junio 19, 2024

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Presidente de Argentina quiere vender gas a Alemania

Presidente de Argentina quiere vender gas a Alemania

Alberto Fernández, presidente de Argentina

Argentina como alternativa a Rusia en el mercado mundial.

Berlina Las esperanzas de Argentina de superar su propia crisis económica y reposicionarse como proveedor de energía del continente europeo están enterradas bajo una vaca muerta. “vaca muerta”, una formación rocosa en el sureste del país, es considerada el segundo depósito de gas de esquisto más grande del mundo. La guerra en Ucrania y las discusiones sobre el futuro de los suministros energéticos europeos ahora generan esperanzas de que Argentina pueda vender este gas a nivel mundial.

Para ello, el Presidente argentino realizó una gira desde España a Francia vía Alemania. Handelsblatt habló con él en Berlín. Fernández explica el propósito de su viaje con las palabras: “Debido a la guerra en Ucrania, el mercado mundial no ve un papel importante en Rusia”. Argentina podría ser una buena alternativa.

“Construiremos plantas de licuefacción de gas para que en el futuro se pueda exportar gas”, prometió el presidente. Habló con el canciller Olaf Scholes sobre el hecho de que Alemania podría participar en la construcción de estas plantas. Por ejemplo, es concebible el cofinanciamiento a través de una asociación público-privada de una de las empresas argentinas. Fernández dijo que el director estaba muy interesado.

Sin embargo, no parece que Alemania planee usar gas argentino en el corto plazo. En Argentina, ha habido protestas contra el proyecto debido a preocupaciones sobre los impactos ambientales y climáticos.

Además, Fernández estima que la construcción de las plantas de licuefacción tomará por lo menos dos o tres años. “Debe impulsarse rápidamente ahora”, exige, esperando el apoyo alemán.

El rival de Europa es China

Sin embargo, en su búsqueda de inversionistas en nuevos proyectos de energía, Fernández recientemente dirigió su atención a Beijing. Esto resultó en una cooperación en el sector energético que involucra un total de 17 proyectos de infraestructura, para los cuales China está contribuyendo con US$23.700 millones. El acuerdo es parte de un plan para conectar Argentina con la Nueva Ruta de la Seda de China.

China se ha convertido durante mucho tiempo en el mayor competidor económico de Europa en América Latina. El comercio entre China y América Latina creció de $18 mil millones en 2002 a $400 mil millones el año pasado.

Sin embargo, en una entrevista con Handelsblatt, Alberto Fernández destaca la diferencia entre la relación bilateral de su país con China y los europeos. “Las empresas europeas han estado en Argentina durante más de 100 años, hay una simbiosis allí”, dice. China, por otro lado, solo invertirá en la infraestructura de Argentina y aumentará los precios de los alimentos comprando carne a granel.

Francia está protegiendo sus propios sectores económicos.  IMAGO/IP3prensa

El presidente francés Emmanuel Macron con Alberto Fernández

Francia está protegiendo sus propios sectores económicos.

Sin embargo, el presidente argentino también es considerado un gran escéptico con respecto al tratado de libre comercio previsto entre los países del Mercosur y la Unión Europea. Las negociaciones de la UE con Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, miembros de la zona económica Mercosur, finalizaron en 2019 luego de dos décadas. Sin embargo, hasta ahora, el acuerdo no ha sido ratificado, ya que los europeos han expresado su preocupación por la destrucción de la selva amazónica por parte del presidente brasileño, Jair Bolsonaro.

READ  Giro de corona y juego contra Argentina caído: asociación brasileña "sorprendida" por funcionarios de salud

Uno de los principales problemas es la deforestación.

Según Alberto Fernández, se trata principalmente de un tema completamente diferente. “Decir que no se puede firmar un acuerdo debido al cambio climático no es cierto”. En cambio, la parte europea está bloqueando el acuerdo, ya que muchos países quieren proteger ciertos sectores de sus economías.

Fernández critica el enfoque en áreas donde los países del Mercosur son particularmente fuertes. Francia, por ejemplo, quiere proteger a sus agricultores afectados por el tratado.

Sin embargo, América Latina en general tiene que volver a orientarse hacia Europa, porque de allí provienen las inversiones más importantes en “proyectos productivos”. Si Fernández se sale con la suya, esta “comunicación clave” debe mejorarse y profundizarse.

Pero también exige: “Necesitamos tener una discusión más honesta sobre el trato”. No se trata de Amazon, se trata de proteccionismo.