junio 20, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Sobre el destino de los niños adoptados a la fuerza – Viernes

Sobre el destino de los niños adoptados a la fuerza – Viernes

Una tarde de otoño de 1983, el pediatra Jorge Meijit fue llamado a su casa en Agasuso, un pequeño pueblo cercano a Buenos Aires. Pronto resultó que el paciente de seis años solo tenía un resfriado, pero Meijite sintió que algo andaba mal en esta casa. La mujer que decía ser la madre del paciente era anciana. En las paredes había fotografías de un hombre con uniforme militar que se decía que era el padre del niño.

Argentina volvió lentamente a la democracia a principios de la década de 1980 después de liderar años de dictadura militar bajo el general Jorge Videla y otros coroneles. Después del golpe de 1976, la junta militar trató de suprimir cualquier oposición. Al final, unas 30.000 mujeres y hombres fueron asesinados o desaparecidos sin dejar rastro, casi todos civiles. A las prisioneras embarazadas se les permitía vivir hasta que dieran a luz a sus bebés, después de lo cual las madres eran asesinadas. Al menos 500 recién nacidos llegaron a parejas con buenas conexiones militares durante ese tiempo.

Para 1983 habían salido a la luz más de 100 de estas “adopciones”. Pero no se tomaron medidas decisivas para encontrar a los niños hasta 2021. El gobierno argentino envió cientos de pruebas de ADN a embajadas de todo el mundo porque se sospechaba que muchas de las víctimas estaban en el extranjero. El objetivo era dar un nombre a las víctimas no identificadas anteriormente e ilustrar a los hijos de los desaparecidos, conocidos en Argentina como “desaparecidos”, sobre sus verdaderos padres. A día de hoy, muchos de ellos no los conocen.

El Dr. Meijide compartió sus observaciones sobre la familia del niño enfermo con las “Abuelas de Plaza de Mayo” (Asociación Civil Abuelas de Plaza de Mayo), que buscaban niños que habían sido adoptados ilegalmente durante los años de la dictadura militar. El médico, por supuesto, no tenía una foto del niño a mano, pero como un pintor aficionado talentoso logró dibujar un letrero. Fue a los familiares de los desaparecidos. Una niña de Mar del Plata secuestrada en 1977 dijo que era compatible con su familia. Eso fue suficiente para alertar a las autoridades, que solicitaron una prueba de ADN al niño. El soldado cuya foto cuelga en la pared es George Vildoza y es oficial naval. Cuando se le ordenó comparecer ante el tribunal, entró en pánico y huyó del país, llevándose al niño con él.

Javier Benino Viñas nació en un centro de detención

El niño es ahora un banquero de 45 años que vive en Londres. Su nombre es Javier Benino Viñas, sus padres biológicos -Cecilia Viñas y Hugo Benino- fueron secuestrados en 1977. Adoptado ilegalmente por Jorge Vildoza y su esposa Ana María Grimaltos, Javier es en realidad el nieto de la mujer que creía que reconocía sus facciones. “Después del fin de la dictadura militar en 1983, hubo un giro hacia la democracia. Pronto comenzó una investigación por parte de los militares responsables”, dice Javier. “Mi padre adoptivo, que estaba muy arriba en las fuerzas armadas, sabía que iba a estar en problemas. Así que terminamos mudándonos a Paraguay y creando una nueva identidad.

READ  Equilibrio mixto en la cosecha de soja en América del Sur

La madre biológica de Javier, entonces de 30 años, fue internada en un centro de detención ilegal en 1977. Ella y su esposo, Hugo Benino, participaron activamente en grupos sindicales de izquierda contra el régimen militar de derecha. El 13 de julio de 1977 la pareja fue detenida en Buenos Aires. Cecilia estaba embarazada de siete meses. Las mujeres cautivas en el mismo lugar testificaron que sus bebés fueron puestos en brazos del oficial de la Marina Jorge Vildoza inmediatamente después del nacimiento. Según varios testigos, Cecilia pronto fue asesinada en ese campo de concentración. En los años transcurridos desde la transición a la democracia, víctimas como ella han sido encontradas en fosas comunes o arrastradas por las aguas de las playas argentinas. Drogada, fue arrojada al mar desde un helicóptero militar en la bárbara práctica de los “vuelos de la muerte”.

El historiador argentino Fabricio Laino ve una lógica cínica en las adopciones. “Los militares creían que estos niños podían ser rescatados y reeducados”, explica. “Querían sacarlos de familias en las que pensaban que se habrían criado en un entorno destructivo”.

Vildoza, ahora ex oficial naval, luego se mudó de Paraguay a Sudáfrica con su esposa y Javier, dejando a la familia de Cecilia luchando por localizar al niño. Vildosa fue acusada por sobrevivientes de uno de los campos de tortura más brutales de la dictadura, la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Los prisioneros allí fueron torturados durante años con descargas eléctricas y submarinos, y algunos fueron sometidos a mutilaciones. Más del 30 por ciento de los presos políticos en la ESMA son mujeres, que a menudo son víctimas de abuso sexual y violación en grupo. Según ex presos, la orden de tortura provino del titular de la ESMA, Rubén Chamorro, cuyo nombre, al igual que su socio, era Jorge Vildoza.

¿Secuestro por amor?

Cuando Javier tenía unos 12 años, su madre adoptiva le reveló que ella y su esposo no eran sus padres biológicos. “Fue un día muy emotivo”, dice Javier. “También dijo que si algún día quería saber quiénes eran mis padres biológicos, ella me ayudaría”. Con el tiempo, Javier descubre su verdadera identidad como hijo de “desaparecidos”. “Cuando tenía 18 años, mi padre adoptivo me contó toda la historia. Se abrió conmigo, si quieres, puedo juzgarlo. Me contó detalles impactantes sobre lo que había hecho. Yo era el único en mi familia adoptiva que lo supo – ESMA Su obra en los vuelos y la muerte”.

READ  Lobau: Dos chicos, una pasión: Argentina se entrena para el triatlón sudamericano en Neukersdorf

A fines de la década de 1990, Javier finalmente se enteró de que la familia Vinas, es decir, la familia de su madre biológica, lo había estado buscando durante casi 20 años. Decidió regresar a la Argentina para someterse a una prueba de ADN. “Al fin y al cabo, sabía casi toda la historia. Lo único que no sabía era que los Vina eran mi familia materna porque mi padre adoptivo estaba convencido de que no lo eran”. Pero el resultado de la prueba disipó mis últimas dudas. Ahora lo tenía claro: Javier era hijo de Cecilia Viñas y Hugo Benino. “Ver las fotos de mis padres biológicos por primera vez fue muy emotivo”, recuerda Javier. “Inmediatamente vi una gran similitud conmigo mismo. Cuando obtuve el resultado de la prueba, conocí a mi abuela materna y al padre de mi padre. Fue un momento muy impactante porque pensé que la prueba de ADN era el comienzo de encontrarme a mí mismo, pero para entonces ya había terminado y tenía una nueva familia.

Sin embargo, también hubo consecuencias no deseadas para Javier. La alegría de encontrar a su verdadera familia se convirtió en confusión cuando los funcionarios judiciales le pidieron que cooperara para llevar a sus padres adoptivos ante la justicia. Javier: “Dije que no estoy preparado para eso. Ciertamente entiendo la búsqueda de justicia. Pero no esperes que me involucre y me entregue a los padres adoptivos. No sería así sin ella. Tú criaste con amor. De repente lo arruiné todo y dije: ‘Estas son malas personas, las mataré’. Declaré ‘odio’, una petición imposible. Mis padres adoptivos me querían mucho. Huyeron del país, se escondieron y huyó de la Interpol durante más de 20 años”. La reacción de Javier es común entre los hijos de desaparecidos, muchos de los cuales dicen que los traficantes actuaron por amor, y que a menudo mantienen relaciones con sus padres adoptivos incluso después de conocer la verdad.

Juramento sobre la tumba de los asesinados

“Les inculcaron ciertos valores”, cree el jefe del grupo de apoyo psicológico en “Abulas”. “Hay familias donde los niños adoptados son criados por padres para quienes todo lo que dicen o enseñan los militares es supremamente cierto. En tales casos, es muy difícil convencer a los adoptados de que fueron criados por los responsables directos de la muerte de sus verdaderos padres. .”

READ  Argentina: Brotes de dengue en Libertador

Más de 1.000 torturadores y asesinos argentinos ya han sido llevados ante la justicia. Hay condenas en 700 casos. Otros acusados ​​siguen prófugos. Fue gracias a las “abuelas” que se hicieron públicas al final de la dictadura que se inició la búsqueda de niños adoptados ilegalmente. Con pañuelos blancos en la cabeza, realizaron una protesta pacífica frente al Congreso Nacional, exigiendo información sobre sus hijos e hijas desaparecidos. Hasta el día de hoy, son un símbolo de valentía para luchar por la justicia.

Hasta el momento, se han encontrado 132 de los aproximadamente 500 niños secuestrados. Por último, pero no menos importante, “Abuelas” creó una red en países europeos y lanzó una campaña global bajo el lema #ArgentinaTeBusca (Argentina te busca). Quienes tengan dudas sobre su identidad pueden comunicarse con “Abulas” y consultar con la Embajada Argentina más cercana. La muestra luego se envía a la Base de Datos Genética Nacional en Buenos Aires. “Como el ADN de los niños no se puede comparar con el de los padres desaparecidos allí, siempre que es posible se usa el ADN de los abuelos”, dice Mariana Herrera, quien dirige la base de datos.

A principios de 2022/23, “Abulas” anunció el hallazgo de otros dos niños “robados”, al tiempo que advirtió que no había tiempo que perder. Se deben tomar medidas de inmediato, los abuelos de los adoptados forzados morirán gradualmente. Estela de Carloto, actual presidenta de Abuelas, tiene 92 años. “Poco después del asesinato de mi hija Laura, juré sobre su tumba que nunca pasaría un día sin luchar por justicia para ella y su esposo. Le prometí que encontraríamos a todos los niños secuestrados”, promete. “Nuestra vida es hacer esto”. Su hija Laura tenía 22 años cuando el ejército la asesinó en 1978. Dio a luz a su hijo Guido mientras estaba bajo custodia. Estela de Carloto lo encontró en 2014 – “en un infierno de miseria sin fin durante décadas”.

“Entiendo que el impulso por la justicia y la expiación es fuerte”, dice Javier. “Estoy feliz de haber podido acercarme a la verdad y la justicia en mi familia biológica y mi familia adoptiva. Pero créanme que fue muy difícil. E incluso después de 45 años, todavía no estoy seguro del destino de mis padres biológicos. .”

lorenzo tondo Hay cardias – Reportero

elena bajo Trabaja en Buenos Aires como editor freelance guardianes