junio 17, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Política: La juventud argentina desgarrada: inflación, sueños de Hollywood y la lucha por una patria

Política: La juventud argentina desgarrada: inflación, sueños de Hollywood y la lucha por una patria

Argentina ha estado en una crisis económica masiva durante años. En la tercera economía más grande de América Latina, la tasa de inflación es del 115 por ciento. El país tiene enormes deudas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y casi el 40 por ciento de la nación que alguna vez fue rica vive por debajo del umbral de pobreza.

Se están celebrando elecciones primarias en el país sudamericano, y las elecciones presidenciales en sí se celebrarán en octubre. Muchos argentinos están desilusionados con los partidos establecidos. Los jóvenes en particular anhelan escapar del ciclo de crisis económica e inflación. Javier Milei, un populista de derecha, ganó las primarias, obteniendo un gran número de votos, especialmente de los jóvenes.

Antonia Berger de Bermatingen (BodenseeGries) tiene 19 años y pasa seis meses en Buenos Aires en el proyecto de voluntariado “Coulterweed”. | Imagen: Arina Romanova

Hablamos con tres jóvenes sobre sus planes y su vida cotidiana en crisis, pero también sobre sus sueños, que a veces se parecen a los sueños de los jóvenes europeos.

Objetos de Cecilia

Tilgara es un pintoresco pueblo de montaña en los Andes argentinos. Al pie del árido paisaje montañoso, coloridas casas de piedra están bordeadas de cactus. Los niños juegan entre ovejas y perros callejeros en calles sin pavimentar. Un lugar que rápidamente incita a los visitantes a romantizar la pobreza. Durante el día suena una flauta de pan en los puestos del mercado, por la noche aquí se encienden las barandillas.

Cecilia Llamas tiene dieciséis años y hace semanas que no va al colegio porque el colegio está cerrado. En cambio, ella se resiste. Con amigos, su familia, todo el pueblo. Bloquean la carretera durante varias horas y provocan atascos durante kilómetros. Grita Cecilia deteniéndose entre banderas ondeando y neumáticos quemados. “¡Aumentar los salarios, reformar!”

“En mi tiempo libre salgo con mis amigos al pueblo”, dice Cecilia. “Nos reunimos para comer helado o jugar en el parque. Pero también me gusta estar en casa”. Cecilia y sus amigas Camila y Dalma han vivido toda su vida en Tilgara, un pueblo ubicado en el noroeste de la provincia de Jujuy en Argentina, donde sus familias forman parte de la población indígena.

“A principios de junio, los docentes salieron a la calle para exigir salarios más altos”, informa Cecilia. Cuando Gerardo Morales trajo la nueva reforma, todo el pueblo se unió”. Morales es el gobernador interino de la provincia. La reforma fue una enmienda a la constitución provincial destinada a dificultar las protestas populares.

Desde hace meses protestan contra la expropiación por la minería del litio. Porque muchas comunidades tribales no tienen derechos sobre sus áreas. Ha habido repetidas disputas por tierras con las empresas mineras. “Tengo miedo de que algún día abran una fábrica de litio en nuestra tierra y nos quiten el agua subterránea”, dice Cecilia con cara triste.

Jujuy está situada junto a Chile y Bolivia en lo que se conoce como el Triángulo del Litio, que se cree que contiene el 60 por ciento de las reservas mundiales de litio. Se utilizan, por ejemplo, para las baterías de los coches eléctricos. La minería utiliza mucha agua dulce preciosa.

“El pueblo es para la gente que vive aquí, no para los extraños”, dice Cecilia. A medida que estalla la violencia entre los manifestantes y la policía, el levantamiento se cobra víctimas. “Un joven de 17 años perdió un ojo por las balas de goma de la policía”, cuenta Cecilia. “Estoy luchando por mis derechos”.

Ondea la bandera viphala, símbolo de los pueblos indígenas de los Andes. Muchos temen que los disturbios en Juju puedan ser un presagio de los próximos meses en Argentina, cuando se elegirá un nuevo gobierno en octubre.

Nico sueña con Hollywood

Al otro lado del país, a unos 1.300 kilómetros de distancia, vive en Buenos Aires Nico Bechara, de 21 años. La vibrante capital no podía contrastar con la patria de Sicilia. “Despertarse en medio de la noche y saber que puedes dormir unas horas más”, respondió, era lo que lo hacía feliz. “Aparte de eso, me gusta salir con amigos”, dice. “Nos encantan los videojuegos como Counter Strike. O juguemos baloncesto junto al río.

Niko Bechara sueña con Hollywood y una carrera cinematográfica.

Niko Bechara sueña con Hollywood y una carrera cinematográfica. | Imagen: Arina Romanova

Su gran sueño es Hollywood. Ya sea actor o director, lo principal es la cinematografía. ¿Cómo gana dinero ahora? “Estuvo bien”, se ríe. “Bueno, edito vídeos de personalidades de los videojuegos, por ejemplo de YouTube”. Ocasionalmente recibe comisiones de agencias de publicidad locales.

Después de completar una carrera de tres años en la escuela de cine el año pasado, encontrar trabajo fue difícil. “Tomo clases de actuación y hablo con todo tipo de personas porque las conexiones son lo más importante”, dice. Después de todo, está disfrutando de su juventud.

También te puede interesar

Compañía

¿Perezoso, dependiente, frágil como un copo de nieve? ¿Qué está pasando realmente con la Generación Z?

Para Christoph Hirling, de Radolphzell, el dinero es la clave para una vida sin preocupaciones.  Madeline Metzler de Kreuzlingen está buscando lo que ...


“Los fines de semana salgo de fiesta. Me encanta bailar, especialmente reggae o techno”, dice Nico. “Nos quedamos hasta que sale el sol”. Más de 14 millones de personas viven en el área metropolitana de Buenos Aires. “Encontrar el amor verdadero es “Es muy difícil”, dice el joven de 21 años. “Utilizo aplicaciones como Tinder, pero no las encontrarás allí”. Sus padres son sus modelos a seguir. “Has trabajado duro toda tu vida y yo también debería hacerlo”. “, dice Niko.

Pero hacer planes no siempre es fácil. “No sé cuánto dinero tendré en la mañana. Todo es caro. Muchos, incluidos niños, mendigan o roban”, narra. Argentina sufre de inflación, que ha aumentado a lo largo de los años y actualmente se sitúa en el 115 por ciento. La política no le interesa y hace un gesto desdeñoso. “Ya no me importa, de todos modos me iré de aquí”.

De lo contrario a Europa

Si no trabaja con Hollywood, quiere ir a Europa. “A un lugar con gente interesante y una economía funcional. Puedo vivir una vida estable y no tener que esconder mis cosas a los ladrones en la calle”, explica Niko. “La mayoría de mis amigos quieren irse del país”.

Pese a todo, está orgulloso de Argentina. “Quiero decir, tenemos a Messi, ¿cómo no estar orgulloso de eso?” No le gusta el fútbol, ​​pero quiere volver a pensar en ganar el Mundial de 2022. “Es un momento feliz para Argentina. Todas las calles se llenaron de pura alegría”, recordó. Pero sólo duró dos semanas.

“Uno pensaría que estaría hablando de la situación económica con mis amigos o algo así”, dice Niko. “Pero somos sólo un grupo de gente tonta que habla de autos, chicas, películas y chismes”. ¿Y el cambio climático? ¿El título es tuyo? “La verdad es que no. Personalmente separo los residuos y reciclo”, afirma, pero el cambio climático le importa un carajo.

Antonella es vegetariana en Fleischland

Antonella Malka es vegetariana. Esto no es fácil en Argentina, donde la carne es una parte importante de la dieta. “Hacerlo sin productos animales puede provocar a veces situaciones desagradables”, afirma el joven de 22 años. “Pero las cosas están cambiando”.

Los debates sobre sostenibilidad se llevan a cabo fuera de la Facultad de Nutrición, donde estudió durante cuatro años. “Argentina tiene un problema de obesidad y diabetes, por ejemplo por el alto consumo de comida chatarra”, explica Antonella. Quiere que los niños aprendan más sobre la sostenibilidad en la escuela. “Una gran parte de la población no vive de forma especialmente eficiente en el uso de recursos”, afirma.

Como vegetariana, Antonella Malka no lo tuvo fácil.

Como vegetariana, Antonella Malka no lo tiene fácil | Imagen: Antonella Malka

Al igual que Nico, Antonella vive en Buenos Aires y aún vive en casa de su madre. A pesar de ello, trabaja cinco horas al día además de estudiar, más recientemente en un call center. Allí ganaba el equivalente a cinco euros la hora.

Pero recientemente fue despedido porque la empresa atravesó problemas financieros. Por eso ahora está buscando trabajo. “Quiero ganar dinero para ser independiente”, explica. “Esto me permitirá comprar mi propia comida y ropa. Y apoyo a mi madre tanto como puedo.

¿Cómo pasa su tiempo libre? “Oh, no tengo tiempo libre”, se ríe Antonella. “Estoy aprendiendo mucho. Pero trato de hacer tiempo para el yoga”. Por supuesto, a menudo escucha música. “Me encanta Taylor Swift”, dice efusivamente.

Está tratando de entregarse en las redes sociales. “Eliminé Instagram de mi teléfono porque pasaba mucho tiempo comparándome con los demás”, dice. Estudiar le da confianza. “Porque no hago esto sólo por mí mismo, sino también por la próxima generación, puedo impartir conocimientos y valores”, afirma.

El cambio climático no es un gran problema

Inflación, redes sociales, incertidumbre sobre el futuro: los jóvenes de Alemania y Argentina comparten muchos desafíos. Pero uno da la impresión de que los problemas globales como el cambio climático son menos apremiantes en Argentina. ¿Porque el país no es el principal responsable? ¿Porque las cuestiones nacionales parecen más apremiantes?

Antonella nunca salió de Buenos Aires. Más adelante le gustaría vivir en Europa, preferiblemente en Gran Bretaña. “Me gusta el idioma”, dice. “Creo que Europa es pacífica, la gente es respetuosa y distante”. Anhela la vida tranquila y la seguridad.

Pero no todos los jóvenes argentinos planean boicotear el país. “Aquí es maravilloso. Amo mi tierra natal y su cultura”, dice entusiasmada Cecilia. “La mejor época del año es el carnaval en febrero”.

Cecilia y sus amigos siempre quieren quedarse en Juju, a pesar de sus preocupaciones y enojo hacia el gobierno provincial. O tal vez por eso. “Mi pueblo es una gran familia y nuestras tradiciones son muy importantes para mí”, dice Cecilia. Vale la pena luchar por ello.

READ  Jornada de Acción por el Aborto en Argentina: "¡La libertad es nuestra!"