noviembre 29, 2021

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Flora intestinal alterada: las causas más comunes

Las tareas de nuestra microbiota intestinal

La flora intestinal describe la totalidad de bacterias y hongos que viven en el intestino. Se pueden encontrar alrededor de 400 tipos diferentes de bacterias intestinales en el colon humano que ayudan en la digestión. Pero la flora intestinal no solo es importante para la digestión. Otras funciones son la producción y absorción de vitaminas y la descomposición de contaminantes. Pero la flora intestinal puede perder rápidamente su equilibrio natural. Los signos comunes de una flora intestinal alterada son molestias gastrointestinales como dolor abdominal, gases, distensión abdominal, diarrea o estreñimiento.

Las cuatro causas más comunes de un trastorno de la flora intestinal.

1. Enfermedad intestinal

Las causas de una flora intestinal alterada pueden variar. Las enfermedades intestinales que aparecen como diarrea o causan inflamación son una causa común de un trastorno de la microbiota intestinal. Si los síntomas persisten durante un período de tiempo más prolongado, o son particularmente frecuentes o graves, busque consejo médico para aclarar la causa exacta y descartar enfermedades potencialmente graves.

2. Toma medicamentos

La ingesta de medicamentos puede provocar un desequilibrio en la flora intestinal. Tomar antibióticos suele ser una causa común de un trastorno de la microbiota intestinal. Porque los antibióticos no solo matan a los patógenos “malos”, sino también a las bacterias intestinales buenas. Quienes usan laxantes con regularidad también perturban la flora intestinal. Las bacterias intestinales se excretan en grandes cantidades. Los laxantes no deben tomarse a largo plazo, sino solo temporalmente para estimular la evacuación intestinal y aliviar el estreñimiento.

3. Dieta poco saludable

Otro factor crucial es nuestra dieta. El azúcar no solo provoca caries y obesidad, sino que también daña los intestinos. Porque esto promueve la inflamación en nuestro sistema digestivo. Los alimentos grasos también eliminan el peso con la flora intestinal, promueven la inflamación y reducen las bacterias intestinales saludables. Se sabe desde hace mucho tiempo que el alcohol no es saludable. Porque la ingesta excesiva de alcohol impide la absorción de sodio y agua en el intestino delgado. Esto puede provocar estreñimiento y diarrea. Además, el alcohol daña el revestimiento del intestino. Se vuelve más permeable a las bacterias, contaminantes, metales pesados ​​y otras sustancias tóxicas que el alcohol. Aquellos que consumen alcohol con regularidad tienen un mayor riesgo de cáncer de colon.

READ  Las regiones alemanas muestran una tendencia dramática de corona

4. Estrés

El estrés es un veneno puro para nuestra salud y especialmente para nuestra flora intestinal. Si estamos constantemente activados, esto afecta la composición de nuestra flora intestinal. Las bacterias intestinales saludables, como los lactobacilos y las bifidobacterias, se eliminan para que las bacterias que causan enfermedades se propaguen más fácilmente. Esto conduce a un desequilibrio en la flora intestinal, que luego reacciona a problemas digestivos como diarrea o estreñimiento.

Devolver el equilibrio a una flora intestinal alterada

Existen diferentes formas de reconstruir la flora intestinal. Los alimentos que contienen probióticos como el yogur, el kéfir o el chucrut tienen un efecto positivo sobre la flora intestinal, ya que aumentan el número de flora intestinal “buena”. El vinagre de sidra de manzana es un remedio casero probado para la flora intestinal. El vinagre tiene un efecto antibacteriano y combate las bacterias putrefactas en los intestinos. Si se toma en forma diluida con regularidad, actúa como una limpieza suave de los intestinos.

Para promover la salud intestinal a largo plazo, se debe seguir una dieta equilibrada mediante el consumo de muchas frutas y verduras frescas, productos integrales y grasas saludables en forma de nueces y aceites vegetales. También beba al menos 1,5 a 2 litros de agua al día. El ejercicio también ayuda a mantener su intestino sano, ya que el ejercicio regular mejora la circulación sanguínea.

Video: Beneficioso para la flora intestinal: estos alimentos probióticos protegen su salud