noviembre 30, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

La sensación argentina sin fronteras: “Título o me muero”

Cuando se trata de la Copa del Mundo de fútbol, ​​no hay dos opiniones en Río de la Plata: Argentina es el favorito. Se puede ver, oír y leer. Lionel Messi se siente ‘más grande’ que en el primer partido de Arabia Saudita

Son las 5 de la mañana y el sol aún no ha salido en el Río de la Plata. Pero con los ojos cerrados o abiertos, todos los argentinos sueñan. Del título mundial. A esta hora local, reportes preliminares en la televisión señalan que el Mundial de fútbol comenzará a las 7 de la mañana para Argentina, cuando la Albiceleste, de colores celestes, abra el torneo con un primer partido de la fase de grupos ante Arabia Saudita. Las expectativas son altas. Aunque entrenadores y jugadores mantienen un perfil bajo.

Los argentinos usaron una forma abreviada de razones en un eslogan que ganó.

“Las finales que perdimos / Cuantos años lloré por ellas
Pero se acabó / porque volvimos a ganar en el Maracaná / en la final contra los brasileños /
Muchachos / Ahora volvemos a tener esperanza / Quiero ganar un tercer título / Quiero ser campeón del mundo
Vemos a Diego en el cielo / Cómo anima a Lionel (los padres de Diego) desde allí”.

De hecho, Argentina tuvo un récord maldito después de 1993 y ganó el Campeonato Sudamericano. Estuvieron en cuatro de las cinco finales del Campeonato Continental de 2004 a 2016. Todos perdieron dos veces ante Brasil, dos veces ante Chile y tres veces por penales. En el partido en casa de 2011, fueron eliminados por los eventuales ganadores Uruguay. En la final del Mundial de 2014 contra Alemania, Mario Gotze les robó el título en la prórroga.

Tuvieron que pasar por valles

Luego vino la final de la Copa América del año pasado. Lionel Messi rompió muchas maldiciones con su victoria en el Estadio Maracaná. El suyo personal, porque ganó su primer título con la Selección. Los cinco perdieron finales consecutivas. Y, increíble pero cierto, Argentina venció a Brasil 1-0 para ganar su primer partido competitivo contra un equipo local en suelo brasileño. Tomó 107 años.

READ  Brasil y Argentina consiguieron billete, una media tabla muy reñida

Desde entonces, ha habido una sensación creciente de que un equipo que juega allí ha cruzado todos esos valles para escalar el pico más alto del fútbol en Qatar. Nadie lo sabe excepto Lionel Messi, el príncipe heredero de Diego Maradona, quien juega para la Albiceleste desde 2005. Este Mundial será el último como jugador. A “La Pulga”, Pulga, le quedan siete partidos si quiere ganarla. Pero la Selección Argentina es más que él, que puede haber fallado en partidos anteriores: demasiada carga sobre los hombros de Messi; El juego está altamente calculado para el oponente, dependiendo de su forma o suerte y mala suerte en ese día.

Muchos ven al equipo más equilibrado que en partidos anteriores y, por lo tanto, con más poder de permanencia y mejores oportunidades. Hay jugadores experimentados como Nicolás Otamendi, Lionel Messi y Ángel Di María, y otras estrellas como Lautaro Martínez del Inter de Milán, Leandro Paredes de la Juventus y Rodrigo De Paul en el medio. El tractor del mediocampo del Atlético de Madrid estuvo 40 metros por delante del gol del título de Di María el año pasado. A ellos se unirán jóvenes como el compañero de club de De Paul, Nahuel Molina, Thiago Almada en el mediocampo lateral derecho y el delantero del Manchester City de 22 años, Julián Álvarez.

Despedida en el aeropuerto

Ha caído la noche de jueves a viernes, y es la 1 de la mañana en Buenos Aires. El amplio centro de entrenamiento de la selección nacional está ubicado en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, al sur de la capital argentina. La terminal de salida está ocupada y es ruidosa. De viaje a Qatar, Almada se une a un centenar de aficionados con trompetas y tambores, que cantan y bailan.
Algunos llevan camisetas de Vélez Sarsfield, uno de los tantos clubes de la capital. El jugador de 21 años jugó allí hasta el verano antes de mudarse a Atlanta FC en los Estados Unidos. Los oficiales de policía monitorean rutinariamente la escena, los taxistas y otros autos tocan sus bocinas, y muchas estaciones transmiten en vivo por radio sobre la partida del seguidor y las emociones de los fanáticos.

READ  Argentina recibe otro tramo de préstamo del FMI - Blick

No puedes verlo allí. El canal de deportes TyC transmite en vivo toda la noche antes del partido inaugural, las tiendas abren más tarde porque no va a venir nadie, y alguien ha pintado con spray en una pared de Buenos Aires, una ciudad de 16 millones de habitantes: “Título o me muero”. En una encuesta, uno de cada diez argentinos, la inflación dijo que preferiría ver a la Albiceleste ganar la Copa del Mundo que ser suspendido. La depreciación de la moneda es ahora de casi el 90 por ciento, una de las más altas del mundo.

La Copa del Mundo es, sin duda, el mayor tema mediático del país. Pero cómo llegó a Qatar, los abusos a los derechos humanos en el emirato, los trabajadores muertos y los productos de la competencia que han empañado el deporte a lo largo de los años se discuten solo parcialmente. Está indudablemente relacionado con la situación social. Para muchos, el fútbol de la Albiceleste representa un anhelo de alegría, un sentido de unidad y una distracción de las preocupaciones cotidianas. Un tercio de la población se preocupa por tener suficiente para comer. La tasa de pobreza supera el 35 por ciento.

En retrospectiva, Argentina, el fútbol y los derechos humanos tienen una relación complicada. En el Mundial de 1978, el general y presidente de facto Jorge Videla saludaba desde las gradas mientras todo el país vitoreaba el final del primer título, mientras su junta militar secuestraba, torturaba y drogaba a los indeseados en centros clandestinos. Mar desde helicópteros voladores. A finales de 1978, unas 15.000 personas habían desaparecido o muerto en casi tres años de “acción antisubversiva”, y la misma cifra volvió a terminar la dictadura en 1983.

Pero eso fue hace mucho tiempo. Solo un pequeño legado de esto lo vieron los televidentes argentinos en el inicio del partido Qatar-Ecuador, cuando la televisión pública cubrió sus programas con brazaletes negros. La activista de derechos humanos de la dictadura y cofundadora de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, murió el mismo día.

READ  Argentina venció a Jamaica: Messi celebra su victoria número 100 con la selección

“Tan orgulloso”

Por supuesto, los medios hablan a menudo de Messi como el núcleo de la misión en Oriente Medio. El lunes, a menos de 24 horas del inicio del torneo, Argentina dio la voz de alarma en los medios. ¿El tobillo derecho de Messi no tiene un bulto debajo de los calcetines? “La Pulga” fue atacada allí hace unos días. Pero el propio número 10 aseguró al primer interrogador en la rueda de prensa final: se sentía “personal y físicamente bien”. De lo contrario, hay que verlo partido a partido.

Han pasado 20 años desde la última vez que la selección sudamericana ganó el título. Brasil luego ganó la final contra Alemania. Argentina ganó por última vez el trofeo más importante del fútbol mundial en 1986, al vencer a Alemania. De haber sucedido esta vez nuevamente, las señales hubieran sido claras: un Mundial en la primavera argentina, la Albiceleste como campeona sudamericana y un mediapunta llamado Messi que jugó junto a Diego Maradona en el último Mundial. Se puede traer al país un tercer título en el Sky.

Junto a Messi, el técnico argentino Lionel Scaloni también trató de controlar las expectativas en casa. Ganar el título muchas veces depende de los detalles y, en general, el fútbol siempre es un juego, un juego, nada más. Debe haber muchos en su contra 14.000 kilómetros al suroeste. Dondequiera que vaya, las expectativas optimistas se han apoderado de Argentina. Hay una palabra para eso: ilusión.