noviembre 29, 2021

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

8.600 kilómetros por Argentina a caballo

Marcos Willem cruzó toda la Argentina con tres caballos, desde las interminables extensiones de la Pampa sobre la Cordillera de los Andes hasta la Dierra del Fuego. Después de estar en la silla de montar durante más de un año, su viaje de regreso a sus necesidades esenciales ha terminado.

BUENOS AIRES – Marcos William ha existido un poco durante el año pasado. Ha visto los exuberantes pastos de la Pampa y los picos de los Andes, ha cabalgado a través de arroyos y bosques, enfrentándose con valentía a los vientos helados y al sol abrasador.

El joven de 29 años recorrió unos 8.600 kilómetros con sus tres caballos en su travesía por Argentina. Después de estar en la silla de montar durante 14 meses, ahora ha regresado a Buenos Aires. Acompañado de una escolta policial, voló el domingo a la capital argentina, visitó la residencia de su familia en el elegante barrio de La Regolletta, cruzó el famoso monumento de la Avenida 9 de Julio y finalmente se reunió en el Estadio Couchos. El distrito recibió la Exposición Agrícola de Palermo.

Arqueología de cuentos populares indígenas

“Siempre he soñado con hacer este viaje”, dice Villamil. “Es una excelente manera de conocer nuestro país”. De hecho, la equitación está profundamente arraigada en la cultura argentina. Gaucho, amante de la libertad, deambula al aire libre con sus caballos, uno de los arquetipos del folclore local. “Mis caballos me abrieron muchas puertas durante el viaje”, dice Villamil.

El aventurero creció en medio de la vibrante capital de Argentina, pero pasó sus vacaciones en el huerto familiar de la provincia de Buenos Aires. Allí aprendió de la vida rural sencilla y montó en sus propios caballos. Ya en 2014, recorrió más de 1000 kilómetros por la provincia de Buenos Aires.

READ  Gabriel Petito murió asfixiado, dice el forense

Sal con Mora, Wayra y Tordo

Cuando William, un ingeniero agrícola, estaba a punto de ser ascendido a un trabajo en un banco en Buenos Aires en 2020, renunció sin más preámbulos y comenzó a planificar su gira por Argentina. “No hubiera viajado con el nuevo cargo”, dice Villamil. “Lo lamentaré por el resto de mi vida”.

En septiembre de 2020 partió con sus tres caballos, Mora, Viira y Torto. Desde la provincia de Buenos Aires vía Pampas, pasando por el Valle del Río Negro hasta la Cordillera de los Andes y al sur hasta la Diorra del Fuego. “Viajaba unos 35 kilómetros al día”, dice William. “Después de diez días de montar a caballo, siempre me tomaba un descanso de cinco días para curar a los caballos”.

Tuvo que planificar cuidadosamente su ruta para llegar a los sitios de alimentación y riego a tiempo, especialmente en la Patagonia escasamente poblada. “Algunas fincas están a 300 kilómetros”, dice Villamil. “A veces no veo a los demás”.

READ  Personal electoral de Georgia despedido, acusado de recortar solicitudes de votantes

Incluso situaciones peligrosas

En su viaje por Argentina nunca estuvo en peligro real, pero hubo una u otra situación delicada. Un fuerte viento sopló sobre Santa Cruz, y el caballo y el jinete fueron arrojados casi a un valle, y en otra ocasión uno de los caballos se asustó y pateó a William en el estómago. “Si te lastimas gravemente en estas áreas remotas, se acabó”, dice el joven de 29 años. “Luego, después de seis meses, encontrarán tu cuerpo”.

William trajo caballos con un remolque desde la ciudad de Usuay en General Argentina hasta General Pico en la provincia de La Pamba y desde allí cabalgó hacia el norte hasta la frontera con Bolivia. Desde La Guaca en el norte del país, nos dirigimos hacia el sur por las provincias de Salta, Sago, Cilantro y Entre Ríos y nos dirigimos de regreso a Buenos Aires.

Volver a lo esencial

Para no sobrecargar a los animales, William los intercambiaba todos los días: montaba a caballo, cargaba un segundo equipaje y corría sin un tercer peso. En los días de descanso, se proporcionó forraje concentrado además de la hierba. El propio Villamizh se alimentó con humildad. “Comía muchas nueces y frutos secos, casi siempre me saltaba el almuerzo y siempre había pasta por la noche”, dice.

Para el joven de 29 años, viajar por Argentina es un regreso al estado original, un regreso a lo esencial. “Crecí en la gran ciudad, fui al teatro, fui a conciertos, conocí a amigos en restaurantes”, dice la abuela Willam, de Hamburgo. “Aún así, no me sentí solo en mi viaje. Viví muy activamente, centrándome en los pájaros o en ciertos aromas. “Dpa

READ  Intenso recorrido en canoa por Argentina por la protección del medio ambiente | Mundo | DW