de personas en todo el mundo”. .”

READ  Más de 100.000 casos de corona en un solo día por primera vez en Argentina | Actualmente USA | DW

Cría de ganado en pastos naturales y terrenos abiertos

Unas horas antes, los hijos y gauchos de don Julio habían convertido ganado inmaduro en bueyes. Cortaron los testículos de su escroto con un cuchillo desnudo. Es precisamente la forma en que se trata a los animales lo que critican los veganos. En cambio, explica don Julio: el animal castrado es más pacífico y, sobre todo, produce mejor carne. Eso es lo que quieren los clientes de los asadores de los barrios de Palermo o Recoleta, pero también de Berlín, Colonia o Stuttgart. El Gaucho Martín considera injustas las críticas al movimiento vegano: “Hay mujeres que protestan abiertamente contra el consumo de carne, pero usan cosméticos para su belleza donde los animales tienen que sufrir”.

Los dos movimientos se han enfrentado repetidamente, más recientemente en una feria agrícola en Buenos Aires. El video muestra a activistas atacando la cultura de la carne argentina. Siguieron acalorados debates televisivos. “El asado es un rito de iniciación para la mayoría de los argentinos”, dice Adrián Pfarretti, del Instituto para la Promoción de la Carne Argentina, sobre el tradicional asado argentino. Los productores de carne han observado durante mucho tiempo un lento cambio cultural en el comportamiento del consumidor y están tratando de reaccionar ante la creciente movimiento vegano.

“La mayor parte de la producción tiene lugar en pastos naturales y pastizales abiertos La ganadería como sistema tiene insumos muy bajos como fertilizantes y agroquímicos. “El uso de esteroides anabólicos está prohibido en el país”, enfatiza Pfarretti. Según los estudios de huella hídrica, la mayor parte del agua utilizada es agua “cruda”. Proviene de agua de lluvia y se recicla naturalmente en el ciclo del agua. Las emisiones han disminuido significativamente. desde el inicio del compromiso de Kioto (1990).

READ  Argentina lucha contra la inflación: las camas de verduras deberían ayudar, incluso los dulces

“Hay un cambio en la conciencia de la gente en Argentina”

“Hay un cambio en la conciencia de la gente en Argentina”, dice Malena Blanco del movimiento de protección de los animales y la naturaleza “Vaigot”. Es la organización la que ahora quiere asegurar un cambio de rumbo en los miles de carteles pegados en secreto por toda la ciudad. “La gente está empezando a entender la conexión entre el cambio climático, el bienestar animal, la expropiación de tierras de los pueblos indígenas por un lado y la forma en que vivimos por el otro”, dice Blanco.

La razón del cambio de conciencia es un mejor acceso a la información. Los videos de crueldad animal ahora transmiten una imagen diferente del sufrimiento animal que el sufrimiento industrial. Estas impresiones dejan su huella: por eso tantos jóvenes se niegan a comer carne en particular. No se trata solo de la protección del clima y el bienestar animal, sino también de un cambio estructural en la economía argentina, explica Blanco: “El enemigo es el sistema que hace que la riqueza de este negocio sea accesible solo a una pequeña parte de la población”.

A lo lejos, Don Julio observa con calma el debate: cree firmemente que la tradición del asado está muy arraigada en el alma argentina. “Hay pocos a los que no les gusta la carne”, dice don Julio. Por otro lado, sus hijos siguen de cerca el debate y quieren adaptar la producción a las condiciones de la nueva estructura que la hace amigable con los animales. Comprenden mucho a los vegetarianos: “Todos deberían vivir como piensan. Y nos encanta la carne. Si no lo haces, no lo hagas”.