diciembre 1, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Cambio climático y contaminación: 500 millones de personas preocupadas por el Nilo

Cambio climático y contaminación
500 millones de personas deberían preocuparse por el Nilo

El río Nilo no solo es uno de los ríos más largos del mundo, sino que también es el alma de todos en el noreste de África. Pero el cambio climático podría cambiar eso. El fértil delta está amenazado por el aumento del nivel del mar. Pero hay otros problemas.

Los faraones la adoraban como una deidad y el alma de África, pero el cambio climático, la contaminación del agua y el uso humano extensivo están afectando cada vez más al Nilo. Quinientos millones de personas dependen del segundo río más largo del mundo con una longitud de 6.500 km, desde su cabecera hasta Egipto.

“El Nilo es lo más importante para nosotros”, dice Mohamed Dachoma, de 17 años, que cultiva con su familia a orillas del Nilo en Alti, Sudán. Pero en los últimos 50 años, el caudal ha disminuido de 3000 metros cúbicos a 2830 metros cúbicos por segundo. Según las proyecciones de las Naciones Unidas (ONU), la cantidad de agua podría disminuir hasta en un 70 por ciento como resultado de varias sequías en el este de África.

El lago Victoria, la mayor fuente de agua del Nilo después de las lluvias, también puede secarse debido a la sequía y la evaporación, entre otras cosas. Ante escenarios tan sombríos, los lugareños están tratando de reducir la escorrentía del lago. Pero según los expertos, las represas solo aceleran el desastre.

Además, durante los últimos 60 años, el Mediterráneo ha erosionado entre 35 y 75 metros del delta del Nilo cada año. Según Naciones Unidas, si el nivel del mar subiera un metro, podría desaparecer un tercio de esta zona tan fértil. Esto podría obligar a nueve millones de personas a huir.

En la desembocadura del Nilo, los afloramientos de Damietta y Rashid que alguna vez desembocaron en el Mediterráneo en el norte de Egipto han desaparecido. Entre 1968 y 2009, el mar devoró tres kilómetros en el delta del Nilo: debido a la débil corriente, el río no pudo contener el mar, que subió unos 15 centímetros durante el siglo pasado debido al cambio climático.

Sedimentos de la presa alta de la presa de Asuán

Desde la construcción de la presa de Asuán en la década de 1960, los sedimentos ricos y oscuros, que formaron una barrera para proteger el país durante miles de años, no han ido más allá del sur de Egipto. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), si las temperaturas continúan aumentando, el Mediterráneo avanzará hacia el delta otros 100 metros anuales.

Esto también afecta a los agricultores de arroz y maíz del río Nilo. La sal del Mediterráneo ya se ha filtrado en la mayor parte del país, matando y debilitando las plantas. Para compensar la salinidad del suelo, los agricultores tienen que bombear más agua dulce del Nilo. Además, falta sedimento como fertilizante. La finalización de la presa Grand Renaissance en Etiopía puede exacerbar la situación en los próximos años.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el Mediterráneo podría acabar tragando 100.000 hectáreas de las mejores tierras agrícolas. Eso sería desastroso para Egipto, ya que entre el 30 y el 40 por ciento de la producción agrícola del país proviene del delta del Nilo.

La situación es similar a la del vecino Sudán, donde la mitad de la población de 45 millones vive a orillas del Nilo, que cubre dos tercios del consumo de agua. Las poblaciones de los dos países se duplicarán para 2050, mientras que las temperaturas aumentarán entre dos y tres grados al mismo tiempo.

La función del Nilo como fuente de energía también está amenazada: en Sudán más de la mitad de la electricidad proviene de la energía hidroeléctrica, en Uganda el 80%. Pero ahora la gente está experimentando cortes de energía frecuentes: “Si bajan las lluvias, se reducirá el potencial hidroeléctrico”, dice Revocatus Twinomuhangi, un experto en cambio climático en Kampala, Uganda. Ya en los últimos cinco a diez años, “hemos visto un aumento en la frecuencia y severidad de las sequías, fuertes lluvias e inundaciones y calor”.

Fuente: ntv.de, Menna Zaki, Grace Mitsiko, Bassem Abouulabas y Sarah Benhaida, AFP

READ  ¿La derrota de Einstein en el campo de la teoría cuántica?