julio 2, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

A caballo en Argentina

Buenos Aires (AB) – Marcos William viajó un poco el año pasado. Ha visto los pastos frondosos de la pampa y las cumbres de los Andes, ha cabalgado a través de arroyos y bosques, enfrentando valientemente los vientos helados y el sol abrasador.

El joven de 29 años recorrió cerca de 8.600 kilómetros con sus tres caballos en su travesía por Argentina. Después de 14 meses en la silla ahora regresa a Buenos Aires.

como el gaucho que ama la libertad

“Siempre soñé con hacer este viaje”, dice Villamil. “Esta es la mejor manera de aprender sobre nuestro país”. De hecho, la caballería está muy arraigada en la cultura argentina. Gaucho, amante de la libertad, recorre el campo en sus caballos, uno de los arquetipos del folclore local. “Mis caballos me abrieron muchas puertas durante el viaje”, dice Villamil.

Aunque el aventurero creció en el corazón de la vibrante capital argentina, pasaba sus vacaciones en un jardín familiar en la provincia de Buenos Aires. Allí aprendió la vida popular sencilla y domó sus caballos. Ya en 2014 había recorrido más de 1000 kilómetros a caballo por la provincia de Buenos Aires.

Unos 35 kilómetros al día

William, quien estudió ingeniería agrícola, renunció sin más cuando lo consideraron para un ascenso a un puesto de trabajo en un banco de Buenos Aires en 2020, y comenzó a planificar su gira por Argentina. “No voy a viajar con el nuevo puesto”, dice Villamil. “Me arrepentiré por el resto de mi vida”.

En septiembre de 2020 partió con sus tres caballos, Mora, Viira y Torto. Desde la provincia de Buenos Aires navegamos por la Pampa, por el valle del Río Negro hasta la Cordillera de los Andes, y luego hacia el sur hasta la Tierra del Fuego. “Conseguí unos 35 kilómetros al día”, dice William. “Después de diez días de cabalgar, siempre tomaba un descanso de cinco días para curar a los caballos”.

READ  Argentina: dos ballenas varadas en 48 horas

Especialmente en la Patagonia escasamente poblada, tuvo que planificar con precisión su ruta para llegar a la comida y el agua en buenos momentos. “Las granjas están a veces a 300 kilómetros de distancia”, dice William. “A veces no veo a los demás”.

Volver al estado original

En su viaje por Argentina nunca estuvo en peligro real, pero hubo una o dos situaciones difíciles. En Santa Cruz, sopló un fuerte viento que arrojó al caballo y al jinete a un valle, y en otra ocasión uno de los caballos se sobresaltó y pateó a Willemill en el estómago. “Si te lastimas gravemente en estas áreas remotas, se acabó”, dice el joven de 29 años. “Entonces encontrarán tu cuerpo en seis meses”.

Desde Uzuaya, una ciudad al sur de Argentina, William trajo caballos con un remolque a General Pico en la provincia de La Pamba y desde allí cabalgó hasta la frontera con el norte de Bolivia. Desde La Guaca, en el norte del país, nos dirigimos hacia el sur a través de las provincias de Salta, Sago, Cilantro y Entre Rியோos y regresamos a Buenos Aires.

Para no sobrecargar a los animales, William los intercambiaba todos los días: él mismo montaba a caballo, llevaba un segundo equipaje y caminaba un tercero sin peso. En los días de descanso, se proporcionó forraje concentrado que no fuera pasto. El mismo Villamizh vivió una vida humilde. “Comía muchas nueces y frutas secas, casi siempre me saltaba el almuerzo y siempre comía pasta por la noche”, dice.

Para un joven de 29 años, viajar por Argentina es un regreso a lo original, un regreso a lo esencial. “Crecí en la gran ciudad, iba al teatro, iba a conciertos, me reunía con amigos en los restaurantes”, dice la abuela William de Hamburgo. “Sin embargo, no me sentí solo en mi viaje. Sigo viva y concentrada en el canto de los pájaros o en algún olor”.

READ  Argentina quiere dialogar con Gran Bretaña sobre las Islas Malvinas

© dpa-infocom, dpa: 211106-99-890286 / 3

Villa en Instagram