diciembre 1, 2022

CORSA Online

Información sobre Argentina. Seleccione los temas sobre los que desea obtener más información en Corsa Online

Papa Francisco guarda silencio sobre víctimas indígenas en Argentina – Viernes

El Papa Francisco no se dio por vencido. A pesar de los feroces ataques del año pasado por parte de la derecha española y sus medios de comunicación contra este “papa comunista” -espoleado por su llamamiento al perdón por los crímenes cometidos durante la ocupación española-, ahora ha vuelto a pedir disculpas. Esta vez en Canadá, nuevamente por los crímenes cometidos por la Iglesia Católica contra los pueblos indígenas. Después de todo, en una conferencia en 1980, 634 culturas indígenas (con 50 idiomas) en Canadá dieron el nombre de “Primeras Naciones”. Una clara declaración histórica así declarada.

El Papa Francisco acepta una vez más las sospechas de ser simpatizante del “indigenismo”, una nueva variante del comunismo, según sus detractores.

destrucción deliberada

Sorprendentemente, el mismo Papa, cuyo verdadero nombre es Jorge Mario Bergoglio, hasta donde se conoce a este argentino, nunca se ha pronunciado públicamente sobre uno de los peores genocidios en la historia de su propio país. Estamos hablando de la llamada “Campaña del Desierto” de 1878 a 1884. Lo que llama la atención del viajero en Argentina es que el título de indígenas no sale a relucir, y en la Patagonia y la provincia noroccidental de Salta, por ejemplo, no hay “indios” salvo raros encuentros en la Meseta de Buna Atacama. Antes de la llegada de los colonos españoles, el país estaba poblado por pueblos indígenas, al igual que los Estados Unidos. Entonces uno se pregunta a dónde han ido los indígenas de Argentina.

El sur de Argentina, especialmente lo que ahora es la Patagonia, estuvo poblado por mapuches, rancules y tehuelches, así como por muchas otras pequeñas culturas indígenas. Su presencia en sus áreas tribales limitó la expansión de los terratenientes españoles y criollos y la aplicación de la autoridad estatal. En contraste con la guerra de la diáspora estadounidense contra las tribus, que establecieron reservas para los perdedores y tuvieron la oportunidad de proteger formalmente lo que quedaba de su identidad cultural, el gobierno y el ejército en Argentina decidieron proteger a las tribus. El pueblo debe ser exterminado no sólo cultural sino también físicamente. El jefe militar Julio Argentino Roca habló abiertamente del necesario “exterminio”.

READ  Resultados de Moto2 para Argentina 2022: Ganadores y puntos en un mundial de motociclismo en las Dermas de Río Hondo

En la cadena por Buenos Aires

Muchos miles de combatientes indígenas fueron asesinados y más de 2.000 personas, incluidas más de 10.000 mujeres y niños, fueron capturadas. Alojados en campamentos fortificados con alambre de púas, inicialmente fueron utilizados como trabajo forzado en la agricultura de la Patagonia. Luego de caminar más de 1.000 kilómetros, más de 3.000 de ellos llegaron a Buenos Aires en barco.

Fueron encadenados, cortados por civiles y desfilados por las calles. Posteriormente, las hembras y los machos fueron estrictamente separados para evitar la reproducción, y otros machos fueron castrados como medida de precaución. Los hombres terminaron como trabajadores forzados y las mujeres esclavas domésticas en todo el país en condiciones horribles, ya sea como esclavas domésticas o prostitutas para la rica burguesía organizada por la “Sociedad de Beneficencia” de origen católico. La mayoría de los guerreros capturados fueron llevados a la isla de Martín García, donde pronto murieron miserablemente. Roca, líder militar de la “Campaña del Desierto”, luego se convirtió en presidente de Argentina.

Atrocidades, que algunos valientes diarios argentinos de la época calificaron de “genocidio”, culminaron con el traslado de familias enteras por parte de los “indígenas” al museo “La Plata” de Buenos Aires, donde fueron exhibidas públicamente. Más tarde, cuando fallecieron, se les pudo ver en la vitrina preparada. En consonancia con los tiempos, el director del museo, Francisco B. Un grupo de “etnógrafos” argentinos, animados por Moreno, dedicaron estudios etnográficos a estos indígenas vivos, cuyos restos eran entonces especímenes de una “raza inferior”.

Este genocidio argentino permaneció en silencio durante más de cien años. Recién después del final de la última dictadura militar argentina ha habido enfoques cautelosos para enfrentar estos crímenes. Quizá el Papa Francisco piense lo contrario al respecto.

READ  Matchwinner de Maria: Argentina gana la Copa América