noviembre 30, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Argentina no pudo recuperarse de la agitación

El gobierno de centroizquierda de Alberto Fernández en Argentina asumió meses antes de la pandemia del coronavirus. Desde entonces, una crisis ha seguido a la siguiente. En julio se reemplazó a tres ministros de Economía y en agosto la fiscalía estatal presentó cargos contra la poderosa vicepresidenta Christina Kirchner. Por último, pero no menos importante, el intento de asesinato de Christina Kirchner el 1 de septiembre, que afortunadamente fracasó, fue la culminación de la crisis hasta el momento.

En Argentina, la pregunta de qué presidente no peronista sería el primero en llegar a su mandato se ha planteado durante mucho tiempo. Solo ganó el neoliberal Mauricio Macri el 10 de diciembre de 2019 cuando Alberto Fernández lo ganó en las urnas. Lo que logró Macri tras la victoria electoral de Juan Perón en 1946 no se lo concedió a ningún no peronista. Su legado se sigue contando de derecha a izquierda en torno al partido de justicia peronista PJ.

Ahora surge por primera vez la pregunta de si el gobierno peronista sobrevivirá hasta el final de su mandato, que se extiende hasta el 10 de diciembre de 2023. El gobierno de centroizquierda de Alberto Fernández está en aguas difíciles. El invierno de Argentina resultó más severo que nunca y era muy incierto si la próxima primavera traería mejoras.

El gobierno de Alberto Fernández fue un compromiso amplio desde el principio. Por iniciativa de la expresidenta Cristina Kirchner, surgió una alianza tripartita de izquierda a derecha. La izquierdista Cristina cedió el paso al centrista Alberto Fernández, quien “solo” se presentó a la vicepresidencia, Fernández logró sumar al peronista de derecha Sergio Massa y le prometió la presidencia de la Cámara de Representantes. Massa jugó un papel decisivo en la división del campo peronista en dos bloques en 2015, presumiblemente ayudando a Macri a ganar.

El compromiso fue recompensado con la victoria electoral. Pero con la crisis económica agravada por la pandemia de Corona, fue muy difícil mantener el alto el fuego durante todo el período electoral. A juicio de Cristina Kirchner, el escollo fue el ministro de Economía, Martín Guzmán, que venía de afuera y no tenía el olor peronista de la cuadra.

El economista, que trabajaba en la Universidad de Columbia en Nueva York, concluyó con el odiado Fondo Monetario Internacional (FMI) en enero de 2022 que por el momento se podría evitar una nueva bancarrota de la Argentina, contra Cristina Kircher y él mismo. Seguidores: No hay respuesta en el interior. Argentina debe $ 44 mil millones (actualmente alrededor de € 44 mil millones) al FMI: el ex presidente Mauricio Macri se hizo cargo de esta deuda en 2018.

READ  Rea está justo por delante de Razgatlioglu y Bautista

Sin el visto bueno de los partidos de oposición en torno a Macri a mediados de marzo de 2022, el acuerdo con el FMI no habría pasado al Senado, ya que la facción de izquierda kirchnerista del oficialista Frente para Todos votó en contra, agudizando la crisis de gobierno.

Alberto Fernández reemplazó al otrora renombrado científico Guzmán como ministro de Economía en una medida que llamó la atención como un golpe de Estado. Las maniobras políticas no eran lo suyo. Frustrado por los repetidos ataques de los partidarios del vicepresidente, Guzmán finalmente tiró la toalla a principios de julio. Sus críticos del ala izquierda del partido peronista lo acusaron de ser demasiado entusiasta con los planes para reducir el déficit presupuestario. Una fuente del gobierno, que pidió permanecer en el anonimato, dijo a Reuters que la renuncia de Guzmán se debió a la falta de apoyo político a su agenda.

Guzmán guardó silencio sobre el motivo de su renuncia, pero sus llamamientos posteriores dicen mucho: el presidente Fernández debe resolver los conflictos dentro de la coalición gobernante de centroizquierda para que el próximo ministro no enfrente dificultades similares. La siguiente ministra fue una ministra: Sylvia Patakis, confidente de Christina Kirchner. De 2011 a 2015 fue ministro de Economía de la provincia más poblada de Buenos Aires y es cercano a la empresa kirchnerista La Gambora, fundada en 2006 por el hijo de Cristina, Máximo.

Lo que parecía una victoria de las posiciones de política económica de Cristina Kirchner resultó ser un breve episodio de una lucha por el poder intraperonista. Patakis estuvo en el cargo solo 24 días. Un día después de su toma de posesión en el FMI en Washington, se decidió su destitución. La controversia sobre la dirección de la política fiscal y económica continuó incluso después de la salida de Guzmán. Finalmente, los poderosos gobernadores provinciales se aburrieron. Insistieron en la reconciliación y la remodelación del gabinete.

Se salieron con la suya: Sergio Massa, quien quedó tercero de la coalición tripartita desde 2019, se convirtió en el nuevo ministro de Economía con poderes adicionales, como solicitó Guzmán.Además de Economía, su superministerio incluye los sectores de manufactura y agricultura, anteriormente independientes. . Se adapta bien al nuevo departamento dado que el ministro de Producción, Matthias Guelfass, fue despedido a principios de junio después de que criticara públicamente a Christina Kirchner por impedirle fijar los precios del gas y la electricidad.

READ  Argentina gana primer "finalismo" en 29 años

Al presentar sus lineamientos, Massa dejó en claro que quería seguir el ejemplo de Guzmán en materia de ahorro. Su primera prioridad es reducir el déficit presupuestario primario, que excluye los pagos de intereses y capital del servicio de la deuda. Como acordó Guzmán con el FMI, se reducirá a 2,5 por ciento del PIB. Actualmente se sitúa en el tres por ciento, por lo que cumple las normas de Maastricht de la UE, pero no las del FMI.

Sobre todo, Ucrania quiere lograr ahorros a través de subsidios más específicos para los precios de la energía, que ejercen más presión que nunca sobre el presupuesto estatal debido al aumento de los precios mundiales de la energía como resultado de la guerra. Desde agosto el Gobierno, bajo la dirección de Massa, introdujo la “segregación de pagos” para que los más pudientes no se beneficiaran de los subsidios que todo el mundo ha podido reclamar desde la crisis de 2001.

Masa quiere introducir un tope de consumo de energía subvencionado por hogar y anunció que el consumo de agua se desacoplará a partir de septiembre. Solo se subvencionan las asignaciones básicas, y los grandes consumidores tienen que financiar su consumo adicional a mayores costos. Según Masa, las medidas le ahorrarán al Estado “500 mil millones de pesos al año”. Este es el 0,5 por ciento del PIB por el cual se debe reducir el déficit presupuestario.

Queda por ver si el cálculo es correcto. Las declaraciones de Massa no fueron aprobadas por unanimidad. El 17 de agosto, cientos de miles de manifestantes marcharon frente al parlamento de Buenos Aires. Los sindicatos y diversas organizaciones políticas y sociales habían convocado. Exigen que los salarios, las pensiones y las prestaciones sociales se ajusten a la inflación. La manifestación no estaba abiertamente dirigida contra el gobierno, sino que pedía “políticas decididas a favor de los sectores más débiles de la sociedad y contra los grupos económicos concentrados”.

Las protestas se vieron ensombrecidas unos días después por denuncias de corrupción contra Christina Kirchner. El 22 de agosto, los fiscales pidieron una sentencia de prisión de 12 años por cargos de corrupción. Kirchner goza de inmunidad y aún no se ha decidido si un tribunal federal seguirá a la fiscalía, pero las emociones están muy altas en Argentina.

READ  Vía Argentina a caballo

Tras el veredicto de la fiscalía, los opositores de Kirchner marcharon frente a su casa en el exclusivo barrio de Recoleta, donde está enterrado el ícono de Evita Perón, para insultarla. Sus numerosos seguidores respondieron de inmediato, acudiendo en masa a su casa y desde entonces han estado realizando una vigilia. Su lema: “Si tocas a Christina, cosecharás un motín”.

Fue a partir de esta reunión del 1 de septiembre que se activó el asesino, identificado por la policía federal como Fernando Andre Sabac Montiel, un brasileño de 35 años. Según la policía, ya tiene antecedentes penales por posesión de un arma de fuego. Se le considera un extremista de derecha confeso. Estuvo tan cerca: La pistola fue lo único que le salvó la vida a Christina Kirchner. Un tiro en la cabeza a corta distancia, como el intento de un asesino documentado por las cámaras de televisión, suele ser letal. Un intento fallido de asesinato no ayudará a calmar la situación.

El día después de que el gobierno anunciara un día libre para que la gente participara en la manifestación, todo estuvo tranquilo. Miles de personas se concentraron en la Plaza de Mayo para mostrar su solidaridad con Cristina Kirchner y exigir el fin de la violencia política.

El presidente Alberto Fernández hizo lo mismo el día que fue asesinado. “Esto es lo peor que ha pasado desde que se restableció nuestra democracia”, dijo el jefe de Estado en un mensaje grabado difundido a la medianoche. “Christina sobrevivió porque el arma con cinco balas, aunque se disparó, técnicamente no disparó por una razón que aún no se ha confirmado”, dijo. Nos llamó a no perder ni un minuto más para “prohibir la violencia y el odio del discurso político y mediático”.

El intento de asesinato podría al menos reunir a los peronistas en guerra. Esto no se puede esperar para Argentina en su conjunto.

Artículo aparecido en Noticias de América Latina 579