junio 18, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Ilustrador en Argentina: “Cómo decir en color”

Ilustrador en Argentina: “Cómo decir en color”

Sol Otero dibuja novelas gráficas sobre su país. Una conversación sobre casas coloniales italianas y una nueva generación de ilustradores.

¿Que sigue? Todo lo que sé es que este barrio está cada vez peor. Página de “Naftalina”. Foto: Imagen: Reproducción

Semanalmente: La foto del autor en su sitio web lo muestra dibujando en un café en Buenos Aires. ¿Son estos lugares tradicionales de tu ciudad natal donde trabajas?

Sal Otero: Hace tres o cuatro años que no vivo en Buenos Aires, pero antes era parte de mi rutina diaria, siempre iba al mismo café a dibujar. Había dos o tres cafés que realmente me gustaban, pero había uno donde dibujaba con mis amigos. Lo más probable es que nos hayamos conocido allí por casualidad. Mis amigos todavía van allí.

Nacida en Buenos Aires en 1985, estudió diseño textil en la Universidad de Buenos Aires, trabaja como ilustradora y publica novelas gráficas desde 2015. Fue miembro del colectivo internacional de cómics Six on Comics. Recibió el Premio Francés FNAC Salamandra en 2019 por su proyecto de novela gráfica “Naphthalon”. www.soleotero.com

¿En qué parte de la ciudad está este café?

en palermo Es uno de los pocos lugares sin renovar en la zona.

Naftalina”, tu más reciente novela gráfica, se desarrolla fuera del centro de San Martín, un suburbio de Buenos Aires. En el libro, cuentas la historia de la familia desde la perspectiva de la joven Rocío, que comienza cuando su bisabuela italiana se muda a Argentina ¿Cómo surge el proyecto?

La idea de esta historia surgió cuando murió mi abuela. Entonces no pude despedirme de ella. No la vi antes de que muriera. Murió en 2007 y decidí hacer un pequeño cómic sobre ella. Después de eso, se me quedó grabado en la cabeza y, con el tiempo, se convirtió en un proyecto de novela gráfica.

READ  Argentina Pronóstico, Pronóstico y Contradicciones Contra Ecuador 30/03/2022

Entonces, ¿”Naphthalene” es una autobiografía?

Esta es una autobiografía. Se basa principalmente en la vida real de mi abuela, pero hay muchas cosas que son diferentes a la realidad. Y el personaje de Rocío se trata de mí en diferentes momentos de mi vida, pero no coincide con mi personalidad. de nada.

El color juega un papel importante en el libro.

Me interesan las historias cromáticas desde hace mucho tiempo, desde mi primera novela gráfica, Poncho fue, en 2016. Es una especie de exploración de cómo contar una historia con color. Lo he estado haciendo desde entonces.

En “Napthalen” conectas el presente de Rocío con el pasado de su abuela Wilma a través de flashbacks. Su casa juega un papel importante en esto. ¿Cómo surgió esta obra de teatro?

Esta casa en realidad no es la casa de mi abuela paterna, sino la casa de mi abuela materna donde pasé mucho tiempo. Tenía curiosidad por ver cómo había cambiado la casa durante el tiempo que la familia vivió allí.

Una escena de comedia roja donde dos adultos se sientan en una mesa de comedor.  Un chico entre ellos.  El hombre respondió que no entendía algo y que no era tan inteligente como su esposa.

Imagen: Reproducción

¿La casa te habla de venir a Argentina?

Me fascinó cómo la gente de Italia, de familias grandes, sin mucho dinero, sin nada, encuentran un lugar para vivir, construir, destruir, construir, mientras intentan sacar adelante a su familia. Estas casas, ligeramente mejoradas y remodeladas, tienen mucho que ver con este estilo de vida.

Un amigo acompaña a Rocío en su visita a la antigua casa de su abuela. Notarás lo diferente que es San Martín de Buenos Aires. ¿De qué manera?

Viví unos años en Buenos Aires, pero crecí en la periferia. No fui al centro de la ciudad en ese momento. No lo sé. Crecer al aire libre tiene una sensación completamente diferente, y muchas veces se siente más realista. A veces es muy peligroso. La vida es muy diferente allí, especialmente durante la crisis.

READ  Messi salva a Argentina: Mundial tras 2-0 ante México - Todas las chances del Mundial

La abuela de Rocío es una persona complicada. Pero mirando hacia atrás, la nieta también encuentra motivos de amargura en su biografía. La familia deja Italia en 1923, años antes que Mussolini, y Vilma crece en Argentina bajo la presidencia de Perón. ¿Qué te hizo decidir solo insinuar sutilmente los eventos históricos en el fondo?

Creo que mi interés en esta representación tiene que ver con la visión de mi abuela. Para ella, para muchas mujeres, o para cualquiera en general, la política era una especie de enemigo, una intrusión en la vida familiar, algo a evitar, que con el tiempo se convirtió en un cargo político. Este personaje se relaciona con el mundo exterior solo cuando es absolutamente necesario. El libro muestra eso. Casi nunca se menciona la dictadura. Hay algo sutil en la dictadura.

Pero las circunstancias externas influyen en la vida de las personas de tu historia.

Claro, pero la historia se cuenta como si alguien no quisiera ver demasiado. Fue intencional, hasta el final. Por eso quise situar la historia de Rocío en la crisis de 2001. Eventualmente, la vida política entra en el hogar, ya que 2001 es un shock económico y Rocío se da cuenta de que inevitablemente debe involucrarse.

El ministro de Hacienda Cavallo renunció luego de protestas masivas contra Corralito, una medida contra la fuga de capitales. Ahora hay un periódico con el titular en la mesa de la cocina de Rossio. ¿Fue el 2001 un momento decisivo para ti también?

READ  Drama en Argentina: Muere hincha de fútbol tras caer de estadio

En 2001, era más joven que Rocío en “Naftalón”. No me afectó tanto como a los demás porque todavía no estaba trabajando. A mi alrededor, con mi familia, con los padres de mis amigos, con la situación general y las protestas, pero desde el punto de vista de un observador y sin entender realmente, vi que algo extraño pasaba. Pero sí, al final tuvo un gran impacto en cómo se desarrolló el país en los años siguientes, los años de la bancarrota, los muchos cambios presidenciales. Creo que eso tuvo un gran impacto en el espíritu de los años siguientes. Argentina es un país en constante crisis.

A veces te comparan con la novelista gráfica argentino-alemana Nacha Vollenweider. ¿Existe algo así como una nueva generación de cómicas femeninas en Argentina?

Sí, creo que sí. Nacha es realmente una buena amiga mía. Junto a ella creamos un pequeño grupo llamado “Linea Beluta”, un colectivo de mujeres jóvenes que crean historietas. Ella y yo hemos estado dibujando cómics durante años y nos unimos. Luego vinieron otras personas de nuestra edad que empezaron a dibujar cómics más tarde. Además de nosotras, hay otros grupos de chicas que son más jóvenes o de la misma edad, pero tienen diferentes intereses en los cómics. Al final aparecieron las chicas que siempre dibujaban, pero no se veía, por eso ahora hay festivales de comedia como “Vamos los Pipas”, que son solo para chicas. Creo que las historietas sobre mujeres e identidades desafectadas tienen mucho peso en Argentina en este momento.