octubre 5, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Argentina lucha contra la inflación: las camas de verduras deberían ayudar, incluso los dulces

Argentina ha estado luchando contra la alta inflación desde el final de la Segunda Guerra Mundial. La población contribuye al pragmatismo cotidiano. Los movimientos sociales luchan contra el hambre. Uno controla al gobierno a través de sus propias encuestas de precios.

A unos 60 kilómetros al noroeste de la capital argentina, dos hombres arrojan calabazas de color marrón claro en la parte trasera de un camión de reparto. Al lado del edificio del club “La Riviera de Mathieu” hay un campo de maíz, con muchas mujeres en el segundo campo cosechando tomates y pimientos. En la casa de al lado, un gallo deambula entre sus gallinas ponedoras. “Hace unos diez años, esta era una tierra muy desarrollada”, dice Carlos Caravaggio, quien se despide de los asistentes y señala la dirección de las plantas de calabaza. Crecen bien.

El hombre de 42 años es miembro de la organización Barrios de Pie – Libres del Sur. Él y sus vecinos plantaron aquí hace unos años porque no tenían dinero para comprar comestibles. Desde finales de 2019, se han asociado con la empresa para brindar cursos de capacitación patrocinados por el estado en el cultivo de hortalizas y han ampliado los campos durante las epidemias. Carlos Carvajal es responsable de una hectárea y otra de actividades deportivas. Los cultivos que provienen de este y otros jardines se venden a los miembros por una fracción del precio de mercado abierto. Los Barrios de Pi es uno de los mejores movimientos sociales de Argentina. El gobierno subsidia a los productores de vegetales por su compromiso.

Carlos Carvajal coordina el trabajo en el sitio.

(Foto: Roland Peters)

El virus corona está obstaculizando el crecimiento económico en todo el país, y la segunda economía más grande de América del Sur está acumulando una deuda internacional que debe cambiarse constantemente. El gobierno del presidente Alberto Fernández está tratando de frenar la alta inflación a través de controles de precios y cambios. Bajo su predecesor, Mauricio Macri, millones de personas se han visto empujadas a la pobreza desde 2017, y el número ha ido en aumento cada año desde entonces. Al igual que en Belén de Escobar, el autocultivo es una de las muchas formas en que el gobierno y los movimientos sociales buscan aliviar el sufrimiento de los sectores desfavorecidos de la población.

READ  Argentina: Cargos contra el expresidente Macri

La tasa de pobreza ahora supera el 40 por ciento, la más alta desde la crisis que siguió a la quiebra del estado en 2001. Casi un tercio de los 45 millones de argentinos viven en el anillo urbano de Canberra alrededor del centro de la ciudad de Buenos Aires. La tasa de pobreza allí aumentó del 35 por ciento en 2017 al 54,3 por ciento el año pasado. El gobierno comenzó a imprimir para financiar la lucha contra las epidemias y la ayuda financiera a la población y la economía: el banco central elevó la oferta monetaria en un 52 por ciento y retiró grandes cantidades de la circulación mediante la emisión de bonos. Esto se destaca por los altos precios en la vida cotidiana de 44 millones de argentinos.

Esto no es nuevo: en términos generales, el país ha estado permanentemente afectado por una alta inflación desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Pero una inflación del 46,3 por ciento en el primer año de la epidemia es mucho incluso para los estándares argentinos. Además, los precios de los alimentos aumentaron más rápidamente que otros productos básicos. Las reformas de ingresos regulares no se han seguido durante mucho tiempo. El salario mínimo está por debajo del umbral de la pobreza extrema y la gente no tiene suficiente dinero para alimentarse adecuadamente. Por eso, movimientos sociales como los Barios de Pi constantemente salen a las calles, cortan vías de circulación y acampan frente a los ministerios, exigiendo más apoyos y empleos.

Leños y estufa de barro

En la parte trasera del edificio del club, la hierba ha crecido sobre algunos bancos y una gran bomba hierve sobre los árboles. El horno de barro detrás de él ayudará a hornear rápidamente. La mamá de Carlos Carvajal está contenta con las verduras que salen de la huerta porque las subvenciones estatales y comunitarias nunca son suficientes. Desde hace diez años el club suministra comedores sociales a niños y jóvenes futbolistas para que no pasen el día de mañana con el estómago vacío después de los entrenamientos. Cuando comenzó la actual crisis económica bajo el expresidente Macri, sus padres de repente se pusieron en fila.

En la construcción de caparazones son visibles algunas paredes, que deben expandirse gradualmente. El dinero para materiales de construcción es muy escaso, pero el proceso debe continuar. Docenas de niños y familias vienen y mueren de hambre todos los días. A medida que se acerca el invierno, bastará con lonas gruesas y lonas de plástico gruesas.

Copia de OI000111.JPG

Uno de los huertos de Belén de Escobar – y un puñado de tomates.

(Foto: Roland Peters)

Nadie abre un comedor de beneficencia así. Solo en el Belén de Escobar, Barrios de Pie – Libres del Sur 14 opera 1450 personas en el Gran Buenos Aires de 650 personas. A nivel nacional, el movimiento opera actualmente 2.800 centros de ayuda para 200.000 argentinos, pero esto muestra solo una parte de la dimensión: para 2020, 11 millones de personas en todo el país contaban con la ayuda de los comedores populares. Las iglesias, las ciudades, las comunidades y, sobre todo, están dirigidas por movimientos sociales, que ahora se cuentan por decenas de miles.

READ  5 aspectos culinarios destacados de la región patagónica de Argentina

Este año la inflación ya supera el 20 por ciento Además de la pobreza y el hambre, la devaluación permanente del dinero tiene consecuencias mucho menos dramáticas y cotidianas. Los cajeros en Argentina actuarán con asombro y gratitud cuando el cliente pague correctamente. Por ley, los supermercados tienen que dar la vuelta si no son capaces de entregar el cambio correctamente a favor del cliente. Por lo tanto, a menudo prefieren cobrar billetes pequeños, que pueden valer menos en general que emitir uno más grande. Incluso hay un fabricante ahora que anuncia una funcionalidad adicional para sus postres en el empaque: puede leer “Adecuado para reemplazo” allí.

Control de precios una vez al mes

El vicepresidente Alberto Fernández fue Christina Kirschner, quien se desempeñó como jefa de Estado durante ocho años. Bajo su mando, la población argentina y las empresas han limitado las compras de dólares para proteger el peso desde 2011. Surgió el mercado negro de dólares y euros, con sus correspondientes tipos de cambio. La agencia estatal de estadísticas, el Índice, comenzó a informar que la inflación era más baja de lo que realmente era. De esta manera quería establecer la confianza en el peso. No funcionó. Desde entonces, los entusiastas del Gran Buenos Aires han estado recopilando sus propias cifras de precios para el carrito de compras. Mientras tanto, la Comisión de Estadística vuelve a trabajar con estadísticas reales. Un peso argentino vale actualmente medio euro. El billete más grande es de 1000 pesos, que equivale a 5 euros.

Sergio Zamponi conduce su vieja furgoneta hacia el estacionamiento de un gran supermercado. Uno de los coordinadores de Barrios de Pi, de 62 años, recibe hoy a dos asistentes a la recogida de premios. “Aquí la mayoría de las veces nadie nos causa ningún problema, lo cual es muy difícil en las pequeñas tiendas de barrio porque a veces nos echan”, dice Alejandra Pace. Una vez al mes, ella y Cecilia Sánchez buscan una lista de productos de varias páginas al precio más barato en sus tiendas locales. “Este es un trabajo muy importante y lo apoyamos para nuestro personal”, dice Sergio Zamponi. Finalmente, verifican que la línea de pobreza esté establecida correctamente.

Copia de OI000098.JPG

Alejandra Báez y Cecilia Sánchez

(Foto: Roland Peters)

Los asistentes recorren los pasillos, buscan productos y completan sus listas. Tomó media hora, luego el trío regresó al estacionamiento y envió algunas fotos de teléfonos celulares como prueba de trabajo a un equipo de chat organizado por más de 20 inspectores. Alejandra Báez y Cecilia Sánchez presentaron precios de cada una de las cuatro tiendas, y los datos son producidos por una empresa de estadísticas acreditada. De esta manera, los ayudantes crean presión para ajustar los salarios y generar apoyo gubernamental para la realidad.

READ  Estilo coucho: via Argentina a caballo - entretenimiento

Las dos mujeres no se conocen, pero hablan de sus condiciones de vida como viejas amigas: los adultos de la familia ahorran dinero para una dieta equilibrada y para los niños. “Solo comemos una vez al día, pero los niños no pueden pagarlo y todavía lo necesitan”, dice Alejandra Pace. En el almuerzo, habrá algo para los padres solo si el comedor de beneficencia cercano está abierto. Las mujeres consiguen trabajos con subsidio del gobierno porque no encuentran a nadie en el sector privado, sus parejas son trabajos ocasionales.

Si bien la situación no era feliz, era peor en el antecesor de Fernández, dice Alejandra Pace: “Con Macri no pudimos pagar las cuentas. Por eso votamos por este gobierno”. En pleno verano, cuando la epidemia lo asfixiaba, marchó con decenas de miles más frente al Ministerio de Asuntos Sociales en Buenos Aires; De dónde proviene la financiación de los comedores populares y los proyectos. “Tenemos que luchar por lo que necesitamos”, dice.