febrero 21, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Miley tuvo que superar la resistencia de los especuladores

Miley tuvo que superar la resistencia de los especuladores

El nuevo presidente prestará juramento el 10 de diciembre. Quiere liberalizar la economía. Además de recetas económicas sólidas, necesita mucha habilidad política.

Javier Mili promete un alejamiento fundamental del sistema económico peronista en Argentina. Hasta ahora, sin embargo, las predicciones sobre la desaparición del peronismo siempre han resultado prematuras.

Natasha Pizarenko / AB

El pasado domingo se llevaron a cabo las finales del Argentina Polo Open en Buenos Aires. El torneo de polo más importante del mundo se celebra desde 1893 y tiene una duración de cinco semanas. En esta prestigiosa competición se utilizan caballos clonados desde 2016. Actualmente se utilizan descendientes de los primeros caballos clonados. Utilizando tecnologías introducidas por primera vez en los Estados Unidos, actualmente funcionan en Argentina varias grandes estaciones de clonación que “producen” cientos de caballos cada año.

El polo se ha convertido en un sector económico importante en Argentina. Este es un buen ejemplo de cuán exitosos e innovadores pueden ser los sectores de la economía que no son intervenidos por el gobierno. El polo no es un caso aislado. argentina tiene uno Una escena de apertura en auge, Se reconoce más allá del país, sobre todo en Internet.

Estas empresas exitosas demuestran que a Argentina no le faltan emprendedores innovadores. Contrastan marcadamente con el panorama económico general del país, que ha estado plagado de graves crisis de vez en cuando durante casi cien años. Argentina ha caído de uno de los diez países más ricos del mundo a uno de los principales países en desarrollo, con dos quintas partes de su población viviendo ahora en la pobreza.

Perón estableció un Estado autoritario y corporativista

¿Cuáles son las razones de eso? Una fecha clave fue el golpe militar de 1943. Fue una reacción al descontento popular con la coalición gobernante de partidos conservadores que mantuvieron el poder mediante el fraude electoral y la represión de los miembros de los partidos de oposición.

READ  ¿Un regreso sensacional? Messi considera regresar a Argentina

El golpe selló el fin político de los conservadores y representantes de la agricultura de exportación que había hecho tan próspero al país. Como explica el sociólogo alemán Peter Waldmann en un libro sobre las crisis argentinas, después de 1943 los conservadores ocuparon sólo un pequeño lugar en el espectro de los partidos argentinos.

Sin embargo, el golpe militar no condujo a formas políticas democráticas, sino a un Estado autoritario que ahora movilizó a la clase trabajadora desde arriba de manera corporativista. Como resultado del golpe, llegó al gobierno el hombre que asumiría la presidencia tres años después y moldeó la política argentina como nadie hasta el día de hoy: el coronel Juan Domingo Perón.

Perón eligió como base política a un amplio espectro de trabajadores y pobres y los incorporó a elementos de su Estado autoritario y corporativista. En su organización se integraron muchos empresarios, especialmente industriales.

Las ganancias económicas se evaporan debido al proteccionismo

Según la Estrategia Nacional de Desarrollo de Perón, Argentina se convertiría en una nación industrial moderna. Para ello, quería utilizar la coerción estatal para desviar capital de la agricultura a la industria. Debido a la falta de competencia internacional, tuvimos que defendernos con aranceles elevados. Esto resultó en una asignación ineficiente de recursos, una industria de baja calidad y, en última instancia, grandes pérdidas para la economía nacional.

Muchos autores, como el sociólogo estadounidense Carlos Wiseman, ven la inestabilidad política y económica que siguió a la caída de Perón en 1955 principalmente como resultado de un estancamiento catastrófico en la lucha por la distribución de los excedentes económicos.

En particular, los dos principales actores antagónicos –los trabajadores e industriales movilizados por el peronismo, por un lado, y el sector agrícola exportador, por el otro– se bloquearon constantemente entre sí. Los peronistas pudieron movilizar a muchos más ciudadanos a través del clientelismo y así ganaron en gran medida poder político. Pero los superávits económicos vitales para Argentina continuaron siendo proporcionados por el sector exportador agrícola, que pudo desempeñar un papel de veto.

READ  Cheever pese a violenta salida en la entrada a MXGP Argentina

Este conflicto sobre la asignación de recursos entre la industria urbana y la agricultura de exportación continúa hasta el día de hoy. Por ejemplo, desde el cambio de milenio, los productores de soja han tenido que pagar hasta el 50 por ciento del valor de las exportaciones (¡no sólo sus ganancias!) al Estado. Por lo tanto, no sorprende que las provincias de Córdoba, Santa Fe y Mendoza, importantes para la agricultura de exportación, votaran claramente por Javier Mili en la primera vuelta de la votación.

La mala asignación obligatoria de ganancias de sectores económicamente exitosos para financiar sectores ineficientes protegidos por el gobierno sofoca el poder económico. Es una ironía que los recursos naturales del país le den a Argentina el “lujo” de mantener sectores no competitivos y un Estado inflado. Si sus propios recursos eran insuficientes, el gobierno pedía préstamos en el extranjero o comenzaba a imprimir dinero. Fue castigado por repetidas quiebras nacionales y una alta inflación.

Más de un tercio de los empleados ahora trabajan para el Estado, y más de la mitad de los argentinos reciben algún tipo de beneficio estatal. El gasto público es el 40 por ciento del PIB. En comparación: en Suiza el año pasado la cifra fue del 31,5 por ciento, aunque el estado hace más por sus residentes.

Miley debe movilizar a los defensores de la reforma

Javier Milei, que asumirá el cargo el 10 de diciembre, promete un alejamiento fundamental del sistema económico peronista. Se enfrenta a importantes desafíos políticos y económicos. Las predicciones sobre la desaparición del peronismo siempre han resultado prematuras. Los dictadores militares de 1976 a 1983, el peronista Carlos Menem en la década de 1990 y Mauricio Macri de 2015 a 2019 han intentado abrir la economía en el pasado. Todos los intentos de reforma terminaron en nuevas y graves crisis económicas.

READ  El Papa habla con el presidente argentino Fernández

Milei se encuentra en una posición inicial complicada. Carece de experiencia en liderazgo. En política, fue diputado sólo dos años. Tiene sólo una base política estrecha. Su partido tiene sólo el 14 por ciento de los escaños en la Cámara de Representantes y el 11 por ciento de los escaños en el Senado. Ninguno de los poderosos gobernadores provinciales procedía de su partido.

Sin embargo, el cambio entre el electorado es alentador. En la primera vuelta de las elecciones presidenciales, más de la mitad de ellos eligieron candidatos que apoyaban claramente la liberalización económica. Desde el regreso a la democracia en 1983, ningún otro presidente ha obtenido tantos votos como Miley en una segunda vuelta. El sufrimiento de la crisis económica es ahora tan grande que muchos argentinos están cuestionando la vaca sagrada del peronismo.

Sin embargo, los obstáculos a las reformas reales son formidables. Sectores poderosos de la sociedad tienen intereses creados aún más fuertes en mantener el sistema actual. Desde que Néstor Kirchner asumió el poder hace veinte años, un tercio de los argentinos siempre ha apoyado el sistema económico intervencionista estatal que él y su esposa, Cristina, ampliaron.

Los sindicatos y los movimientos sociales organizados por los peronistas siguen siendo una fuerza influyente. Si sus miembros temen daños materiales, no dejarán de utilizar la violencia para luchar contra las reformas en las calles.

Sectores influyentes de la comunidad empresarial también intentarán bloquear las reformas. Los empresarios que se benefician del proteccionismo peronista temen la competencia y la desregulación. Por ejemplo, la presidenta de la organización coordinadora de empresarios, Cristina Kirchner, apoyó públicamente muchas de las medidas intervencionistas. Ochenta años de peronismo han creado intereses profundamente arraigados en la sociedad argentina. Miley debe superar esto si quiere tener éxito.