febrero 8, 2023

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Argentina está alborotada después de ganar la Copa del Mundo

– Argentina celebra. El país es el campeón mundial de fútbol por tercera vez, y millones de personas animan en cafés, restaurantes y lugares públicos.

Millones de personas en Argentina celebraron alocadamente el título de su equipo nacional liderado por la superestrella Lionel Messi en la Copa del Mundo en Qatar.

Los fanáticos en la capital Buenos Aires y en las calles de muchas partes del país sudamericano vitorearon, lloraron y temieron durante el thriller final contra Francia. El equipo de fútbol dirigido por Messi y Ángel Di María venció a Francia 4:2 por penales en el Lucille Stadium a 10.000 kilómetros de distancia.

Messi (minuto 23) y Di María (minuto 36) anotaron para poner el 2-0 en el medio tiempo, con fanáticos argentinos vitoreando en muchos lugares a la vista del ganador de la Copa del Mundo en un soleado día de verano en el hemisferio sur. Ya fue confirmado como se ve en la TV. Mientras tanto, Francia pudo desahogar su alegría después de empatar 3-3 y el penalti crucial de Gonzalo Montiel puso el 4-2, y rindió homenaje a su superestrella criticada a menudo.

Buenos Aires se convirtió en zona de fiesta

“¡Campeones del mundo! La Argentina de Messi toca el cielo en Qatar”, escribió el conocido diario argentino “La Nazion”. En Buenos Aires, hinchas ataviados con las camisetas rayadas celestes y blancas de la “Albiceleste” con banderas y tocados argentinos se congregaron alrededor del obelisco en el centro de la ciudad. Entre otras cosas, idearon el metro, que convirtieron en una zona de fiesta con canciones y saltos alegres, u organizaron conciertos de bocina y vuvuzela cuando llegaban en sus propios vehículos.

READ  Argentina permite la reexportación de alimentos y aceite de soja

El área ya estaba cerrada al tráfico, los autobuses dejaron de circular, las tiendas cerraron temprano y se intensificaron las medidas de seguridad. A partir de la tarde, Buenos Aires y otras ciudades invitaron a la gente a ver fútbol junto a pantallas gigantes, mientras bares y restaurantes ofrecían ofertas especiales.

Un rayo de esperanza en una crisis económica perpetua

Las esperanzas de Argentina de un primer título de la Copa del Mundo desde 1986 y un tercero en la general aumentaron después de vencer a Croacia 3-0 en las semifinales. La tensión se sintió en cada rincón de la capital y en cada rincón del país de Diego Maradona. La importancia del fútbol en el país es inmensa. El inmenso éxito deportivo representa un rayo de esperanza en la perenne crisis económica de Argentina con la inflación. “La alegría de todo un país – Argentina campeona del mundo”, resumió el sentimiento en un titular del diario “Clar”.

Algunos también siguieron su superstición para el éxito. El presidente argentino, Alberto Fernández, vio la final en su propio terreno. Detrás de esto se esconde una larga tradición de los dirigentes argentinos: luego de que los sudamericanos cayeron 1-0 ante Camerún en el Mundial de Italia de 1990, bajo la presidencia de Carlos Menem, quisieron mantenerse alejados de la ‘Albiceleste’. “Juegos en la Copa del Mundo.