mayo 23, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

¿La vitamina D protege contra la corona?

¿Qué papel juega la “vitamina del sol” en la lucha contra Corona? Desde el comienzo de la pandemia, los científicos han estado tratando de investigar la importancia de factores como los niveles de vitamina D en la sangre para el curso de la enfermedad de COVID-19. Algunos estudios ya han mostrado signos de un posible vínculo entre la deficiencia de vitamina D y un mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2. Sin embargo, también hay resultados opuestos. Hasta ahora no se ha hablado de un “consenso científico”.

Además, no ha quedado claro si la deficiencia de vitamina D es, de hecho, el impulsor crítico de un curso más severo de COVID-19. Las enfermedades anteriores que contribuyen a los bajos niveles de vitamina D en la sangre se consideraron la verdadera razón de esto. Los factores genéticos y los hábitos alimentarios también se han considerado como posibles explicaciones para el desarrollo de la enfermedad grave.

Contexto Un estudio israelí publicado recientemente ve un vínculo entre los ciclos severos de COVID-19 y la deficiencia de vitamina D. Científicos de la Universidad Bar Ilan en Ramat Gan y el Centro Médico Galilee (GMC) en Nahariya analizaron los datos médicos de 1176 pacientes hospitalizados cuyos niveles de vitamina D se conocían antes de su admisión.

La conclusión de los investigadores es clara: “En pacientes hospitalizados con COVID-19, la deficiencia de vitamina D antes de la infección se asoció con un curso más difícil de la enfermedad y una mayor tasa de mortalidad”. Aproximadamente la mitad de los pacientes con ciclos agudos sufren de deficiencia de vitamina D. El riesgo de muerte por COVID-19 fue doce veces mayor en el grupo de personas con niveles bajos de vitamina D que en el grupo de comparación.

Los investigadores advierten: los baños de sol intensos no sustituyen a la vacunación.

El estudio se basa en datos de adultos con COVID-19 tratados en GMC entre abril de 2020 y febrero de 2021. Los niveles de vitamina D encontrados en los registros médicos electrónicos de los pacientes y la aplicación de un nuevo modelo para predecir los niveles anuales y mensuales de 25-hidroxivitamina D, 25(OH) En resumen, hizo posible obtener “resultados estadísticamente significativos y consistentes para demostrar un vínculo entre valores más bajos de 25(OH)D y una mayor gravedad de la enfermedad de COVID-19”, según publicó el estudio en la revista PLOS. UNA.

READ  La dieta del derrame cerebral: un tipo de té tiene un efecto cardíaco

proteccion El líder del estudio, Emil Dror, explicó que los hallazgos sugieren que también es recomendable apuntar a niveles adecuados de vitamina D para protegerse contra la infección por el coronavirus. “Esto beneficiará a quienes contraigan el virus”, dijo Dror.

Sin embargo, en términos de mortalidad y progresión de la enfermedad, el estudio no encontró diferencias significativas entre los diferentes grupos étnicos en Israel. Y esto a pesar del hecho de que casi dos tercios de la población árabe del país tiene un nivel de vitamina D de menos de 20 nanogramos por mililitro de sangre, el valor que la medicina habla de una deficiencia de vitamina D. En cambio, sólo un tercio de la población judía del país padece este problema.

De hecho, los árabes israelíes también tienen más probabilidades de verse afectados por el COVID-19 grave que cualquier otra persona. Sin embargo, esto no puede explicarse por el factor de vitamina D, como confirman los científicos sobre la base de sus datos. “En general, a pesar de la significativa propensión a la deficiencia de vitamina D entre los árabes israelíes, nuestros datos no muestran ningún efecto de la raza sobre la gravedad y la mortalidad de la enfermedad”, escribieron.

alternativas Los investigadores también advierten explícitamente contra la idea errónea de que tomar vitamina D, por ejemplo tomando el sol intensamente, comiendo alimentos que contienen la vitamina como pescado graso o huevos o tomando suplementos vitamínicos, es una alternativa a las medidas preventivas como la vacunación. .

Ahora están buscando más investigaciones sobre el tema, también para descubrir las condiciones en las que un nivel suficientemente alto de vitamina D en la sangre aumenta la protección contra infecciones y ciclos severos.

Los resultados del estudio no proporcionan claridad final.

Pero también hay voces escépticas que dudan de que la deficiencia de vitamina D sea realmente la causa de los ciclos severos de COVID-19. También critican el método de estudio retrospectivo utilizado en Israel, que se basa en datos existentes pero no representa un estudio comparativo sobre los beneficios de la suplementación adicional con vitamina D.

READ  Deficiencia de vitamina B12: posibles consecuencias graves para la salud

aleatorio Un estudio de 2020 en el Reino Unido, que recopiló datos de pacientes al azar de todo el país, no encontró evidencia de que la vitamina D desempeñe un papel en el riesgo de infección por SARS-CoV-2 o en el desarrollo de COVID-19.

Por lo tanto, los resultados del estudio israelí no brindan una claridad concluyente. Sin embargo, al menos sugieren que es probable que exista un vínculo entre el curso de la enfermedad COVID-19 y un suministro adecuado de vitamina D. Un breve baño de sol diario es una forma sencilla de cuidarlo de todos modos. El cuerpo humano absorbe alrededor del 80 al 90 por ciento de su “vitamina del sol” a través de la piel.