septiembre 29, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Cómo la leche puede empeorar la esclerosis múltiple

Tras la pista de un vínculo importante: un estudio muestra por qué el consumo de lácteos puede empeorar los síntomas de la esclerosis múltiple (EM). En las enfermedades neurodegenerativas autoinmunes, la “confusión” puede desempeñar un papel: las reacciones demasiado agresivas a la proteína de la leche también se dirigen contra un componente de la “capa aislante” que rodea las neuronas. Los investigadores mostraron esta asociación en un modelo animal, pero también encontraron evidencia de un mecanismo similar en humanos. Por lo tanto, ciertos grupos de pacientes con EM deben evitar los productos lácteos.

Según estimaciones, más de 200.000 personas se ven afectadas solo en Alemania: la EM es una de las enfermedades neurológicas más comunes entre los jóvenes. Se manifiesta en forma de sensaciones anormales, problemas de visión y trastornos del movimiento y, en casos extremos, puede ocurrir una parálisis pronunciada. Sin embargo, existen formas y características muy diferentes de las enfermedades autoinmunes. Los síntomas ocurren porque el sistema de defensa del cuerpo ataca la sustancia similar a la grasa que aísla eléctricamente las fibras nerviosas en el sistema nervioso central. El daño a esta llamada vaina de mielina puede provocar cortocircuitos e impedir la transmisión del estímulo.

Las causas de la aparición de la EM y los factores para el desarrollo de la enfermedad son complejos y difíciles de entender hasta ahora. Sin embargo, parece claro que la base de la EM es una combinación de predisposiciones genéticas, factores ambientales y comportamiento. La dieta también juega un papel importante. El consumo de productos lácteos siempre se ha considerado importante. Esto también formó la base del estudio dirigido por investigadores dirigidos por Stephanie Courten del Hospital Universitario de Bonn: “Constantemente escuchamos de los pacientes que se sienten agravados si comen leche, requesón o yogur. Es por eso que decidimos investigar la causa de este problema”. conexión”, dice el experto en EM.

READ  No se requieren pruebas, pero sí fiestas: el camino de la pandemia en Israel en el tamizaje epidemiológico

De camino al contacto

Para aclarar qué componentes de la leche podrían ser los responsables del efecto, Kürten y sus colegas realizaron experimentos en modelos animales. Según explican, las proteínas fueron los principales catalizadores potenciales. Por lo tanto, los científicos inyectaron a los ratones diferentes proteínas de la leche de vaca junto con algunos de los refuerzos. Luego examinaron los síntomas de los animales que podrían estar asociados con la EM.

Como informaron los científicos, descubrieron oro con una proteína de leche prominente: la caseína. Cuando les dieron a los animales este ingrediente junto con un potenciador, algunos mostraron signos de trastornos nerviosos. Luego, los exámenes de microscopio electrónico del tejido nervioso revelaron: en estos animales, la capa de mielina alrededor de las fibras nerviosas en el sistema nervioso central mostró signos de daño: similar a los pacientes con EM, la vaina aislante estaba perforada, aparentemente debido a la ingestión de caseína. “Sospechábamos que la causa era una reacción inmunitaria equivocada, similar a lo que ocurre en pacientes con esclerosis múltiple”, dice la autora principal Rittika Chunder. Según ella, esto generó dudas concretas: podría haber una interacción mutua. “Las propias defensas del cuerpo en realidad atacan la caseína, pero también destruyen las proteínas que están involucradas en la formación de mielina”, dice Chonder.

Como explican los investigadores, la reactividad cruzada puede ocurrir cuando dos moléculas son muy similares, al menos en ciertas partes. Entonces el sistema inmunológico los confunde entre sí, por así decirlo. Entonces, el equipo investigó la posible causa en este caso. “Comparamos la caseína con diferentes moléculas importantes para la producción de mielina”, explica Chonder. “Mientras hacíamos esto, nos encontramos con una proteína llamada MAG. Parece muy similar a la caseína en algunas áreas, tanto que los anticuerpos contra la caseína en los animales de prueba también estaban activos contra MAG”, dice el investigador. De esta forma, parece que la mielina se desestabilizó en los animales tratados.

READ  Las personas que viven con el VIH viven 4,8 años más rápido

Importancia médica

Pero, ¿hasta qué punto se pueden extrapolar los resultados en ratones a humanos con EM? Para obtener información al respecto, los científicos agregaron anticuerpos de caseína de ratones a muestras de tejido cerebral humano en experimentos de laboratorio. Esto confirma que se acumulan allí en las células responsables de la producción de mielina en el cerebro. Además, otro resultado proporcionó evidencia: según los resultados del estudio, las células B responsables de la producción de anticuerpos en la sangre de algunos pacientes con esclerosis múltiple a menudo responden fuertemente a la caseína. Ahora está claro que los pacientes pueden haber desarrollado una alergia a la caseína en algún momento a través del consumo de leche. Por lo tanto, en cuanto comes productos lácteos, tu sistema inmunitario crea anticuerpos contra esta proteína. Estos también dañan la capa de mielina alrededor de las fibras nerviosas debido a la reactividad cruzada con MAG.

Los científicos confirman que la leche no juega un papel en la EM en general, pero los resultados muestran que sí tiene un papel en las personas con EM que tienen una reacción a la caseína. Aparentemente, esto no siempre es claramente reconocible para los afectados. “Actualmente estamos desarrollando una autoprueba que las personas pueden usar para verificar si tienen los anticuerpos apropiados”, dice Kürten. “Al menos este subgrupo debería abstenerse de la leche, el yogur o el quark”.

Sin embargo, como concluyeron los científicos, el mecanismo establecido también sugiere que el consumo de leche puede estar asociado con un mayor riesgo de desarrollar EM. Porque una vez que aparece una respuesta inmune a la caseína, teóricamente puede ocurrir una reacción cruzada con la mielina. Los investigadores subrayan que esto no significa, sin embargo, que una hipersensibilidad a la caseína conducirá inevitablemente a la esclerosis múltiple. Es probable que haya otros factores de riesgo. Sin embargo, la conexión estadística hace que te sientes y prestes atención, dice Kürten: “Según los estudios, los números de EM aumentan en las poblaciones donde se consume mucha leche de vaca”.

READ  Bacterias: bacterias resistentes a múltiples fármacos tratadas con virus

Fuente: Rheinische Friedrich-Wilhelms-Universität Bonn, artículo especializado: PNAS, doi: 10.1073/pnas.2117034119