julio 21, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Incluso los gatos con dientes de sable sufrían de artritis: los problemas en las articulaciones eran más comunes entre los depredadores de la Edad de Hielo de lo que se pensaba anteriormente.

Incluso los gatos con dientes de sable sufrían de artritis: los problemas en las articulaciones eran más comunes entre los depredadores de la Edad de Hielo de lo que se pensaba anteriormente.

Dolor óseo: los gatos con dientes de sable de la Edad de Hielo y los lobos terribles también sufrían de desgaste patológico de las articulaciones, conocido como osteonecrosis. Como resultado, las células óseas y cartilaginosas de las articulaciones se dañan cada vez más, lo que provoca artritis. El análisis de fósiles muestra que hasta el seis por ciento de los depredadores de la Edad de Hielo sufrieron esta enfermedad en parte genética. Esto puede indicar que el incesto abundaba en el número decreciente de estos gatos y lobos en ese momento.

La osteocondrosis disecante es una enfermedad común que puede afectar tanto a humanos como a animales. El trastorno circulatorio conduce inicialmente a la muerte de las células óseas en el área de la articulación. Como resultado, el cartílago suprayacente no recibe suficientes nutrientes y también muere, lo que conduce a un desgaste articular progresivo. Además del aumento de la carga en las articulaciones, los factores de riesgo para la osteocondrosis también son hereditarios.

Si bien estos casos de osteocondrosis han sido bien investigados en humanos y animales domésticos, su prevalencia entre los animales salvajes permanece en gran parte sin documentar.

Historia en la edad de hielo

Ahora Hugo Schmöckel de la Academia Sueca de Evidensia y sus colegas han ampliado el alcance de la investigación de la osteocondrosis no solo en el campo de los animales salvajes, sino también en el pasado. En un estudio a gran escala, examinaron más de 1000 huesos fósiles de gatos con dientes de sable (Smilodon fatalis) y más de 500 lobos (Aenocyon dirus) en busca de signos de desgaste de las articulaciones. La osteocondrosis suele dejar defectos en forma de anillo en las secciones óseas afectadas, que se pueden ver en las radiografías y, en ocasiones, a simple vista.

READ  Dieta para la psoriasis: ¿que está permitido?

Los depredadores estudiados vivieron en la Edad de Hielo hace entre 55.000 y 12.000 años, y encontraron su fin en La Brea Tar Pits, cerca de Los Ángeles. Los gatos y los lobos sin darse cuenta los persiguieron hasta la muerte, atraídos por una gran presa que estaba atrapada en los pozos de asfalto allí. Sus huesos se han conservado en gran número hasta el día de hoy.

Este gato adulto con dientes de sable tenía muchos defectos pequeños en la articulación de la rodilla y ya había desarrollado osteoartritis leve. © Schmokell y otros / PLOS ONE /CC por 4.0

Los problemas articulares parecen estar generalizados.

Estos huesos ahora revelan que tanto los gatos con dientes de sable como los coyotes aparentemente alguna vez sufrieron de osteocondrosis. En gatos de la Edad del Hielo, Schmökel y su equipo encontraron distintos defectos óseos en el seis por ciento de las articulaciones de las rodillas examinadas. Estos eran principalmente pequeños defectos de menos de siete milímetros de diámetro. Cuando los depredadores murieron, cinco articulaciones de la rodilla ya habían sido afectadas por artrosis leve.

En los lobos, el 4,5 por ciento de las articulaciones de los hombros y el 2,6 por ciento de las rodillas estaban marcadas con osteocondrosis, informaron los investigadores. Si bien los defectos en los hombros eran en su mayoría pequeños, Schmökel y sus colegas encontraron algunas marcas más grandes, de más de doce milímetros de diámetro, en las articulaciones de las rodillas.

Articulación de la rodilla del lobo huargo
La osteocondrosis ha causado importantes defectos en esta articulación de la rodilla. © Schmokell y otros / PLOS ONE /CC por 4.0

¿El incesto como desencadenante?

Los propios investigadores se sorprendieron por este número inesperadamente alto de casos prehistóricos de osteocondrosis. “La prevalencia del seis por ciento de las articulaciones de rodilla afectadas en el grupo fatal de Smilodon es alta en comparación con los humanos con una prevalencia de 0,015 a 0,029 por ciento y los perros domésticos con una prevalencia de 0,05 por ciento”, explican Schmökel y su equipo. La única medida que tiene un equivalente moderno son los defectos del hombro de los coyotes. También ocurre en cantidades igualmente altas en algunas razas de perros sobreexcitados, como el Border Collie y el Gran Boyero Suizo.

READ  Nueva serie: amoxicilina y ácido clavulánico

Esta asociación también podría explicar por qué la osteocondrosis era tan común en los depredadores estudiados del Pleistoceno. “Debido a que la osteocondrosis es una enfermedad del desarrollo con una base genética, su aparición puede indicar una respuesta genética al estrés ambiental, la consanguinidad u otros factores más amplios”, dijeron los investigadores. Tanto el gato dientes de sable como el lobo estuvieron al borde de la extinción hace entre 12.000 y 10.000 años. Según Shmukel y sus colegas, una población cada vez más pequeña podría conducir a una mayor endogamia y, por lo tanto, a más casos de osteonecrosis.

La cohesión familiar aseguraba la supervivencia

Cómo los gatos y los lobos con dientes sufrieron síntomas de problemas en las articulaciones, los paleontólogos no pueden decirlo. Pero incluso si la osteocondrosis afectara las habilidades de caza de los depredadores, probablemente no signifique una muerte segura. Schmuckel y sus colegas plantean la hipótesis de que el lobo osteoporótico pudo haber sido apoyado por los otros miembros de su manada.

En el caso de los gatos sable enfermos, este papel puede haberlo asumido la madre, que ha cuidado a las crías durante varios años. (Blusa, 2023; doi: 10.1371/journal.pone.0287656)

Fuente: PLoSONE