febrero 26, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

El dengue se propaga en Argentina

El dengue se propaga en Argentina

A medida que aumentan las temperaturas del verano en el hemisferio sur, la lucha contra el virus comienza de nuevo. Es probable que Europa también se vea afectada por esta enfermedad.

El smog utilizado para combatir el dengue crea grandes nubes blancas en el suelo.

Rodrigo Abd/AP

El motor ruge y humo blanco sale de la punta de un gran ventilador. Los trabajadores municipales de Concepción de Ducuman, una pequeña ciudad del norte de Argentina, muestran con orgullo cómo luchan periódicamente contra el mosquito de la fiebre amarilla. Fernando Molina, del gobierno de la ciudad, explica: “Recorremos todos los barrios y rociamos las calles con insecticida. El objetivo es eliminar el mosquito que propaga la enfermedad.

“Era como una guerra”

El dengue ha estado muy extendido en Argentina durante años, e incluso Buenos Aires tiene carteles que señalan el peligro. A medida que aumentan las temperaturas como resultado del cambio climático, cada vez más hábitats se vuelven accesibles para los mosquitos. Cada año, más de cinco millones de personas en todo el mundo se infectan con el virus del dengue, y la tendencia está aumentando rápidamente.

“Era como una guerra”, recuerda Mauricio Granajo, trabajador social de un hospital de Lules, provincia de Tucumán. “Los pacientes seguían llegando, no podían caminar por el dolor”, dice la directora Cecilia Pilar. Los dos están sentados en una pequeña sala de descanso en un hospital de una pequeña ciudad con otros dos trabajadores sociales.

Aunque la primavera ha comenzado en el hemisferio sur, el aire es cálido y húmedo. La localidad tiene una población de unas veinte mil personas, cuyo principal medio de vida es la agricultura. Hace seis meses, la provincia de Tucumán experimentó su peor brote de dengue hasta la fecha, con más de 10.000 casos contabilizados. La calma estuvo en el centro de la epidemia.

El dengue provoca fiebre alta, diarrea, dolores corporales y, en casos especialmente graves, hemorragias internas. “Muchos se tratan ellos mismos, especialmente los jóvenes, confundiendo esta enfermedad con una gripe común. Al cabo de unos días nos llegan completamente débiles y deshidratados”, explica la directora Pilar. Generalmente, una simple solución salina es suficiente para rehidratar. Hasta la fecha no existe ningún tratamiento antiviral contra la enfermedad. Lo único que puede hacer el personal médico es ayudar al cuerpo a defenderse.

Durante ese tiempo, el equipo afirma haber tratado más de 200 casos al día. Parecen cansados ​​al hablar de aquellos días; Sólo el invierno (de junio a agosto en el hemisferio sur) trajo el descanso esperado. “Nuestro último caso fue en agosto”, afirma Pilar. Después de eso, las cosas se calmaron, pero a medida que subieron las temperaturas, las larvas del mosquito de la fiebre amarilla comenzaron a eclosionar nuevamente.

READ  Carreras de velocidad en Argentina - 15 a 1: Binder gana después de un comienzo brillante

El mosquito es el enemigo.

“La prevención comienza con la lucha contra los mosquitos”, dice Fernando Molina, “y podemos mostrarle cómo hacerlo”. El ex director del departamento de medio ambiente de Concepción, una gran ciudad no lejos de Lules, se ha incorporado recientemente al gobierno de la ciudad. En su oficina, él y un miembro del personal están visiblemente orgullosos porque, a diferencia de los Lul, lograron mantener bajo el número de casos de dengue el verano pasado.

Un tubo de ensayo que contiene el mosquito de la fiebre amarilla (Aedes aegypti), portador del virus del dengue.

Un tubo de ensayo que contiene el mosquito de la fiebre amarilla (Aedes aegypti), portador del virus del dengue.

Agustín Markarian/Reuters

“Una vez que el hospital notifica un caso, vamos a la residencia y hacemos pruebas detalladas”, dice Molina, quien se comunica con todas las autoridades responsables a través del chat de WhatsApp. Se revisan los jardines para detectar inundaciones y se rocían pesticidas por todas partes.

“El mosquito pone sus huevos en el borde de los recipientes de agua”, explica Molina, “y una vez que los huevos entran en contacto con el agua limpia, las larvas eclosionan al cabo de unos días”. Muestra un vaso de agua sobre su escritorio. “Si no lavo este vaso aquí el tiempo suficiente, será un caldo de cultivo”. De esta forma, las macetas y cualquier recipiente que se llene de agua de lluvia son ideales para la cría de mosquitos.

“Nuestros trabajadores van periódicamente a las casas de los residentes y limpian los jardines y las habitaciones de la casa”, dice Molina. Un empleado de la oficina de bienestar social, sentado a su lado, dice: “Somos como los limpiadores de la ciudad”. Pero el gran problema es que no se pueden controlar los huevos, “por lo que hay que centrarse en las larvas y en los mosquitos adultos”, explica Molina.

Un riesgo creciente también para Europa

En realidad, el dengue se conoce como una enfermedad tropical, pero esta enfermedad no es una preocupación para la medicina tropical. En septiembre, los médicos del Instituto alemán Robert Koch advirtieron sobre una propagación local en Europa. Esto se debe a un grupo en Lombardía. Dos personas resultaron infectadas con dengue en el lago de Garda. Según el comunicado de prensa, el virus podría llegar al sur de Europa en un futuro próximo.

READ  Miedo a la Gran Caída: Argentina no sabe qué hacer con su dinero

Annelies Wilder-Smith estudia las enfermedades en la Universidad de Berna. Es profesor de la prestigiosa Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y consultor de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Confirma la advertencia, pero también señala que el riesgo de grandes erupciones en Europa es bajo.

La situación en todo el mundo es muy complicada. “Las erupciones son cada vez más frecuentes a intervalos cada vez más cortos”, afirma Wilder-Smith. Asia y América Latina se ven particularmente afectadas. “Estos son países de ingresos medios”, afirma en una videollamada. La creciente urbanización, la alta densidad de población y las zonas sin infraestructura pública son caldos de cultivo ideales para los mosquitos.

Un barrio decadente de Buenos Aires.  El dengue también está aumentando en la capital argentina.

Un barrio decadente de Buenos Aires. El dengue también está aumentando en la capital argentina.

Rodrigo Abd/AP

Wilder-Smith explica que el dengue es sólo la segunda prioridad en la investigación internacional. Esto se debe principalmente a la baja mortalidad. Aunque existen muchas enfermedades, sólo 50.000 personas mueren a causa de esta enfermedad cada año. En comparación con el covid o la malaria, es relativamente menor.

Hasta la fecha no se ha desarrollado ninguna vacuna integral. “La vacuna Qdenga, aprobada recientemente, ayuda principalmente contra la infección secundaria”, explica Wilder-Smith. Esto es importante porque puede estar asociado con un curso particularmente agresivo de la enfermedad.

El sistema sanitario está sobrecargado

Pese a que todo está claro, la enfermedad en Tucumán enfrenta un sistema de salud pública “delgado”. En el hospital de Concepción de Tucumán, el doctor Bueno luce cansado. Dirige la sala del hospital, que atiende a casi 500.000 personas en todo el sur de la provincia. Además, Bueno es secretario sindical. Detrás de él cuelgan fotografías de manifestaciones y carteles que piden una lucha común por mejores condiciones laborales. Sobre todo se encuentra un retrato de Eva Perón, esposa del expresidente Juan Domingo Perón. Hasta el día de hoy es considerado un modelo de bienestar público en Argentina.

“Nuestros sindicalistas están agotados”, dice Bueno, describiendo las dificultades de la pandemia de coronavirus. Los compañeros muertos, las largas jornadas y los salarios insuficientes, que actualmente equivalen a unos 300 francos, han dejado a los trabajadores sanitarios en sus últimas fuerzas. “Ahora, sobre todo, está el dengue”, afirma el médico. Aunque la enfermedad causa pocas muertes, sobrecarga un sistema de salud que ya está sobrecargado.

READ  Argentina venció a Croacia - y Heino Perch

Bueno cree que el dengue aumentará en la provincia en el futuro. Los inviernos son cada vez más cálidos y faltan infraestructuras. Las tuberías de agua están rotas en todo el distrito. Con la afluencia de población rural pobre, los suburbios de las grandes ciudades están creciendo.

Según el ministro todo está bajo control

En la capital provincial, San Miguel de Tucumán, la situación se presenta de manera muy diferente, explica el ministro de Salud provincial, Luis Medina Ruiz, el elevado número de casos como resultado de una búsqueda particularmente intensiva (40 a 1 son asintomáticos). 80 por ciento de los casos).

“Cuando se propagó el dengue, tuvimos que ampliar nuestros centros de salud y abrir otros nuevos”, afirma el ministro. Pero el sistema nunca está sobrecargado. “Ninguna persona se queda sin tratamiento”, afirma. Y los sindicalistas que dicen que están cansados ​​mienten. “Puede que estén cansados, pero no tienen exceso de trabajo”, dice con una sonrisa altiva.

Una trabajadora social rocía productos químicos en Zarata, noroeste de Argentina.  Esto evita que los mosquitos que transmiten el dengue pongan sus huevos.

Una trabajadora social rocía productos químicos en Zarata, noroeste de Argentina. Esto evita que los mosquitos que transmiten el dengue pongan sus huevos.

George Chance / AB

Se pone de pie, señala un muro con cortinas y explica: “Tenemos una pequeña provincia con un control estricto”. En las pantallas se muestran los números actuales de casos de enfermedades críticas: Covid: 30, Dengue: 0. En el futuro, la lucha contra el mosquito será importante, afirma Medina, y señala: “Sin mosquito no hay dengue”. El lema de la campaña.

Dengue en Suiza: todos los casos importados

No. · En 2023 se notificarán en Suiza muchos más casos de dengue que en años anteriores. Según informes de los medios, el número de infecciones aumentó de 26 en 2021 a 261. Según la Oficina Federal de Salud Pública (BAG), todas las víctimas fueron infectadas con el patógeno transmitido por mosquitos en el extranjero.
El BAG considera el aumento de los casos de dengue aquí un motivo para reanudar los viajes tras la pandemia del coronavirus. La comisión recomienda protegerse contra las picaduras de mosquitos cuando se viaja a zonas infestadas de dengue. Es la mejor medida preventiva contra la infección.
Aunque todavía nadie ha sido infectado con el virus del dengue en Suiza, los expertos afirman que es posible que esto ocurra en el futuro. Los mosquitos portadores de la enfermedad, incluido el mosquito tigre asiático, se han introducido en los últimos años en Europa y Suiza. El calentamiento global también puede favorecer la propagación de mosquitos. Todo esto aumenta el riesgo de transmisión temprana del dengue en Suiza. Según el BAG, el riesgo sigue siendo bajo en la actualidad.