julio 2, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Cultivo de soja en Argentina – “Bebemos veneno”

Ambai, un pequeño pueblo en Argentina: A dos horas en coche desde Córdoba, puedes ver campos de soja a la vista. El segundo embalse más grande de la vecina provincia está contaminado por mercurio y arsénico.

“Estamos parados en las orillas del embalse del río Tesero y tenemos un jardín de soya cerca de nosotros”, la aldeana Maria Kodoy señala el agua. “Córdoba tiene una ley que prohíbe el uso de pesticidas cerca del agua. Pero lo hacen de todos modos.

La soja se cultiva en Argentina tres veces más que en Baviera. Un tercio de los 53 millones de toneladas que se producen anualmente proceden de la provincia de Córdoba.

Hija muere de insuficiencia renal

No solo es una de las áreas de cultivo de soja más importantes del país, sino también un centro de resistencia a las toxinas ambientales utilizadas en los jardines. Está liderado por mujeres como Maria Kodoi y Sofia Gadiga. “Yo vivía a 50 metros de un campo de soja”, dice. “Echaban pesticidas, y cada vez que los niños se enfermaban, mi hija moría de una enfermedad renal. No aceptabas la muerte de tu hijo. Así que investigué qué estaba pasando aquí. Muchos niños del barrio usaban máscaras porque tenían leucemia y las madres llevaban pañuelos en la cabeza debido a la quimioterapia.

142 muertes por cáncer en el barrio

Hoy las mujeres son conocidas en toda Argentina: las madres de Idujinko. Se manifestaron en las calles, reuniendo pruebas y documentando enfermedades: irritación de la piel, asma, malformaciones o cáncer en recién nacidos. Después de años de lucha, las mujeres llegaron a la corte, que les permitió usar los pesticidas a dos kilómetros y medio de su casa. Dos hombres han sido condenados a tres años de prisión por rociar pesticidas e insecticidas a los residentes del área de Iduzaingo. En ese momento ya había 142 muertes por cáncer en el distrito. Eso fue en 2012.

Ese mismo año, Monsanto anunció la construcción de la planta de semillas transgénicas más grande de Argentina en Malvinas, Córdoba. Las madres de Itusaingo, junto con los lugareños, ocuparon durante cinco años el terreno en el que se iba a construir la fábrica. “Hubo un gran movimiento a nivel nacional”, dice Katika. “Cuando pasó algo en Malvinas, la Argentina se movió por todos lados. Nos golpearon y nos amenazaron. Pero con la diligencia de todos lo logramos de todos modos.

Consumo máximo de glifosato por ciudadano

Monsanto tuvo que abandonar la construcción de la fábrica. Pero la lucha de las mujeres cordobesas no ha terminado. En 2016, el Grupo Bayer comenzó a adquirir la empresa, eliminando el nombre de Monsanto, una empresa química con sede en Leverkusen. El resto es el controvertido herbicida glifosato y el mayor comercio de Argentina: aquí se rocían más de 200 millones de litros al año, lo que convierte a Argentina en el país con el mayor consumo per cápita de glifosato del mundo. Bayer también obtiene buenos beneficios con la soja modificada genéticamente.

READ  Portofino anuncia contratos por más de 27.000 hectáreas de proyectos de litio en Salta, Argentina - 02/03/22 - Noticias

El 84 por ciento se exporta: frijoles, alimentos, aceite o biodiesel. Mientras que la soja y el aceite de soja se exportan a China, los alimentos derivados de la soja acaban en los tanques de alimentación de la agricultura industrial en Europa.

Marcos Fillardi es abogado de derechos humanos y miembro del Consejo de Soberanía Alimentaria de la Universidad de Buenos Aires. En la Feria del Libro de La Capital presenta su libro, que critica la agricultura que ha instaurado en Argentina desde la década de 1990. “Este modelo de agroindustria, que se basa en semillas transgénicas y agrotóxicos, comenzó con dos promesas”, dice. “Primero, esta nueva tecnología es necesaria para combatir el hambre mundial y Argentina debe contribuir a ello. Es un mito, porque el hambre mundial no ha disminuido, sino que ha aumentado. La segunda promesa es que el uso de venenos agrícolas disminuirá. .

Empresas alemanas venden pesticidas en América Latina

El mercado mundial de pesticidas está actualmente controlado por cuatro empresas transnacionales. Dos de ellos son de Alemania: Bayer y BASF. La Fundación Heinrich estima que ambas empresas generan la mitad de sus ventas anuales mundiales a partir de pesticidas. A medida que se prohíben más y más pesticidas en Europa, las empresas los venden en América Latina.

Por lo tanto, las organizaciones ambientalistas alemanas han exigido que dejemos de exportar productos tóxicos a países extranjeros. Pero esta vez no se trata de una cuestión política. Sofia Gadika, hija que murió por insuficiencia renal, así quiere seguir luchando. “Las enfermedades y los defectos solo aparecerán después de muchos años. Hemos bebido el veneno y seguiremos luchando. No se detendrá en detener la fumigación de pesticidas en un lugar en particular.

READ  "Buenos Aires está más tranquila de lo habitual" - 11FREUNDE

¡Suscríbete a nuestro boletín de fin de semana!

Las discusiones y sugerencias culturales más importantes de la semana, van directamente a la bandeja de entrada de su correo electrónico todos los viernes.

Gracias por registrarte!

Le hemos enviado un correo electrónico con un enlace de confirmación.

Si no ve el correo electrónico de confirmación de registro en su bandeja de entrada, verifique su carpeta de correo no deseado.

¡llegar de nuevo!

Ya te has suscrito a este boletín.