mayo 19, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

La Argentina de Javier Millay: un enemigo del actual presidente

La Argentina de Javier Millay: un enemigo del actual presidente

El presidente libertario de Argentina, Javier Millay, asumió el cargo con un plan de choque económico. ¿Qué tan exitosa es esta política?

La gente en Argentina todavía cree en él: Javier Mille en febrero Foto: Yara Nardi/Reuters

Buenos Aires taz | Javier Milei no toma atajos: “Estamos revisando el presupuesto más grande de la historia de la humanidad”, dijo el presidente argentino a principios de abril. El objetivo final de este hombre de 53 años es equilibrar el presupuesto estatal y, si todo va bien, alcanzar un superávit. Para Millay, el déficit del presupuesto argentino fue la causa y la inflación el resultado. En 2023 aumentó al 211 por ciento en una Argentina permanentemente asolada por la crisis, el valor anual más alto desde 1990.

Como economista calificada, Miley debería saber de qué está hablando. No es un liberal, sino un libertario para quien el Estado es una institución criminal. Antes de entrar en política hace dos años, trabajó como economista en todos los tertulias que lo invitaban. Habia muchos. Miley es ingeniosa y despiadada en sus cálculos. Su enfoque siempre agresivo hacia los programas coléricos prometía mejor entretenimiento y ratings en el árido tema de la economía.

“Soy la primera presidenta en anunciar un plan de choque y ganar unas elecciones”, dijo Miley tras ganar una segunda vuelta en noviembre de 2023 con el 56 por ciento de los votos. Primero, devaluó el peso en un 50 por ciento, lo que inmediatamente encareció todo lo importado y alimentó un aumento de la inflación. A esto siguió la cancelación de todas las inversiones públicas y proyectos de infraestructura y una ola de despidos en ministerios y agencias gubernamentales. El presidente había pedido recortes de empleo del 15 por ciento.

Todo esto empuja a una economía ya estancada a la recesión deseada por el gobierno: la caída de la producción económica y el menor consumo equivalen a una caída de la demanda y de los precios, según dice la ecuación. El resultado debería ser una disminución significativa de la inflación. Hasta ahora este cálculo parece estar funcionando. La inflación mensual disminuyó al 20,6 por ciento en enero, al 13,2 por ciento en febrero y al 12 por ciento en marzo.

El estudio de Millie sigue funcionando.

“La mayoría de la sociedad necesita creer que las políticas de Miley están funcionando”, dice Lucas Romero de la encuestadora Synopsys en Buenos Aires. El apoyo a Miley es inquebrantable. “De los 100 encuestados que votaron por Miley en la segunda vuelta de las elecciones de noviembre, 97 Hasta ahora han mantenido su decisión”, dice Romero. ¿Y qué es más? : “En la segunda elección, Miley recibió el 43 por ciento de todos los votantes elegibles. Convirtiendo el conteo actual de votos en votos, hoy habría recibido más votos que los que recibió. entonces.

Miley aún podría aprovechar la necesidad de confianza de la población y la ausencia de una alternativa política. “La pregunta importante es cuánto tiempo. ¿Cuánto sufrimiento soportará la gente antes de cosechar las recompensas? ¿O se les acabará la paciencia para entonces? dice Romero.

Una oficina de cambio en Buenos Aires está abarrotada. Es principios de mes. “Todo el mundo necesita pesos para pagar sus cuentas”, dice una mujer con un número en la mano que le indica cuándo puede entrar en una de las cinco casetas. “Nadie compra dólares, todos venden”, afirma la mujer. Después de mucho tiempo, el tipo de cambio ilegal ha caído por debajo de los 1.000 paisa. Un dólar estadounidense vale actualmente 955 pesos.

En una sucursal de Western Union, el dinero se transfiere sin identificación ni recibo. “Si no vienes con una maleta llena de billetes de un dólar, no hay problema”, dice el joven detrás del mostrador mientras hace sonar una pequeña máquina para contar billetes de 1.000 pesos. “Estamos en una zona gris, oficialmente ilegal, extraoficialmente tolerada”, afirma, sujetando los billetes con una goma elástica.

La mayoría son pobres

Desde que el gobierno congeló los ahorros de la gente en diciembre de 2001 y a los titulares de cuentas sólo se les permitió retirar 250 pesos (entonces 250 dólares) por semana, la confianza en los bancos y la política fiscal del gobierno se ha visto permanentemente sacudida. A finales de 2023, los argentinos tenían alrededor de 280.000 millones de dólares fuera del sistema financiero local. En cuentas en el extranjero, en cajas de seguridad o debajo del colchón. Este monto se puede calcular periódicamente a partir de la información de la Agencia Estatal de Estadísticas y es más de diez veces las reservas en dólares del Banco Central de Argentina.

READ  Por qué las apuestas deportivas en línea son la mejor manera de ganar dinero

“La clase alta no tiene problemas de dinero, la clase media saca sus ahorros de debajo del colchón, la clase baja puede ser feliz incluso con un colchón”, dice la mujer de la oficina de cambio. No quiere decir cínicamente que la situación sea peor en los distritos más pobres. Ella todavía se defiende personalmente, pero el miedo crece entre sus amigos. Su número parpadeó, se despidió y cerró la puerta de la cabina.

A principios de enero, el número de pobres alcanzó su nivel más alto en 20 años. Según un estudio de la Universidad Católica de Buenos Aires, el 57,4 por ciento de los 46 millones de habitantes de Argentina vivían por debajo del umbral de pobreza, de la cual los gobiernos anteriores de Millay fueron los principales responsables.

El umbral de pobreza se basa en el valor de los productos básicos para una familia de cuatro personas. En febrero valía 690.900 pesos. Una mirada a las tendencias salariales muestra cuán rápido la gente puede caer en la pobreza: el gobierno aumentó el salario mínimo de 156.000 paisa a 180.000 paisa en febrero y 208.000 paisa en marzo. Eso significa que en febrero una familia de cuatro personas necesitaba casi cuatro salarios mínimos para evitar caer por debajo del umbral de pobreza. Las siguientes figuras mostrarán de cuántas armas adicionales es responsable el principio de adaptación de Miley.

Las consecuencias sociales son nefastas.

Porque a continuación, con los recortes en los subsidios estatales, la gente enfrentará aumentos de precios de electricidad, gas y agua, así como aumentos de tres dígitos en las tarifas del transporte público local. Los precios del combustible ya se han duplicado en los últimos meses. Los salarios y las pensiones no siguen el ritmo de estos aumentos y el poder adquisitivo de los ingresos continúa erosionándose. El consumo seguirá cayendo.

Las consecuencias sociales fueron tan nefastas que incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI) empezó a preocuparse por las políticas de austeridad de Millay. Argentina es el mayor acreedor del Fondo Monetario Internacional. El presidente Millay ha dicho repetidamente que quiere superar varias veces los objetivos de ahorro habituales del fondo.

READ  La ex estrella del Bayern gana el campeonato en Argentina: las lágrimas fluyen antes del pitido final

El FMI se alegra de que el gobierno no tenga que aplicar recortes presupuestarios en contra de los deseos de la mayoría. Sin embargo, la gente ha perdido poder adquisitivo en los últimos meses y ahora, como dijo a finales de marzo Rodrigo Valdés, director del Hemisferio Occidental del FMI, es necesario “mejorar la calidad, no la cantidad, del ajuste”. La preocupación del funcionario del FMI era un levantamiento social contra el presidente y el temor a un impago de la deuda.

“Dudo que Miley gobierne hasta el final de su mandato”, afirma el politólogo Martin D'Alessandro. Miley era una presidenta minoritaria. Tiene sólo el 10 por ciento de los escaños en la Cámara de Representantes y el 15 por ciento de los escaños en el Senado. Sin embargo, sigue una estrategia de confrontación hacia el Congreso.

No es una sociedad libre

“En los últimos 25 años, todos los líderes de las minorías latinoamericanas que chocaron con sus respectivos Congresos no terminaron sus mandatos”, afirmó D'Alessandro, y agregó: “La sociedad argentina no se ha convertido en una sociedad libre”.

Nadie se toma en serio los horizontes ideológicos de Miley. “El establishment económico y político realmente poderoso dijo: 'Bueno, veamos. Tal vez tengamos suerte y él arregle las cosas'. Pero no creen que sea el camino correcto”. Miley es impredecible, colérica, intolerante y siembra el miedo entre sus empleados.

“Hoy Milei tiene un 50 por ciento de aprobación a sus políticas. “¿Qué pasa cuando sólo tiene el 20 por ciento?” pregunta D'Alessandro. Millay es un populista de derecha, al igual que la ex presidenta más influyente Cristina Kirchner, una populista de izquierda. “Me preocupa la idea de que estén surgiendo dos polos extremos que no respetan los valores de la Constitución, la separación de poderes ni el espíritu de la democracia”.