diciembre 3, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Mirando hacia adelante a la cosecha récord (nd-aktuell.de)

Argentina quiere exportar más trigo en el futuro.

Foto: dpa, Roberto Pera

La consecuencia no deseada de la guerra de Ucrania fue que los países exportadores de productos agrícolas como Argentina se beneficiaron del aumento de los precios de los alimentos en los mercados mundiales. Los cereales y las semillas oleaginosas, en particular, han aumentado considerablemente y, en tiempos de paz, Rusia y Ucrania representaron una buena parte de la demanda mundial. Desde el comienzo de la guerra, el precio de la tonelada de trigo ha subido de $350 a $420.

Argentina ocupa el séptimo lugar en la clasificación mundial de proveedores de trigo con una participación de mercado de aproximadamente el 5 por ciento, el 8,5 por ciento, detrás de Ucrania. Rusia encabeza la lista con un 20 por ciento y un 15 por ciento más que la Unión Europea. Canadá, Estados Unidos y Australia están siguiendo su ejemplo. Queda por ver cómo cambiará esta clasificación en el futuro. El gobierno argentino ya ha anunciado que tiene la intención de proporcionar más después de la próxima cosecha.

Sin embargo, la alegría de la esperada renta extra es limitada, no sólo por los horrores de la guerra, sino también porque se sigue de cerca en el Río de la Plata. Además, tienen Precios de la harina, el pan y la pasta Las exportaciones de trigo de América del Sur también han aumentado considerablemente en las últimas semanas. “Antes del 20 de febrero, el precio interno de una barra de trigo era de unas 26.000 rupias. Desde el inicio del conflicto ha subido a más de 35.000 pesos por tonelada”, dijo el presidente Alberto Fernández, quien se comprometió a “proteger la mesa argentina de estas consecuencias económicas”.

READ  Argentina venció a Bolivia en la Copa América

Para ello, el Presidente ha creado el “Fondo de Confirmación del Trigo Argentino”. La empresa tendrá que subsidiar 3,8 millones de toneladas de sus propios requerimientos y el precio interno se deducirá del precio internacional. El fondo está financiado por un aumento del dos por ciento en los impuestos a la exportación de aceite de soja y harina de soja. Desde el comienzo de la guerra, los precios del trigo han subido un 37 por ciento, y el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, justifica el aumento de impuestos. “El aumento de precio se desplazó al precio de la harina, pasando así al pan y todos los derivados del trigo”.

Al mismo tiempo, el Ministro prometió una cosecha récord de trigo y una de las más altas de maíz en la próxima temporada. “Esperamos que la cosecha 2022/23 sea un nuevo récord de producción”, dijo Domínguez. Según la bolsa de agronegocios de Rosario, el excedente total de trigo de la cosecha anterior de alrededor de 13,9 millones de toneladas se vendió hace mucho tiempo, por lo que aumentar considerablemente el precio aumentará los ingresos cuando se venda la próxima cosecha.

Esto respalda el estudio de que los precios del mercado mundial del trigo aún no han sido aumentados por los productores, sino por especuladores con contratos de venta y empresas exportadoras. En febrero, cuando las exportaciones totales de Argentina alcanzaron un nuevo récord de $ 6,4 mil millones, el superávit comercial fue de solo $ 800 millones, de los cuales solo $ 220 millones se debieron al aumento de los precios mundiales de productos agrícolas y otras materias primas.

READ  El técnico brasileño Tide criticó el sistema de la Copa América y acusó a Argentina de ser "antifútbol".

En Buenos Aires es muy controvertido si el aumento de los precios del pan fue la razón principal del aumento de los precios del trigo de todos modos. La tasa de inflación de Argentina ha sido de dos dígitos durante muchos años. En 2021 fue del 51 por ciento. Incluso se pronosticaron tasas más altas para el año en curso antes de la guerra de Ucrania. Por lo tanto, la Alerta Roja está vigente desde hace mucho tiempo, con una inflación de 4,7 por ciento respecto al mes anterior, Argentina superó por primera vez a Venezuela en febrero. El hecho de que incluso los comestibles aumentaran un 7,5 por ciento en febrero es interpretado por muchos como un ajuste urgente. Por supuesto, esto ya afecta al 40 por ciento de los 45 millones de argentinos que viven por debajo del umbral de la pobreza.

“La guerra contra la inflación comienza el viernes”. Con la elección de estas desafortunadas palabras, el presidente Fernández se comprometió a enfrentar la inflación ya. Estaba con el Congreso ese día Nuevo contrato de préstamo Acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El acuerdo ahora está sellado, luego de una reciente luz verde de la junta directiva del FMI. La clave es posponer el pago del préstamo de $ 44.5 mil millones hasta 2026. Sin embargo, cómo reducir la tasa de inflación acordada en el acuerdo es actualmente un misterio.