enero 26, 2023

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

BUENOS AIRES: Más de cuatro millones de hinchas argentinos son Messi & Co.

Otro clásico: solo en Buenos Aires más de cuatro millones de personas están de pie y reciben a la Albiceleste como una campeona. Quieren ver la Copa del Mundo. La mayoría lo verá en el cielo.

El parasol bloquea la vista del balcón del palacio de gobierno, la Casa Rosada. Él debe ir. Entonces el responsable a 20 metros de distancia la cantó hasta la muerte. Corto el martes poco antes de las 4pm en la Plaza de Mayo. La gente está esperando al campeón mundial. El edificio está decorado, el sol cae a plomo desde el cielo azul pálido y se erigen las torres de altavoces. Todo parece encaminado a un recibimiento similar al que le dio Diego Maradona a Argentina con la Copa del Mundo hace 36 años.

Lourdes Reyna y Gabriela Rios frente al Palacio de Gobierno en Buenos Aires

(Foto: Roland Peters)

“Llevamos aquí desde las 7 de la mañana y fuimos los primeros en el obelisco”, dice Lourdes Reyna, de 23 años. “Nunca vi a Argentina como campeona del mundo”, dice mientras lucha por contener las lágrimas. Junto a él está Gabriela Ríos, de 45 años. “Vi el título anterior cuando era niño en 1986. Ese día está grabado en mi memoria”. Ahora ha traído a su hijo, que quedó traumatizado por la final de 2014.

La euforia que se apoderó de 45 millones de argentinos tras la tanda de penaltis del domingo no ha disminuido. El gobierno declaró brevemente un día libre para recibir el trofeo. Más de 4 millones de personas se mueven en Buenos Aires y camino del campamento de la selección, los medios argentinos escriben que nunca ha habido más gente en las calles en la historia del país. Cuando volvió la democracia en 1983, menos de la mitad.

READ  Renta Básica en Argentina: Crisis económica estimula necesidades

el salvador viene

El grupo recorrerá un circuito que incluye la calle del desfile 9 de Julio en el centro de Buenos Aires, a unos quince minutos a pie del Palacio de Gobierno. Pero los planes siguen cambiando. Por todas partes gente, gente, el cielo es azul y blanco, corren por las carreteras, se aprietan por las calles anchas, se sientan en faroles, balcones y azoteas alrededor, bailan, encienden bungalows, tambores se mezclan con canciones. Maradona, con un sombrero árabe, mira a la multitud desde la fachada.

Los minoristas venden camisetas con lemas de Lionel Messi “¿Qué estás mirando, idiota” y jerseys con la tercera estrella; Una réplica pequeña del trofeo de la Copa del Mundo cuesta 500 pesos, alrededor de 1,20 euros, y una grande cuesta diez veces más. De las láminas, Messi es un salvador o un apóstol o Diego Maradona, con quien se para frente a la Iglesia de los Dioses. Ambos se pueden ver en un mural más grande que la vida en una esquina de la calle. El color brilla fresco.

Messi y los demás se fueron al mediodía, pero su autobús descapotable se arrastró, frenando a la multitud ansiosa por experimentar un pedazo de historia. En el centro de la ciudad, las personas pueden estar informadas sobre lo que está sucediendo a través de conocidos y familiares sentados en casa frente a la pantalla del televisor, si tienen acceso a Internet, completamente abrumados por la sobrecarga de información. Probablemente sea la pregunta más frecuente del día: ¿Dónde está el trofeo? La búsqueda de una respuesta se convierte en una búsqueda del tesoro.

READ  Nach einem Monat Pause: exportaciones argentinas Exportaciones más amplias Rindfleisch

Dos hermanos se sientan a la sombra de un enano, bebiendo Fernet Franca con cola. “Queríamos ver a los jugadores, pero aparentemente cambiaron de rumbo”, dice Diana Bandiella, de 32 años. “¡Pero está bien, somos campeones del mundo!” Ella se ríe desde el fondo de su cara. “Hay muchas diferencias en este país, pero el fútbol nos une”, dice su hermano menor, Nahuel Peralta. A muchos argentinos les está yendo mal económicamente, por lo que hace mucha falta un motivo de alegría como el título.

Aviones de combate y Messi en el cielo

Nahuel Peralta y Daiana Pandiella están agradecidos de estar fuera de problemas.

Nahuel Peralta y Daiana Pandiella están agradecidos de estar fuera de problemas.

(Foto: Roland Peters)

De repente, cuatro aviones de combate barrieron la calle del desfile y maniobraron alrededor de la gran efigie de Evita Perón pegada en la fachada del Ministerio de Asuntos Sociales: un homenaje a los campeones del mundo, dijeron los medios más tarde. Mientras tanto, la tripulación dispersa lentamente a la multitud. A veces su autobús se descompone y el grupo logra recorrer la mitad de los 30 kilómetros hasta el corazón de la celebración en unas cuatro horas.

Los funcionarios dudan de que el autobús venga por esa ruta. Madness on the Autobahn lleva a los campeones del mundo al cielo. Ahora abordan helicópteros. Cuando los helicópteros aparecen sobre el palacio de gobierno, estallan vítores, ondean banderas y rocían confeti que nubla la vista desde el balcón. “Ven, canta conmigo”, saltan todos exigiendo: “Porque encontrarás un amigo / De la mano / Con Leo Messi / Llegaremos hasta el final”.

Como todos saben, el helipuerto detrás de Palacio de Gobierno, la Copa del Mundo y la selección nunca han estado tan cerca. Pero nadie lo usa. Los helicópteros despegaron de nuevo. Los medios argentinos ya sospechaban que el equipo no sería visto en el palacio de gobierno. Quiere evitar que su visita tenga una dimensión política.

READ  Argentina exige retomar negociaciones por polémica Malvinen

Después de interminables minutos de espera, llega la noticia de los informantes en casa: la Albiceleste ha regresado a la sede de la selección. Lourdes Reyna y Gabriela Ríos están decepcionadas, a veces dan la vuelta y se van como tantas otras. Aquí no verás el equipo ni el trofeo. Pero al menos pueden adivinar a Messi en el cielo. Allí flotó.

(Este artículo se publicó por primera vez el miércoles 21 de diciembre de 2022).