febrero 27, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Elecciones presidenciales en Argentina: los números inventados

Elecciones presidenciales en Argentina: los números inventados

Javier Mille es el favorito en las elecciones presidenciales de Argentina. El ultraderechista resta importancia a los crímenes de la dictadura militar.

Madres argentinas se manifestaron en Buenos Aires en 1982 Foto: Horacio Villalobos/Corbis/Getty Images

La campaña electoral en Argentina es también una “guerra cultural”, como dicen. En el centro izquierda están los peronistas gobernantes, cuyo incoloro candidato presidencial Sergio Massa, como ministro de Economía, es en parte responsable de una inflación del 138 por ciento, un punto de partida casi imposible. En la extrema derecha, el autoproclamado “anarcocapitalista” Javier Mille está causando revuelo, ya que quiere recortar drásticamente el aparato estatal y tiene buenas posibilidades de ganar las elecciones del domingo. Y en la extrema derecha está la ex ministra del Interior Patricia Bullrich, quien también podría afrontar una segunda elección. La popularidad de Miley, una excéntrica ultraliberal de 52 años, se ve alimentada por la frustración con el establishment, considerado ineficiente y corrupto: circulan fotos de políticos provinciales en vacaciones de lujo, a pesar de que el 40 por ciento de la población es pobre. . .

Ahora, el provocador de extrema derecha, que ataca regularmente a la “casta política”, ha puesto en duda el amplio consenso sobre derechos humanos que ha dado forma a la democracia argentina durante cuatro décadas. El reinado de terror que se apoderó del país entre 1976 y 1983 fue condenado unánimemente por la junta militar. El horror fue sistémico: los miembros de la oposición fueron perseguidos, torturados, violados y asesinados en cientos de campos de exterminio, y los cuerpos fueron eliminados; los grupos de derechos humanos y el gobierno hablan de 30.000 “desaparecidos”. Miles de personas fueron arrojadas al Río de la Plata en los infames “vuelos de la muerte” y cientos de niños fueron secuestrados y dados en adopción.

READ  Argentina Pronóstico, Pronóstico y Contradicciones Contra Ecuador 30/03/2022

La forma en que se abordaron estos crímenes es ejemplar: 1.192 personas han sido condenadas y 19 investigaciones aún están en curso. El monumento convertido en un antiguo centro de tortura naval ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Películas como “Argentina, 1985 – Nunca más”, sobre el primer juicio contra los generales de la Junta, llegaron a millones de espectadores. Pero ahora están resurgiendo las voces de la fragmentación del régimen, impulsadas por su candidata a la vicepresidencia, Miley y Victoria Villarruel. En una pelea televisada, Miley adoptó cuidadosamente el lenguaje del entonces jefe de la Marina condenado, Emilio Massera, quien en 1985 habló de una “guerra” necesaria contra el sometimiento y los ataques aislados.

Situación de datos peligrosa

“Hubo una guerra en los años 70, las fuerzas de seguridad invadieron, pero Montoneros y terroristas del ERP fueron asesinados, colocaron bombas y cometieron crímenes de lesa humanidad”, afirmó el candidato. Además: “No son 30.000 los desaparecidos, sino 8.753”. Contrariamente a lo que sugiere Millie, no existe información exacta. Los 30.000 que faltan son un número índice. A mediados de 1978, los funcionarios de inteligencia militar ya habían estimado que 22.000 habían muerto, según documentos publicados en Estados Unidos. La situación de los datos en las zonas rurales es crítica. Al parecer, las listas, si las había, fueron destruidas.

“El terrorismo de Estado ya no se puede descartar tan fácilmente. Está claro lo que pasó”, afirma el periodista Fernando Deballe. “Así que lo descuentas y dices no a 30.000, como si los números exactos importaran”. Victoria Villarreal proviene de una familia de veteranos militares y durante mucho tiempo ha restado importancia a los crímenes de la dictadura. Hace unas semanas organizó un acto conmemorativo en el parlamento de la ciudad de Buenos Aires para las víctimas de los grupos guerrilleros en los años 1970, y activistas de derechos humanos protestaron ruidosamente afuera, acusándolo de “antisemitismo”.

READ  Cómo Argentina enfrenta la inflación

Villarruel lo deja frío. Se quejó a lo largo de los años de que más de 1.000 personas habían sido asesinadas antes y después de la dictadura de los peronistas Montoneiros y del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Exige el reconocimiento estatal de estas víctimas y una compensación para sus familiares, lo que ha sido durante mucho tiempo la norma en el otro lado. La equiparación que hacen Milei y Villarruel de la violencia del poder estatal con la violencia de los grupos armados no es nada nuevo: en los años 80 se hablaba de la “teoría de los dos demonios”. Parte de la historia es que desde 1973, los peronistas de izquierda y de derecha lucharon entre sí y provocaron la dictadura.

Javier Mili ante el Comité Popular

El candidato presidencial Javier Milei Foto: Mariana Nedelgu/Reuters

Villaruel ingresó a la política en 2021 e inmediatamente llegó al parlamento. Si gana las elecciones, el hombre de 48 años estará a cargo de la policía y el ejército. Hizo conexiones con el partido de extrema derecha Vox en España. Las similitudes entre Miley y Donald Trump, Jair Bolsonaro en Brasil o José Antonio Casta en Chile son inconfundibles. El argentino se presenta como un negacionista del clima, antiabortista y furioso contra el “marxismo cultural”. En Brasil, sin embargo, Bolsonaro ascendió a miles de oficiales militares a puestos gubernamentales y defendió repetidamente la tortura y los asesinatos durante su dictadura militar (1964-85). La extrema derecha también está aumentando en Chile: el 44 por ciento de los chilenos expresa comprensión por el golpe contra Salvador Allende.

Los activistas de derechos humanos temen que, como jefa de Estado, Miley perdone a oficiales militares criminales y deshaga décadas de extenso trabajo de activistas, abogados y jueces. “¿Que hicimos mal?” pregunta un profesor universitario que teme por su puesto y por eso no quiere ser identificado. “Obviamente la educación en derechos humanos no tiene tanto éxito, pero ¿es posible transmitir experiencias tan extremas a las generaciones futuras?” El hecho de que una gran parte del movimiento de derechos humanos esté ahora coordinado por los Kirchner también es una represalia. . Hace 20 años, el presidente Néstor Kirchner, un peronista de izquierda, impulsó audazmente el trabajo educativo y lanzó una nueva ola de educación. Sin embargo, el movimiento, incluidas las Madres de Plaza de Mayo, se dividió entre progubernamentales e independientes.

READ  Érase una vez, era la tierra de los bistecs

El aniversario del golpe, el 24 de marzo de 2006, se dividió en dos partes; Este año asistieron 100.000 personas. Cristina Fernández de Kirchner, inicialmente una jefa de Estado popular y ahora una vicepresidenta muy impopular, ha cortejado repetidamente a los activistas de derechos humanos por el aparato estatal y los recursos financieros. El sociólogo Daniel Feuerstein pasó por alto la diversidad anterior del movimiento, desde liberales hasta peronistas y de izquierda.

“Hay una diferencia entre si los eslóganes vienen desde abajo o si son dictados desde arriba”, afirma el investigador. “La propiedad es avanzar inteligentemente y trabajar con nuestras ideas. Sólo tenemos posibilidades si entendemos lo que busca la nueva generación y no tiene sentido gritar fuerte”. Miley desplazó la coalición hacia la derecha el lunes en un acto de campaña de los conservadores moderados, con Jorge Macri, el futuro alcalde de Buenos Aires, gritando: “¿Cuántos somos aquí? ¿5.000, 6.000? No, 30.000. Somos como los Los peronistas somos un número”.