julio 13, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

De Argentina a Veterau

De Argentina a Veterau
  1. pagina de inicio
  2. región
  3. Vetragrasa

Prensa

Doce estudiantes de Argentina y de la escuela secundaria Konradsdorf quieren seguir en contacto después del intercambio. Ambos profesores supervisores esperan regresar en los próximos años. © Anja Karina Stevens

Los estudiantes argentinos vivieron durante semanas con familias anfitrionas en la zona. Las diferencias culturales y un programa intenso aseguraron una experiencia inolvidable para todos los involucrados.

Durante siete semanas, seis estudiantes argentinos se retiraron a su casa en la Suiza argentina y aprendieron sobre la vida en el Alto Hesse durante un intercambio con la Escuela Integral Konradsdorf. Cambiaron el terreno montañoso y el lago Nahuel Huabi alrededor de su ciudad natal de Bariloche por las colinas y llanuras aluviales de Veterau. No es sólo el medio ambiente de su tierra natal lo que difiere marcadamente del nuestro. El cambio de continentes estuvo acompañado de algunos cambios culturales. “Aquí todo está en orden, los alemanes llegan a tiempo”, comentó el grupo por unanimidad. En Argentina la puntualidad no es tan importante. “Pide cita y vienes cuando quieras”. Sólo difiere en la escuela y en el trabajo.

Diferencias culturales

Esto último es significativo porque en casa los estudiantes se despiertan a las siete menos cuarto. La cena se come antes de las diez y ninguno de los jóvenes se acuesta antes de medianoche. En Alemania, los argentinos también extrañan la “Merienda”, un plato dulce entre el almuerzo y la cena.

Para facilitar la adaptación de los estudiantes, dos profesores argentinos acompañaron al grupo durante los primeros días. No perdieron la oportunidad de conocer a las seis familias anfitrionas. Su objetivo no era controlar a los alemanes, sino eliminar su miedo a permanecer en Argentina.

Las diferencias culturales también fueron evidentes en la relación entre estudiantes y profesores. Mientras que en Alemania uno y cierta distancia son formales, en Argentina se utiliza el nombre, los apellidos o incluso los apodos para comunicarse con los profesores. Si se encuentran fuera del aula, serán recibidos con un beso.

READ  ¿Qué es el comercio móvil? Guía definitiva para principiantes

Después de que ambos cuidadores se marcharon, una apretada agenda aseguró que no hubiera tiempo para las tareas domésticas. Los viajes a ciudades de la región, así como a Colonia y Múnich, sólo fueron superados por los viajes a París. El destino del viaje escolar depende del idioma extranjero elegido por el socio de intercambio alemán. Cinco de cada seis estudiantes alemanes eligieron el francés o el latín como segunda lengua extranjera y, por tanto, tuvieron que prescindir de conocimientos previos de español.

Las cosas fueron diferentes para los argentinos. Al menos todo el mundo podía hablar alemán antes de venir a Alta Hesse. Sin embargo, el dialecto de Hesse causó algunos problemas iniciales de comunicación. La dedicación de las familias anfitrionas alemanas ayudó. Un estudiante fue recibido con banderas argentinas y un cartel de bienvenida, mientras que otros vivieron nuevas experiencias en Gedern en un avión monomotor.

La pequeña ciudad de 7.000 habitantes contrasta con la ciudad más grande de Bariloche, que tiene más de 100.000 habitantes. Sin embargo, los estudiantes de intercambio aprendieron que Alemania podía hacer las cosas de otra manera en los primeros tiempos de la República Federal. Los estudiantes exploraron junto con sus compañeros el distrito de Berlín antes de desviarse hacia Austria, Stuttgart y nuestra región.

Retroalimentación positiva

Los intercambios con Alemania son una tradición en el colegio argentino Instituto Primo Cabraro. Sin embargo, la participación de la escuela secundaria de Konradsdorf fue una prioridad. La autora contactó con Eva-Maria Erb durante sus vacaciones en Canadá. Su mentora Bariloche y su hermana trabajaban en la oficina del colegio. Junto con su colega Karina Ruhl, se pusieron en contacto con su homólogo argentino e iniciaron el intercambio. “Al principio no sabíamos si nuestros estudiantes querían ir a Argentina, pero al final los jóvenes vinieron a nosotros”. Ya se han encontrado las primeras personas interesadas en el intercambio del próximo año.

READ  El joven argentino aprecia las algas y sus tradiciones panaderas.

Los argentinos iniciaron su viaje el viernes desde el aeropuerto de Frankfurt. Sus compañeros de clase de Stuttgart y Austria viajaban en tren. Los estudiantes de Austria llegaron un día antes para estar seguros. Aquí es donde Alemania y Argentina tienen algo en común. En ambos países, el transporte público no es fiable y es mejor planificar los viajes de larga distancia con un día de reserva. Ahora es invierno en casa y los argentinos esperan con ansias la temporada de esquí. Los alemanes seguirán dentro de unos meses en la primavera argentina. Primero pasarán cinco días en Buenos Aires, antes de pasar cuatro semanas viviendo con sus familias en Parilochi. A los estudiantes les gusta aprovechar las vacaciones de verano para mejorar sus habilidades en español.

Este compromiso subraya que el intercambio de estudiantes es un esfuerzo adicional para todos los involucrados. Sin embargo, serás recompensado con nuevos amigos. Esto lo tienen claro dos profesores alemanes: “Después de la escuela, los estudiantes recuerdan hechos como este, no lecciones de matemáticas”.