julio 25, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Argentina vota: otra vez al borde de la inflación

Argentina vota: otra vez al borde de la inflación
  1. pagina de inicio
  2. Política

En Argentina, la tercera economía más grande de América Latina, la tasa de inflación ronda el 115 por ciento. ©LUIS ROBAYO/AFP

En Argentina, la inflación está llevando a más y más personas a la pobreza, mientras que otros viven en el lujo, y ahora hay elecciones. Un seguidor de extrema derecha de Trump podría utilizar la crisis en su propio beneficio.

Es una mañana inusualmente fría en Buenos Aires. Este año la primavera sigue reinando en la capital argentina, incluso a mediados de octubre. En Villa Soldieri, un barrio pobre del suroeste, un viento frío sopla por las calles estrechas. Los jornaleros, artesanos, limpiadores y trabajadores domésticos suelen vivir en casas sin revocar. Aquí, en los suburbios, la glamorosa Buenos Aires es una ciudad típica latinoamericana.

La gente se queja de que aquí la delincuencia va en aumento, el tráfico de drogas va en aumento y hay pocas oportunidades para los jóvenes. Pero, sobre todo, muchos de ellos sufren en sus mentes y en sus bolsillos los efectos de la crisis económica. Soldieri es uno de los muchos distritos de la metrópoli donde la proverbial crisis argentina se ha manifestado en las últimas décadas.

“Cada día son más las personas que piden comida”

Poco antes del mediodía, mujeres, ancianos y niños con suéteres gruesos y chaquetas de invierno esperan frente al centro comunitario con bolsas de tela que contienen grandes contenedores Tupperware. A las doce en punto se abre la puerta corredera pintada de colores del centro comunitario: “¿Quién es el primero?” pregunta la chef Rita Trocha. Dos docenas de personas se alinearon rápidamente. Hoy tenemos una sopa caliente con pollo y espaguetis. “Cada día son más las personas que piden comida”, afirma Trocha. En “Olla comunitaria”, la cocina comunitaria de Schlachti, se sirven entre 200 y 300 comidas cada día.

La tercera en la fila es Ramona Carrera, un ama de casa de 52 años que lleva tres meses llevando comida aquí. Pide cuatro raciones: para ella, su marido y sus dos hijas en crecimiento. “Me negué durante mucho tiempo porque me daba vergüenza, pero hace tres meses ya no pude más”. El marido de Carrera gana 9.000 pesos diarios como albañil. En mayo costaba 18 euros. A mediados de octubre eran sólo nueve euros. La inflación se lo come todo. Así que por la mañana tomamos té de mate con galletas para la familia. “Pero no te llena”. Luego dirígete al comedor social a la hora del almuerzo… ¿y por la noche? ¿Qué más hay en la nevera? Carrera no cree que llegue a fin de mes. “A veces no sabemos cómo vamos a pasar el fin de semana”.

READ  Reinas del Vino en Argentina: ¿Tradición o Sexo?

Cada vez que el peso vuelve a perder valor frente al dólar, los precios suben

La gente de Schlachti y de todo el país ve cómo el dinero se les escapa de las manos como arena y los precios suben mensualmente, a veces incluso semanalmente. Todo sigue subiendo: alquileres, billetes de autobús, contratos de telefonía móvil. El precio de la leche, el pan y especialmente la carne, que son tan importantes para los argentinos, aumentó un 30 por ciento sólo en agosto. Cada vez que el peso vuelve a perder valor frente al dólar, los precios suben.

Aunque los salarios en Argentina han aumentado más de 400 por ciento en los últimos cinco años, la inflación ha sido más rápida en algunos aspectos, casi 600 por ciento. Como resultado, el 40 por ciento de los 46 millones de habitantes de Argentina son ahora oficialmente pobres. Sin comedores populares como el de Villa Sclachi, la miseria sería aún mayor.

Miley, la favorita electoral: activista de extrema derecha, anarcocapitalista, fanática de Trump y Bolsonaro

Ahora el nuevo presidente será elegido el domingo. Hay muchos indicios de que Javier Mille (52), un completo outsider con ideas radicales y propuestas arriesgadas, puede ganar la carrera. Porque la gente está harta de los partidos establecidos que no pueden revertir la espiral descendente que lleva décadas.

El economista de extrema derecha Javier Millay durante la campaña electoral en Argentina.
El economista de extrema derecha Javier Mille tomó la delantera en las elecciones presidenciales de Argentina el domingo. © LUIS ROBAYO / AFP

Y Milei es una destructora de sistemas. Un político desconocido hasta hace poco, economista televisivo, polemista de extrema derecha, capitalista anarquista autoproclamado, partidario de Donald Trump y Jair Bolsonaro. Durante mucho tiempo se ha manifestado en contra del comercio de armas e incluso en contra de la venta de partes de cuerpos y de niños. Es precisamente este fanatismo lo que lo hace elegible a los ojos de millones de argentinos. Algunos dicen que el país está saltando al abismo con él como presidente potencial, mientras que otros advierten de caer en el abismo.

READ  Día feminista en Argentina: "No le tenemos miedo a Miley"

La tasa de inflación anual es casi del 140 por ciento.

¿Pero qué significa esto en Argentina? El país y su gente han estado bailando al límite durante décadas. De alguna manera la vida continúa. El país sudamericano vive actualmente con una inflación que fluctúa entre el seis y el doce por ciento. Mensual. La tasa de inflación anual es casi del 140 por ciento.

Por todas partes hay proyectos de ayuda con cocinas y comedores para los hambrientos, como el de Villa Slachi. Actualmente hay 35.000 personas. A menudo están dirigidos por grupos vecinales formados durante la última gran crisis a principios de la década de 2000. Algunos cuentan con el apoyo de organizaciones de ayuda internacional y el gobierno argentino también proporciona alimentos.

182 proyectos sociales contra la miseria argentina

El gobierno también ha lanzado un total de 182 planes sociales para apoyar al pueblo. Desde bienestar infantil y apoyo a madres solteras hasta honorarios de trabajo social. El ministro de Economía, Sergio Massa, quien también es el candidato presidencial del peronismo gobernante, ha estado ofreciendo recortes de impuestos y bonificaciones a los trabajadores formales e informales y a los pensionados durante semanas. Según una encuesta de 2022 del Organismo de Monitoreo Social de la Universidad Católica Argentina (ODSA), más de la mitad de la población recibe al menos una forma de asistencia social del Estado.

A pocas semanas de las elecciones en Buenos Aires, la capital de Argentina.
Mucha gente vive en condiciones miserables en la capital, Buenos Aires. © LUIS ROBAYO / AFP

Estos programas estatales y comedores sociales son una red de seguridad esencial, dice Laura Toledo de “La Poderosa”, una organización que administra un comedor social en Slachi. Sin ellos, insiste Delgado, la pobreza será peor y la gente saldrá a las calles y saqueará como en crisis anteriores. Sólo “La Poderosa” opera 140 comedores sociales en todo el país.

Hace 70 años era uno de los países más ricos del mundo.

Pero todavía ves imágenes confusas por todas partes. En una ciudad rica como Buenos Aires, la gente hambrienta saquea los contenedores de basura por la noche y familias enteras esperan frente a los restaurantes por la noche para recibir los restos de comida. El número de mendigos en los hoteles ha aumentado significativamente.

READ  Argentina: La inflación se disparó más del 270 por ciento

Hace 70 años, el estado agrario de Argentina era uno de los países más ricos del mundo, con un crecimiento per cápita superior al de Europa occidental. Los expertos dicen que no hay otro país en el mundo que haya retrocedido de una de las economías más ricas del mundo a un país en desarrollo en un siglo.

Frenesí consumista en los barrios de moda de Buenos Aires

Las imágenes de pobreza contrastadas con el marcado consumismo en los distritos de moda de Buenos Aires son, en última instancia, una cara de la misma moneda. Los restaurantes están llenos, los teatros y salas de conciertos están “agotados”. Si tienes dinero, lo gastas en lugar de ponerlo debajo del colchón. Porque mañana su valor disminuirá. Sólo en las primeras tres semanas de octubre, el peso perdió casi un tercio. Por eso, incluso a medianoche, decenas de personas hacen fila frente a las pizzerías y heladerías más concurridas de la milla de entretenimiento de la Avenida Corrientes. Miles de turistas de Brasil, Chile y Europa cambian sus dólares y euros al tipo de cambio semilegal “azul” y viven en Argentina como dioses en Francia.

En el corazón de Buenos Aires, a una hora en auto de Villa Schlachty, Sergio Berenstein se sienta en su oficina y contempla la locura y las tragedias de su país y su capital. “Buenos Aires es muy hermosa”, dice el conocido analista y encuestador, contemplando la ciudad desde su oficina en el piso 12.

De hecho, en muchos lugares la metrópoli parece una mezcla de París y Roma, con muchos edificios de los períodos neoclásico, ecléctico, art déco y art nouveau. Los cafés callejeros, las amplias avenidas, los camareros. La ciudad rezuma generosidad y magnanimidad en muchos lugares que no coinciden con el caos crónico en el segundo país más grande de América Latina.