abril 21, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Argentina se está quedando sin dinero y las provincias imprimen sus propias economías

Argentina se está quedando sin dinero y las provincias imprimen sus propias economías

El presidente de Argentina, Javier Mille, repite una frase como un mantra: “No, hey plata”, el dinero se acabó.

Por supuesto, eso no es un error: las arcas del estado están vacías y las deudas se han disparado a más de 350 mil millones de dólares. Por otro lado, se podría decir que Argentina tiene más dinero que menos: actualmente hay en circulación más de diez mil millones de billetes de la moneda nacional, el peso, más que nunca, y esta es la razón. El billete más caro es el de 2.000 pesos, que prácticamente no vale más de 1,50 euros. Además, hay dólares que los argentinos tradicionalmente utilizan para ahorrar, preferiblemente en efectivo y muchas veces escondidos debajo del colchón. Los funcionarios fiscales no necesitan saberlo todo. Sin embargo, algunos expertos creen que Argentina posee el diez por ciento de todos los billetes estadounidenses en circulación en todo el mundo.

En resumen: claro que hay dinero, y ahora está el “bogate”. El nombre es un acrónimo de “Bono Cancelación de Teuta”, un pagaré emitido por la provincia argentina de La Rioja. Prefiere usarlo para pagar cuentas y sueldos, pero el bogate también sirve para pagar impuestos dentro de la provincia o comprar en el supermercado.

Los billetes son coloridos y no pueden seguir el ritmo de la realidad.

de uno Cusimoneda Por eso hablamos de moneda rápida en Argentina. La idea no es nueva: durante la última gran crisis de 2001, las provincias del país sudamericano comenzaron a imprimir sus propios bonos. En Formosa, al norte, estaba “Poganfor”, y en Tierra del Fuego, al sur, estaba “Letras”. En Mendoza, al pie de los Andes, se pagaba con petrom, pero en la provincia de Buenos Aires con patacón. En aquel entonces, McDonald's tenía su propio menú, el “Batacombo”: dos hamburguesas con queso, papas fritas y un refresco por cinco patagones.

A veces había en circulación más de una docena de monedas rápidas, pero por muy coloridas que fueran las notas, la realidad era sombría: casi el 60 por ciento de la nación que alguna vez fue rica cayó por debajo del umbral de pobreza debido a la crisis, y cientos de miles perdieron sus ahorros y trabajos.

Es cierto que La Rioja ahora quiere empezar de nuevo Cusimoneda La publicación evoca recuerdos traumáticos y oscuros presentimientos para muchos en Argentina. Sin embargo, en la propia administración provincial dicen que no tienen otra opción: el Gobierno central no ha transferido los pagos a los que realmente tiene derecho La Rioja, por lo que tienen que ayudarse con bocats en lugar de pesos.

Los expertos financieros advierten que una moneda rápida podría provocar más caos y miseria. Y el gobierno dice que Bocade puede incluso ser ilegal. Sólo una persona lo observa con calma: Javier Mili. El jefe de Estado se autodenomina “anarcocapitalista”, refiriéndose al mercado en lugar del Estado, y cuanta más competencia, mejor, incluso cuando se trata de monedas. Milli dice que sólo una cosa debe quedar clara: después de la crisis de 2001, el gobierno no ayudará a pagar las deudas que eventualmente se acumularon. Cusimonedas fueron creados. Porque como dije: No hay flata de heno.