abril 21, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

TV estatal en Argentina: cierra a medianoche

TV estatal en Argentina: cierra a medianoche

El presidente de Argentina, Javier Milei, cierra la agencia estatal de noticias Télam. Todavía hay resistencia en el país.

Los manifestantes sostienen carteles.  Las señales dicen

Experimento de protesta: trabajadores de Telám protestan por cierre de agencia de noticias Foto: Enrique García Medina

Buenos Aires taz | Es un proceso aterrador. 48 horas después de que el presidente libertario argentino Javier Milei anunciara el cierre de la agencia estatal de noticias Télam en su primer discurso ante el Congreso a principios de marzo, todos los empleados fueron despedidos. “Cabe señalar que a partir del domingo 3 de marzo del presente año, a las 23:59 horas, todos los empleados de Télam quedarán libres de sus labores con sueldo continuo durante siete días”, señala el escrito.

Las entradas a los dos edificios de la agencia de noticias en Buenos Aires estaban acordonadas con vallas metálicas y custodiadas por unidades policiales la noche del lunes mientras seguían llegando telegramas de excomunión a los buzones digitales de 755 víctimas. Ha sido desde entonces sitio web de la agencia Cerrado por reformas.

Los sorprendidos periodistas que se encontraban en uno de los edificios dieron la noticia ellos mismos, alertaron a sus colegas y filmaron el confinamiento. “Cerraron la agencia estatal de medios Telum a medianoche. “El gobierno está librando uno de los peores ataques a la libertad de expresión en 40 años de democracia”, dijeron en la plataforma digital X. Quienes intentaron llegar a trabajar el lunes por la mañana no lo lograron debido al bloqueo.

“Esto no tiene absolutamente nada que ver con cuestiones de información, pluralismo de los medios o libertad de expresión, sino que se trata de cumplir lo que el presidente prometió durante la campaña electoral. Ahora el presidente ha dado instrucciones para implementarlo”, afirmó el portavoz presidencial Manuel Atorni. Télam ha tenido ahora una pérdida de 24 millones de dólares, añadió.

Historias desde los rincones más remotos

La agencia de noticias cuenta con una larga historia. Fue fundada en 1945 por el entonces presidente Juan Domingo Perón bajo el nombre de 'Télenoticiosa Americana' (luego abreviado a Télam) y pretendía crear un contrapunto a instituciones dominantes en Estados Unidos, como United Press International (UPI) y Associated Press ( AP). ) 78 años después, comprende una red de 27 pequeñas corresponsales en todo el país, informando desde los rincones más remotos del país, cumpliendo una función única que una agencia privada no puede realizar.

Los principales usuarios son los pequeños medios de comunicación que utilizan estos informes locales en sus ediciones impresas, sitios web o transmisiones de radio y televisión. Según Télam, al mes se entregan cerca de 20.000 artículos, noticias, audios y fotografías a más de 800 clientes privados.

“¿Te imaginas dejar el edificio abierto para que lo puedan tomar?” La presidenta Miley objetó cuando se le preguntó si esto era una exageración. “Hemos decidido con el Ministro de Defensa que pondremos vallas y que nadie podrá entrar al edificio”. Los periodistas ciertamente no armaron ningún escándalo, explicó Miley. “Pero hay 100 barrabravas (matones) en Delam”, se quejó.

Antes de asumir el cargo el 10 de diciembre, Millay ya había anunciado la privatización de los medios de comunicación estatales, en particular la TV Pública, Radio Nacional y la agencia de noticias Télam. “La televisión pública se ha convertido en un mecanismo de propaganda. No creo que exista un ministerio de propaganda secreto: debería privatizarse. Lo mismo se aplica a Radio Nacional y a la agencia de noticias Telem. “Todo lo que pueda estar en manos del sector privado, estará en manos del sector privado”, declaró este hombre de 53 años, fiel a su ideología radical de mercado. Sin embargo, todavía no se habla de cierre.

La televisión como medio de propaganda

Radio y Televisión Argentina (RTA) fue fundada en 2009 bajo la entonces presidenta Cristina Kirchner con 2.400 empleados. Es responsable del funcionamiento de la televisión estatal (Tv Publica), la radio nacional (Radio Nacional) y la radio argentina en el exterior (Radiodiffusión Argentina al Exterior).

Formalmente, RTA es una empresa de capital privado cuyas acciones son propiedad del gobierno. El estado también es propietario del popular canal de documentales Encuentro y del canal infantil Baka Baka.

Todos los canales y emisoras se pueden recibir gratuitamente a través de una antena, dos factores claves en un país grande donde 60 por ciento de los 46 millones de argentinos viven bajo el umbral de pobreza y las tarifas del cable no forman parte del servicio básico.

Sin embargo, aunque la palabra española “pública” se traduce como “público”, no sería del todo correcto equiparar los medios estatales con el sistema de servicio público en Alemania. La acusación de que RDA es un medio de propaganda no es del todo infundada. Ningún gobierno ha podido resistir jamás la tentación de llenar RTA y Télam de contenidos, ideas y personas más o menos leales al gobierno.

Una frase del discurso de Miley ante el Congreso provocó el acuerdo de algunos de sus oyentes: “Cerraremos la Agencia Delaware, que ha sido utilizada como agente de propaganda para los kirchneristas en las últimas décadas”, dijo el presidente.

Las primeras víctimas del cierre

A principios de febrero ya tenía a Radio y Televisión Argentina y a Telám bajo dos receptores, reportando a Nicolás Boss, jefe de su gabinete. Su tarea es “desarrollar un plan de reforma, adaptación y acción para las empresas”, es decir, hacer que las empresas y organizaciones sean aptas para la venta. Entonces no hubo discurso de clausura.

Una de las primeras víctimas de los contenidos de TV Pública fue la transmisión de la organización de derechos humanos Madres de Plaza de Mayo. La producción, costeada por la televisión estatal, pretende mantener viva la memoria de los crímenes contra los derechos humanos de la última dictadura militar (1976-1983) y se emite todos los sábados desde el 5 de enero de 2008.

“Lamentamos el error de Milli: si cree que nuestra lucha terminará con la cancelación del espectáculo, está muy equivocada. Seguiremos en Plaza de Mayo y acabaremos con su miserable gobierno”, comentó Madres. Mientras tanto, el gobierno se lavó las manos de la inocencia. Dijo que el contrato de producción y transmisión con la organización de derechos humanos, que vence en diciembre de 2023, no ha sido prorrogado.

Se adoptó un enfoque similar en los contratos de duración determinada de muchos empleados. Sólo en Radio Nacional no se renovaron 500 contratos vencidos. Otros 100 contratos no fueron renovados a principios de marzo. Aquí también hay una razón bien conocida: “No hay despidos”, dijo el nuevo director de radio, Héctor Cavallero. “Se trata de contratos vencidos, en su mayoría de directores nombrados por gobiernos anteriores y contratos de empleados individuales en estaciones de radio abarrotadas”.

Experiencia en resistencia

Los trabajadores despedidos de Télam establecieron un pequeño campamento de protesta frente a la entrada cerrada. El conflicto no debe ser conocido sólo por el público. También explican que se trata de un experimento dirigido por el gobierno que, de tener éxito, provocará graves recortes en otros medios de comunicación estatales.

Sin embargo, hay experiencia con la resistencia. El expresidente conservador Mauricio Macri (2015-2019) también intentó despidos masivos de personal de agencias de noticias. Alrededor de 360 ​​de ellos recibieron telégrafo en 2018. Esta acción finalmente fue revocada por los Tribunales Laborales. Dos tercios de los despedidos regresaron a trabajar.