abril 23, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Cumbre argentina en Roma: el Papa y Miley se acercan

Cumbre argentina en Roma: el Papa y Miley se acercan

La solemne misa papal del domingo en la Basílica de San Pedro tardó mucho hasta llegar al “momento Argentina”. Sólo después de la bendición final el Papa Francisco se acercó a su compatriota, el presidente Javier Millay, en silla de ruedas, y lo saludó con una sonrisa radiante y un apretón de manos. Miley se levantó involuntariamente, se inclinó hacia adelante y le dio al Papa un abrazo entusiasta. Posteriormente, el Papa estrechó la mano del resto de la delegación.

Durante casi 90 minutos, el jefe de Estado argentino se sentó a una distancia adecuada, varios metros en diagonal detrás del trono papal, y el contacto visual fue imposible. En el servicio no se mencionó ni una sola vez la patria del Papa o del presidente; la ocasión marcó la primera vez en la historia de la Iglesia que un argentino fue canonizado.

El Papa canonizó al “tío Antula” (1730-1799) en latín. También se celebró la Santa Misa en el idioma oficial de la Iglesia Universal. A veces el Papa no pronuncia la homilía en español en los “Eventos Latinoamericanos” en la Basílica de San Pedro. Predicó en el idioma italiano del obispo de Roma. Todo esto subraya que el nuevo santo debe ser ahora un modelo a seguir para la Iglesia católica en todo el mundo.

Ningún comentario ni gesto “argentino” del Papa

Al fin y al cabo, se tradujo al italiano y al español un manual con textos en los que los fieles pueden leer las oraciones. También en la flota había muchos argentinos, algunos de los cuales colocaron sus grandes banderas azul, blanca y azul con el sol en el medio sobre las barreras. Querían decir que, en su opinión, el segundo país más grande de América Latina está de fiesta en el servicio.

Dos obispos de Argentina oraron en el altar; Otro, el cardenal Víctor Fernández, estaba en la primera fila de cardenales. Pero el importante argentino, ni Jorge Mario Bergoglio ni el Papa Francisco, se dejaron obligar a hacer un comentario o un gesto “argentino”.


Los elementos HTML (por ejemplo, vídeos) están ocultos. Habilite las cookies relevantes aquí para mostrar elementos.

Incluso la recomendación para la invitada real, Mili, se leyó en italiano. Decía: “Dios, amigo de la paz, da a nuestros gobernantes la sabiduría de la conversación y la voluntad de trabajar juntos por el bien común, superar la división y buscar la unidad”.

Esto contrasta marcadamente con lo que está sucediendo actualmente en Argentina, donde el programa de reformas y austeridad extrema de Miley ha provocado tensiones políticas y protestas. Los medios del país asolado por la crisis han informado ampliamente sobre los nombramientos de Miley en Roma estos días. Provenientes de campos políticos tan opuestos, se superaron mutuamente con especulaciones sobre lo que ambos tenían que decirse.

Respecto al nuevo santo, hay menos que decir sobre la cuestión de qué podría decirle el Papa, que ha sido caracterizado como “socialista”, al presidente ultraliberal. ¿Le dará más apoyo que una bonita foto en el Vaticano?

“La gente quiere conocer a su pastor”

Mucha atención se ha centrado en la cuestión de si el cardenal Bergoglio, una figura prominente en Argentina, regresará a su país de origen once años después de ser elegido Papa. Con una inflación superior al 200 por ciento, las huelgas y oleadas de protestas parecen estar llegando al fondo. Esta no es la primera vez que un Papa intenta influir en los acontecimientos políticos en su tierra natal. Pablo VI hizo esto en Italia y Juan Pablo II lo hizo a mayor escala en Polonia.

Las expectativas son altas en casa. El Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Ignacio García Cuerva, dice: “La gente quiere encontrar a su Pastor. Todos lo estamos esperando. Queremos verlo, escuchar sus palabras. Necesitamos su presencia física. En nuestro país”.

La delegación argentina en Roma dijo que si el Papa prometería a Miley un viaje a Argentina se decidiría el lunes por la mañana cuando los dos hablaran en detalle. Un abrazo muy cálido en la Basílica de San Pedro me pareció un buen comienzo.