diciembre 7, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Fútbol en Argentina: Atrapados entre la política y los ultras | Deportes | DW

Noticias como esta han sacudido al fútbol argentino: Hugo Moyano no se postulará para la reelección como presidente de CA Independiente. El club de fútbol argentino ha ganado un récord de siete títulos en la Copa Libertadores en América del Sur. Esto deja vacante uno de los puestos más interesantes del fútbol de clubes argentino. Moyano es el epítome de un oficial de club argentino. El hombre de 78 años ha hecho malabarismos con todos los puestos de su vida como líder sindical, líder del partido, líder del club.

En el fútbol siempre tuviste una opción

Ezequiel Fernández Moores, director y columnista del diario “La Nación”, explica en entrevista con DW que existen razones históricas para la cercanía entre el fútbol y la política. “La historia de Argentina está marcada por muchas conspiraciones. Así que los únicos escenarios entre los que la gente puede elegir son los votos en los clubes de fútbol”. El fútbol hizo posible que los políticos estuvieran cerca de la gente en tiempos difíciles a través de una oficina en un club de fútbol. “Creo que ese es el origen, la conexión y la proximidad de estas personas”, dice Moores.

Ezequiel Fernández Moros es un escritor y columnista argentino.

Lo mismo ve el publicista y periodista Alejandro Fabri. “Dirigir un club de fútbol hace 100 años era un honor en la sociedad. Siempre ha sido así, el fútbol se ha convertido en el interés más importante de Argentina”, dijo a DW el técnico de 66 años. La mayoría de los clubes del fútbol argentino tienen una historia que comienza entre 1890 y 1920, agrega Fabri: “En un país de más de doscientos años, 100 o más de los clubes del país con más de 120 años son muy fuertes. Presencia histórica”.

READ  Subidas y bajadas al pie de los Andes

La lista de personajes políticos es larga: el sindicalista Hugo Moyano, el empresario y expresidente Mauricio Macri (Boca Juniors) o el presentador de televisión Marcello Dinelli (San Lorenzo de Almagro) se han sentido atraídos por los jefes de los clubes del fútbol argentino en los últimos años. . Tal oficina trae presencia e influencia en los medios. Sin embargo, Dinelli, quien es omnipresente incluso sin fútbol, ​​todavía no necesitaba la presidencia para tener mucho protagonismo mediático, ya que continuó en varios cargos dentro de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

La Copa del Mundo de 1978 fue el punto más bajo

La hora más oscura de interferencia política en el fútbol argentino llegó en 1978, cuando una brutal dictadura militar de extrema derecha usó la Copa del Mundo para distraer a la gente de los horrores que habían desatado en su sociedad violenta y opresiva. De hecho, Argentina ganó el torneo en casa, pero una sombra oscura aún se cierne sobre esta Copa del Mundo. A día de hoy, la política sigue influyendo en el fútbol.

Diego Maradona ganó la final de 1986 en la Ciudad de México y entregó el trofeo de la Copa del Mundo.

La leyenda del fútbol Diego Maradona ganó la Copa del Mundo de 1986 para su Argentina natal.

Incluso el mejor futbolista argentino de todos los tiempos, Diego Maradona, se dejó arrastrar al frente del vagón de la política, haciendo campaña a favor de los controvertidos regímenes de izquierda en Cuba y Venezuela. Fernández Moros dice que ahora hay funcionarios que han venido a recoger votos para proyectos políticos. El fútbol se convierte en una plataforma de campaña. “La gente que no lo intenta no tiene movimiento”.

READ  Argentina: Nuevo testimonio arroja luz sobre caso Santiago Maldonado

Ultras y política

También hay debate sobre si la influencia de la política es un detonante del reciente aumento de la violencia en los estadios de Argentina. Esto se debe en gran parte a las llamadas “Barras Bravas”, que no son hinchas comunes de fútbol, ​​sino bandas violentas que muchas veces controlan el juego en el país.

Estos disturbios no concuerdan con la imagen emocional de los fanáticos cantando y bailando en los estadios, lo que hace que la situación de Argentina sea tan única. Sin embargo, representan dos caras del fútbol argentino: el entusiasmo y la alegría de vivir únicos, los lados negativos de la violencia y la corrupción. “Esas paras bravas se convirtieron en un problema para el desarrollo de nuestro fútbol”, dice Moores. “Parece muy difícil resolver este problema en este momento”.

un secreto a voces

También hay conexiones políticas directas de bandas violentas, un secreto a voces en Argentina. Algunos ultras ganan dinero controlando la venta de entradas y vendiéndolas delante y en las gradas.

En general, la red de fútbol, ​​política, medios y sociedad es muy estrecha, dice Alejandro Fabri. Informa que incluso los expertos de Inglaterra analizaron larga y anónimamente la situación sobre el terreno y llegaron a la conclusión: “Es imposible cambiar las cosas porque todos los departamentos están muy entrelazados. Todos están fundamentalmente vinculados entre sí de alguna manera. El amor de jersey”. Así se puede ver en la grada algo que no está en la vida cotidiana: “Hasta los enemigos mortales políticos se abrazan cuando su propio equipo marca un gol”.