agosto 11, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

The Clown Must Go: Pride Comes Before Fall, y Boris Johnson también

Su partido ha respaldado promesas incumplidas, pero la aprobación colapsada expone a Boris Johnson como un fraude. Este puede ser el motivo equivocado, pero al menos la democracia británica aún puede deshacerse de un líder incompetente.

En los años en que Boris Johnson todavía tenía éxito, todo era al mismo tiempo. Personaje de broma y salvador, hombre de pueblo y sinvergüenza elitista, político pragmático y populista oportunista. No se le hizo ningún daño, al contrario: su ego era lo suficientemente grande como para encubrir diferencias políticas en su partido conservador, como las que existen entre los neoliberales y el ala social. Johnson también pudo sobrevivir a muchos escándalos y daños colaterales a su inquebrantable confianza en sí mismo durante un tiempo increíblemente largo.

Pero ahora la escala está llena El payaso debe irse.. Sus números de encuesta son interesantes. favorSus ministros abandonaron el cargo de primer ministro en masa y se convirtió en una carga para su partido. Se trata solo marginalmente de política, lo cual es una pena, porque Johnson también fracasó aquí, hizo trampa y mintió aquí también.

Johnson ha sido muy crítico durante mucho tiempo con el pilar que negoció con la Unión Europea su predecesora, Theresa May: la regulación estaba destinada a garantizar la prevención de una frontera difícil entre el norte y la república en la isla de Irlanda. En 2018, Johnson describió este compromiso como un “chaleco explosivo” envuelto en la constitución británica. Solo un año después, Johnson, el primer ministro, ahora negoció el Protocolo de Irlanda del Norte con la Unión Europea, que reemplazó al puntal. El resultado directo del acuerdo fue que los controles aduaneros entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña se hicieron necesarios, algo que Johnson negó enfáticamente. El problema no se ha resuelto hasta el día de hoy.

READ  Lambrecht no tiene tiempo para la fragata Bavaria en Wilhelmshaven

Tantas mentiras

Johnson también dejó atrás una economía muy lejos de la Gran Bretaña en auge que prometió como resultado del Brexit. La revista Atlantic escribió en uno: “Hace apenas una década, el británico medio era tan rico como el alemán medio”. Analítica. “Ahora son alrededor de un 15 por ciento más pobres”.

Su partido habría apoyado artimañas políticas y falsas promesas, pero al final Johnson flaqueó en la suma total de sus escándalos, incluso sobre todo. “Puerta de la fiesta” y el caso de pincher, que reveló que Johnson es, en esencia, un narcisista sin principios. Tratar con él se ha convertido en una cuestión moral y estratégica para su partido: ¿Se puede conciliar la lealtad al primer ministro con valores conservadores? Y quizás de manera crucial, ¿puede el Partido Conservador ganar las elecciones con él?

Un número creciente de sus colegas de partido ahora están respondiendo a ambas preguntas con un no. La resignación es buena para la cultura democrática en Gran Bretaña, aunque no termine con la crisis política del país. Pero al final fueron tantas mentiras.

La renuncia de Johnson subraya una regla general básica para comunicar un escándalo político: lidiar con él suele ser más peligroso que las acusaciones reales. Pero también muestra que las figuras políticas que se consideran intocables terminan cayendo en esta arrogancia, si el sistema democrático sigue intacto.