febrero 25, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Aleksandar Vucic: el hombre varonil de Belgrado

Aleksandar Vucic: el hombre varonil de Belgrado

Hay muchas historias sobre el presidente serbio, Aleksandar Vucic, y todas dicen lo mismo en diferentes versiones: el hombre tiene problemas psicológicos. Algunos afirman que es maníaco-depresivo, colérico, impredecible y vengativo. Otros dicen que simplemente está loco.

No hay que tomarse en serio todas estas historias, hay que descartarlas, pero sí hay que mencionarlas. Es más que un simple insulto, es el resultado del largo reinado de Vucic. Y todo aquel que lo publica también expresa su impotencia.

Gran parte de la sociedad serbia se siente a merced de Vucic. Desde que se convirtió en primer ministro del país en 2012, ha ido adaptando gradualmente el sistema político a su persona. Ha socavado tanto la democracia y debilitado todos los mecanismos de control hasta el punto de que no teme a las elecciones, sino todo lo contrario. Le encantan las elecciones. Se ha planteado varias veces desde 2012, la última vez en abril de 2022. Está previsto que los serbios vuelvan a votar el domingo.

¿Por qué? Porque el presidente siente que tiene que demostrar una vez más a sus oponentes que es el político más popular del país. En los últimos meses ha habido grandes protestas contra Vucic, provocadas por dos incidentes violentos. En mayo, un niño de 13 años mató a nueve personas en una escuela de Belgrado y dos días después, un hombre fue asesinado a tiros en un pueblo cercano. Belgrado Ocho personas. Las dos masacres traumatizaron a la sociedad serbia y enviaron a miles de personas a las calles durante semanas para manifestarse contra la violencia.

READ  Noticias de Ucrania: el presidente de los Estados Unidos, Biden, promete más ayuda militar a Ucrania

Aunque esto pueda parecer generalizado al principio, está llegando a un punto crítico en un país donde el lenguaje de la violencia lo impregna todo: los medios, la sociedad y la política. Vucic habla a menudo como un gamberro del entorno de Belgrado, con el que mantiene excelentes relaciones hasta el día de hoy. Amenazas veladas, intimidación extrema y agresión obvia: estas son las herramientas estilísticas del presidente. No sólo lo utiliza en la política interna, sino que de vez en cuando permite que el hombre varonil, que no evita el combate, esté presente también en la escena internacional. Esto se observó recientemente durante la visita del Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, a Belgrado. Mientras que Stoltenberg se expresó diplomáticamente en la rueda de prensa conjunta a pesar de las numerosas diferencias, Vucic se sintió de pronto sorprendido. Atacó a los albanokosovares como un matón que golpea a un transeúnte en la calle. Stoltenberg estaba claramente molesto por el espectáculo que estaba presentando Vucic.

Criminales de guerra como informantes

En el oscuro rincón político del que proviene Vucic, la violencia es un medio reconocido y legítimo de hacer valer intereses personales. En 1993, dos años después de que comenzara la sangrienta desintegración de Yugoslavia, Vucic se unió al Partido Radical Serbio liderado por el ultranacionalista Vojislav Šešelj, uno de los peores agitadores de los Balcanes que fue declarado culpable por un tribunal de las Naciones Unidas de crímenes contra la humanidad. Vučić cantó la canción de su maestro. En 1995, amenazó a los bosnios en el parlamento, diciendo: “Si matan a un serbio, mataremos a 100 musulmanes”. Unas semanas más tarde, las milicias serbias capturaron el enclave bosnio de Srebrenica y mataron a 8.000 hombres musulmanes en unos pocos días. Esta fue la mayor masacre en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial.

READ  Rusia: La policía rusa arresta a un ciudadano estadounidense por una publicación en las redes sociales

Vucic dijo más tarde que su declaración fue sacada de contexto. Como Primer Ministro, calificó las masacres de Srebrenica como “atrocidades brutales”, pero fue directamente responsable de ellas. Serbia No respondió a este crimen masivo. De 1998 a 2000, fue Ministro de Información bajo el presidente serbio Slobodan Milosevic, quien pronto sería sometido a un consejo de guerra en La Haya. Milošević murió allí bajo custodia. Cuando era ministro de Información, Vucic estaba enojado con la OTAN, que bombardeó Serbia en 1999 para detener las matanzas en Kosovo.

El hecho de que criminales de guerra como Šešelj y Milošević fueran sus mentores no perjudicó la carrera de Vucic. ¿pero porque? Para encontrar una respuesta hay que mirar tres ciudades: Belgrado, Berlín y Bruselas.

“Héroe serbio”

En Belgrado se puede comprobar a simple vista que no se han solucionado los crímenes del pasado. En las paredes de las casas de la ciudad se puede ver una fotografía del general serbobosnio Ratko Mladic con la inscripción “Héroe serbio”. Mladic es el carnicero de Srebrenica, motivo por el cual el tribunal de la ONU lo condenó a cadena perpetua por crímenes contra la humanidad. Las ruinas quemadas del Ministerio de Defensa yugoslavo, bombardeado por la OTAN en 1999, todavía se encuentran hoy en el paisaje urbano. El esqueleto de la casa que albergaba la televisión estatal y que también fue bombardeada por la OTAN sigue en pie hoy.

No muy lejos, en el parque Tasmagdan, hay un pequeño monumento conmemorativo. Está dedicado a los niños que han sido víctimas de la “agresión de la OTAN”. Título: “¿Cómo eran los niños únicos?” Tan inocente como todos los demás en Serbia, esa es la implicación. No hay rastro de los perpetradores. También es el lema de Vucic, que se refuerza lo más posible en los medios que controla: Nosotros, los serbios, somos víctimas. ¡Yo, tu jefe, te devolveré el respeto en el mundo!

READ  Corona: Día de la Libertad - Dänemarks neue alte Freiheit